ADECUACIÓN DE LOS CAMINOS RURALES EN SAN PABLO

El gobierno de San Pablo, desde hace nueve años, ejecuta un programa estatal de microcuencas. Así, a través de la reparación de los caminos rurales, promueve el desarrollo de la ciudad.

 

* Por el Ing. Agrim. Luiz Roberto Rabello

El Programa Estatal de Microcuencas Hidrográficas (PENH) es un proyecto del gobierno de San Pablo, financiado parcialmente por el Banco Internacional de Reconstrucción y Desarrollo, y la ejecución a cargo de la Secretaría de Agricultura y Abastecimiento de esa ciudad, a través de la Coordinación de la Asistencia Técnica Integral (CATI). El objetivo del proyecto es promover el desarrollo rural de esa ciudad mediante la implementación de los sistemas de producción agrícola para que garanticen la sustentabilidad social, económica y ambiental con la plena participación y crecimiento de las comunidades, y el apoyo de los productores del programa y de toda la sociedad civil.
Este sistema está en ejecución desde principios de 2000, cuenta con la participación de 514 municipios, abarca 966 microcuencas hidrográficas que corresponden a tres millones de hectáreas aproximadamente, y beneficia cerca de 70.000 familias agrícolas. Este proyecto, que comprende dentro de su programa la adecuación de los caminos rurales para la mejora de los servicios en 1.630 kilómetros, favorece directamente a más de 25.000 agricultores, y resulta fundamental para promover el desarrollo de las comunidades rurales y, por lo tanto, reducir los impactos negativos al medio ambiente.

OPERACIÓN
El programa actúa prácticamente en todas las regiones de San Pablo. Se adecuaron caminos y se realizó la capacitación de los operadores. (Ver tabla 1) La principal estrategia operacional aprobada por el componente de adecuación de caminos rurales fue la participación de las comunidades. Los gobiernos municipales y los productores beneficiados participaron de todas las etapas del proceso: en la selección del tramo, la aprobación del proyecto, la supervisión del trabajo y la formación de los operadores de las maquinarias. Asimismo, se elaboró un manual técnico con anexos que tienen por objetivo apoyar técnicamente al personal involucrado en la elaboración de los proyectos, la ejecución y la supervisión de las obras. Este manual propone estrategias para las intervenciones con el fin de abordar las peculiaridades del clima, el suelo y la topografía en San Pablo.

CAMBIOS Y ADAPTACIONES
Las obras de adecuación de caminos rurales adoptaron, a partir de 2005, los mismos modelos de proyectos y técnicas recomendadas en el manual de la PEMH. Esta elección fue considerada como la principal experiencia compartida por el programa con otras instituciones públicas en la prestación de servicios para la adecuación de caminos rurales y la conservación del suelo.
Por su parte, El Mejor Camino es otro programa gubernamental desarrollado por la Compañía de Desarrollo Agrícola del Estado de San Pablo (CODASP). Éste compartió experiencias con la asistencia técnica integral y en varias ocasiones actuó en coordinación con el programa estatal de microcuencas, tanto en el desarrollo de la tecnología como en la formación del personal.
Los estudios elaborados en las regiones de Bauru, Jales, Marília y Média indicaron que el mejoramiento del servicio de los caminos rurales, además de los beneficios sociales y ambientales, generó un ahorro anual de aproximadamente 612.000 dólares, en 1.630 kilómetros de carreteras con recursos del PEMH; y más de 1.6 millones en los 4.500 Km. de caminos remodelados con otras fuentes de financiación, pero que contó con las externalidades del programa. (Ver tabla 2)
Al analizar sólo la economía de mantenimiento que se generó después de las inversiones para la adecuación, se concluyó que el tiempo de retorno de la ganancia es demasiado largo. Sin embargo, los beneficios monetarios no son sólo sobre esta economía, sino que existe una recuperación de la propiedad al término de las obras, y además, los productores son motivados a realizar nuevas inversiones en la producción agrícola, dado que ésta produce ingresos adicionales y otros puestos de trabajo.

INTEGRACIÓN DE LOS TRABAJOS
Las Unidades Técnicas de Ingeniería (UTEs) evaluaron 380 tramos de caminos adecuados con los recursos del PEMH en el período 2002 y 2006. (Ver gráfico 1) El 20% de las zonas agrícolas adyacentes a las carreteras no se encuentran con obras de conservación y sólo un 30% de los caminos están integrados. No obstante, se justifica debido a las características de los suelos, principalmente en el oeste de San Pablo, que no permiten la adopción de prácticas de conservación de suelos tradicionales, tales como las terrazas. Asimismo, la mayoría de las secciones de las carreteras tienen en su entorno áreas ocupadas por campos, y para estas situaciones, los ingenieros que desarrollaron los proyectos técnicos, optaron por capturar el volumen de las aguas del río contracorriente y transportarlas de modo seguro hacia abajo.
Por su parte, el estudio Bassi 2007 mostró que la disminución de la turbiedad en las cuencas hidrográficas se debe a los resultados de la implementación de las prácticas de conservación del suelo (mejoramiento de las tierras agrícolas, la recuperación de la vegetación ribereña y los cambios en la gestión del suelo) y, principalmente, a los trabajos de mejora en los puntos críticos de los caminos rurales. Según estudios realizados por el Instituto Agronómico de Campinas, más del 60% de los sedimentos llevados a los manantiales son provenientes de los procesos de erosión en los caminos rurales y de acuerdo con el manual técnico de CATI, los tramos críticos de éstos son responsables de pérdidas de aproximadamente 175 toneladas de suelo por hectárea al año. Por lo tanto, se considera que luego de los trabajos de adecuación en los 1.630 kilómetros, cantidades substanciales de tierra dejarán de ser llevados a los manantiales. Inicialmente pocas empresas trabajaron en el área rural. La mayoría tenía experiencia en los servicios de mecanización, principalmente en las rutas pavimentadas con asfalto. Las pequeñas y medianas empresas fueron las que mayor adaptación demostraron frente al nuevo modelo de prestación de servicio. Cabe mencionar que, la mayoría de ellas, están situadas en el interior del Estado y poseen una estructura administrativa cerrada, lo que hace que sean más competitivas.

ESTRATEGIAS
Estos trabajos se desarrollaron satisfactoriamente y tanto los gobiernos municipales como los propietarios rurales beneficiados contribuyeron en el desempeño de los servicios y acompañaron diariamente las obras.
Asimismo, fue importante la descentralización de los contratos de obras y servicios que poseen una mayor flexibilidad en el cumplimiento de las metas y más transparencia en los procesos. Además, las estrategias técnicas sugeridas por el PENH, a través de sus manuales técnicos, se convirtieron en referencia para las empresas prestadoras de servicios en el área de la ingeniería de carreteras no pavimentadas y de aquellas que realizan diversas tareas en la conservación del suelo. Finalmente, los resultados de este proyecto fueron notables, especialmente en la reducción de los impactos causados al medio ambiente y en la mejora de la calidad de vida de las personas. Así, la adecuación de los caminos rurales contribuyó al objetivo propuesto por el programa estatal de microcuencas: promover el desarrollo rural sustentable de las comunidades rurales, no solamente para el beneficio social y ambiental, sino también para lograr efectivos resultados económicos.

 

* El Ing. Agrim. Luiz Roberto Rabello, pertenece a la Coordinadora de Asistencia Técnica Integral, de la Secretaría de Agricultura y Abastecimiento de Brasil.