“APUNTAMOS A UNA TRANSFORMACIÓN DE TODO NUESTRO SISTEMA DE TRANSPORTE”

Gonzalo de Toro, director de la división Tránsito y Transporte de la Intendencia Municipal de Montevideo, analizó los problemas más notorios que aquejan a la capital uruguaya y  comentó que el Plan de Movilidad Urbana redundará en una mejora sustancial para la circulación de los montevideanos. Este proyecto se extenderá hasta el 2015.

¿Cómo definiría la situación del tránsito y del transporte en Montevideo?

La capital uruguaya tiene 1.380.000 habitantes, y si consideramos su área metropolitana, llegamos a 1.800.0000 aproximadamente. Se extiende alrededor de 530 kilómetros cuadrados y su red vial alcanza a toda la ciudad pero con características reducidas en su ancho, extensión y capacidad. El parque automotor de Montevideo se ha multiplicado en los últimos 25 años, y esta situación comenzó a generar conflictos importantes en el tránsito, producto de la convivencia de distintos modos de transporte, sin ninguna prioridad, ni ordenamiento. En la actualidad, existen 350.000 autos circulando por las calles de la ciudad, 3.200 taxis, unos 350 remises, alrededor de 90.000 motos y ciclomotores, 1.500 ómnibuses de transporte de pasajeros urbanos y unos 500 interurbanos. Asimismo, la crisis económica llevó a que cada vez más gente se suba a la bicicleta y a que se incrementaran en 10.000 los carritos de caballos que circulan por las calles; esto ofrece un panorama de la realidad desde la cual partimos.
¿Cuáles son los principales problemas que deben afrontar desde su área?
Existen dos elementos que son determinantes para el transporte en Montevideo: el primero, consiste en que nuestro transporte necesita 100% del petróleo, y Uruguay depende totalmente de la importación de este líquido, y con la realidad actual de los precios a nivel internacional, es fundamental realizar una racionalización de los viajes y del consumo de combustibles, y también avanzar en proyectos de alternativas energéticas que permitan una perspectiva mejor en un futuro cercano. El otro elemento que queremos señalar como prioritario es el de la siniestralidad vial, ya que Uruguay, y en especial Montevideo y su área metropolitana, tienen un incremento de este factor, por lo tanto se transformó en uno de los puntos fundamentales del trabajo diario porque se trata de la principal causa de muerte de los jóvenes y es un elemento determinante de la vida social.

MODIFICACIONES
¿Cómo llevan adelante el proceso de reestructuración del sistema de transporte en Montevideo?
Apuntamos a una transformación de todo nuestro sistema de transporte, no sólo del transporte colectivo, sino también del de carga. Actualmente, circulan por las zonas urbanas de la ciudad camiones de 45 toneladas que destruyen calles, generan conflictos en el tránsito y limitan la circulación. El Plan de Movilidad Urbana es el principal objetivo de la administración y está direccionado hacia la incorporación de tecnología para todo el  Sistema de Transporte Metropolitano (STM) para trabajar con tarjetas inteligentes, GPS y máquinas expendedoras y lectoras de tarjetas que permitan concentrar la información de todo es sistema, conocer y controlar lo que pasa, frecuencias, recorridos, cumplimiento por parte de los preemisarios, planificación, etc.
¿Dónde se realizará la primera aplicación del plan?
Este proyecto se desarrollará en primera instancia en Montevideo, con el acuerdo del Ministerio de Transporte para trasladarlo inmediatamente después al área metropolitana para aplicarlo en todas las líneas interurbanas, con un mismo software, y las compatibilidades necesarias para que a mediano plazo tengamos un sistema único e integrado en esa zona. La colocación e instalación de la tecnología en las máquinas está prevista para fines de 2007 y la introducción de las tarjetas a principios de 2008, como asimismo el funcionamiento de la Cámara Compensadora de Viajes.
¿Qué cambios pretenden lograr en la movilidad de los montevideanos?
Considero que la mejora del sistema de transporte, la reducción de costos y la racionalización apuntan al abaratamiento de las tarifas, y a ofrecer un mejor servicio con mayores prestaciones para los usuarios.

NUEVO PLAN
¿Cuál es la idea madre que rige el plan?
La racionalización de los viajes y las líneas; priorizar el transporte colectivo sobre los demás medios, jerarquizando la red vial y construyendo carriles exclusivos y preferenciales. La idea es apuntar a un metro de superficie a través de sistema tronco-alimentador. Trabajamos en conjunto con una consultora que es parte de un préstamo del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) para la planificación, y a fin de año terminará los trabajos que definirán este nuevo plan director para el sistema de transporte, que hoy tiene más de 50 años. La definición general apunta a tener  cinco corredores troncales, nuevas terminales de intercambio y líneas alimentadoras transversales y locales que permitan una mejor utilización de la flota, los recursos y mejorar en eficiencia, confiabilidad, rapidez comercial y seguridad para poder eliminar la competencia irracional y apuntar a un sistema integrado de forma que los ciudadanos opten por él nuevamente. Tenemos planteado realizar el plan por etapas, entre el 2008 y el 2010, año en que termina el mandato de esta administración;  y luego continuarlo probablemente hasta el 2015.
¿Cuáles son los trabajos que deben realizar con mayor urgencia?
Racionalizar, legislar y normar el transporte de cargas en el interior urbano a través de la construcción de un anillo perimetral de Montevideo que una el este con el oeste y que permita la circulación del transporte pesado sin necesidad de ingresar a la ciudad. Esta obra se encuentra en plena realización y se prevé su finalización para el 2008-2009. Con él se limitarán los ingresos de carga y se establecerán las vías para 24 toneladas o menos y las de más de 24. Asimismo, se definió el establecimiento de una importante terminal de fraccionamiento de carga y logística pegada al anillo perimetral que asegurará el fraccionamiento de las cargas y el abastecimiento de la ciudad. También llevar a cabo construcciones viales que mejoren la infraestructura de servicios y aseguren el desarrollo de este plan;  y analizar y estudiar la flota del transporte para establecer su dimensión, tamaño y características para cada corredor.
¿Cuál es el objetivo del plan de Movilidad Urbana?
Con este proyecto buscamos mejorar la circulación, disminuir la siniestralidad, educar a los ciudadanos sobre la necesidad del cumplimiento de las normativas y sensibilizar acerca de este flagelo. Definir una política de tránsito apunta a  crear una  ley nacional de tránsito, que en la actualidad se encuentra en el parlamento con media sanción, y probablemente el Senado la apruebe en el corto plazo. Además, la Unidad Nacional de Seguridad Vial (UNASEV) se encargará de definir y planificar todo lo relativo al cumplimiento, control y ordenamiento del tránsito a nivel nacional y coordinar con las 19 intendencias el cumplimiento y aplicación de la ley y de una política nacional. Desde la Intendencia Municipal de Montevideo (IMM), definimos desde octubre de 2005 un plan de trabajo que apunta a la educación, sensibilización y fiscalización sobre la base de cinco puntos: alcohol, velocidad, cinturón, casco y cumplimiento de las señales de preferencia en el tránsito (pare, ceda el paso y semáforos).

PROYECCIÓN MONETARIA
¿Cómo financiarán esta aplicación de nueva tecnología en las unidades y de dónde provienen esos fondos?
Los fondos para la adquisición de tecnología vienen de las empresas preemisarias, que equipan sus buses y empresas, y por otro lado desde la IMM, que crea un cerebro que controla, planifica e informa a las compañías para que ellas repartan el dinero recaudado.
¿Cómo se realizará la recaudación y quién será la entidad encargada del manejo de estos fondos?
Las tarifas del transporte colectivo de pasajeros en Montevideo están reguladas y son establecidas por la Intendencia Municipal de la ciudad; la idea es comenzar con un sistema integrado, donde los usuarios utilicen la red de transporte independientemente de la empresa y puedan obtener por el mismo precio más prestaciones.
¿Cómo serán las tarifas estipuladas?
Actualmente acordamos con las empresas la implementación de un boleto horario de dos horas, donde el usuario con una tarjeta inteligente ingresa al sistema y puede realizar hasta 16 viajes en cualquier dirección y lugar por el precio de 19.50 pesos uruguayos (que equivale a 0.78 centavos de dólar). También existe otro tipo de viaje que sería el común, donde por 15.50 (o 0.62 dólares), se pueden realizar hasta tres viajes con limitaciones de sentido y con un plazo horario establecido. Estos son sólo dos ejemplos, pero nos encontramos instrumentando una forma de combinación metropolitana para integrar el bus urbano con el interurbano, a menor precio.