Actualidad de la minería en nuestro país

*Por la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM).

La Argentina cuenta con una industria minera incipiente, con características que abren posibilidades concretas de crecimiento. Actualmente, en el país existen –según datos del INDEC- cerca de 720 empresas mineras, siendo la mayor parte PYMEs. De ellas, 680 corresponden al segmento minas y canteras, y las restantes al sector metalífero y al de combustibles sólidos.
La minería es importante para el país, no solo porque es su sexto complejo exportador, generando exportaciones anuales por 3.300 millones de dólares. Sino también por su carácter de industria federal, de fuerte arraigo territorial. Su trabajo permite el desarrollo y la creación de empleo, a partir de potenciar toda una cadena de valor. En este sentido, la industria crea tres empleos indirectos por cada empleo directo.
Por ejemplo, si vemos provincias como las de Santa Cruz, San Juan y Catamarca, donde la minería es la principal industria exportadora, representa en ellas entre el 25 % y 40 % del PBI de sus economías. Esto se traduce paralelamente en la generación de oportunidades para sus poblaciones, en términos de empleo y posibilidades de crecimiento para las comunidades y las personas.
En momentos como el actual, donde el COVID-19 está en el centro de las preocupaciones, una industria focalizada en el largo plazo, como la minería, aporta fortaleza a las economías nacionales y locales.
Igualmente, no debe perderse de vista que el sector minero posee más de 700 Pymes, que se han visto especialmente golpeadas. Por ejemplo, las mineras productoras de cal y piedra ya venían de una situación complicada, que se ha exacerbado por el freno en la demanda y la caída de la obra pública.
Por eso, es importante contar con medidas que ayuden a las Pymes a preservar los puestos de trabajo, ya que cuidar al sector productivo es una forma de pensar no solo en la coyuntura actual, sino también en el mañana, ya que pasada la pandemia la situación seguirá siendo crítica para el país.
En la actual coyuntura, la industria minera está focalizada en colaborar y acompañar – a nivel sectorial y desde cada empresa- con acciones y donativos para el sistema de salud y para atender a las personas en los segmentos más necesitados.
Previendo el escenario post-pandemia, sin dudas el país va a necesitar reactivar su actividad económica y su estructura productiva, frente a lo cual no puede haber especulaciones sobre si permitir o no la minería, ya que esta será una necesidad para lograr salir más rápido del estado crítico. Obviamente, debe hacerse de la forma correcta, pero sin dudas debe ponerse en marcha.

INVERSIONES
Actualmente, se destacan en el país los proyectos de cobre y litio. En cuanto al cobre, pueden mencionarse los grandes proyectos cupríferos de Agua Rica (Catamarca), Josemaría (San Juan) y Taca-Taca (Salta). También se destacan en San Juan Pachón, Los Azules y Altar. La importancia de esos proyectos también puede observarse en términos de empleo, ya que generarían 12.000 puestos de trabajo en la construcción y 4.500 en mina.
En el caso del litio, Sales de Jujuy continúa con sus planes de expansión. Orocobre adquirió el proyecto Advantage, y continúan también avanzando los proyectos de Cauchari-Olaroz y Tres Quebradas, entre otros.
De concretarse los proyectos de litio y cobre, estos minerales jugarían un rol preponderante en los próximos años. En un escenario optimista, la producción minera podría aumentar un 41 % en términos reales para el año 2024, lo que representaría una tasa de crecimiento anualizada del 6,8 % desde el 2019.

SUSTENTABILIDAD
El desafío de la industria es ser capaz de cambiar el paradigma en el relacionamiento con la Comunidad. En este marco, cobran especial importancia iniciativas internacionales como el EITI (Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas) y HMS (Hacia una Minería Sustentable). Ambas generan un marco de transparencia, potenciado por la participación activa de representantes de la sociedad civil.
También la industria está orientando su inversión social para alinearla con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (Organización de las Naciones Unidas). De esta forma se garantiza la sustentabilidad de la industria en un sentido amplio.
A futuro, apuntamos a lograr el desarrollo pleno del potencial productivo de la minería, en todo el país, dada su importancia para generar empleo local y desarrollo productivo, mejorando la calidad de vida de las personas. Sabemos que nuestra industria es fundamental como fuente de transformación de la matriz económica productiva a nivel federal, en momentos en que esto es tan necesario. Vamos a lograrlo, trabajando con miras a una sustentabilidad económica, social y ambiental.