Buenos Aires produce más limpio

 

En un mundo de recursos naturales finitos, el crecimiento ilimitado es una utopía, no resulta adecuado, pensar el desarrollo productivo sin considerar los impactos ambientales y sociales que este provoca. Tampoco lo es, sin contemplar la equidad y responsabilidad en el consumo.
Alcanzar el desarrollo sustentable hace necesario promover cambios en la forma en que producen y consumen las sociedades, y en la forma en que los sistemas tradicionales de producción funcionan. Caracterizados por mantener elevadas tasas de generación de residuos, de consumo de energía y agua, la producción limpia se ha presentado como una alternativa de producción que busca promover un uso más eficiente de los recursos.
Es por ello que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, a través de la Agencia de Protección Ambiental (APrA) pone a disposición de las empresas, radicadas en el ámbito de la ciudad herramientas que permitan mejorar su  desempeño ambiental. Tal es el caso del Programa Buenos Aires Produce más Limpio, dependiente de la Dirección General de Estrategias Ambientales, por el cual los establecimientos industriales, de servicios, comercios reciben asesoramiento técnico gratuito en materia ambiental.
El Programa fue creado en 2006, inicialmente el mismo era ejecutado por el Centro Tecnológico para la Sustentabilidad – UTN, con supervisión de la APrA, y en 2011 a partir de la Resolución 67/2011-APrA, la Agencia toma todas las tareas vinculadas a la ejecución e implementación del mismo.

El concepto de producción más limpia aplicado es el impulsado por el Programa de Naciones Unidad para el Medio Ambiente (PNUMA): “La aplicación continua de una estrategia ambiental preventiva e integral a procesos, productos y servicios a fin de aumentar la ecoeficiencia y reducir los riesgos para los seres humanos y el ambiente”

PRODUCCIÓN MÁS LIMPIA

En los procesos de producción es abordar el ahorro de materias primas y energía,  suprimir el uso de materias primas tóxicas y reducir la cantidad y toxicidad de residuos y emisiones generadas.
En el desarrollo y diseño del producto, trata la reducción de impactos negativos a lo largo del ciclo de vida del producto, desde la extracción de la materia prima hasta la disposición final.
En los servicios, propone incorporar consideraciones ambientales en el diseño y entrega de los servicios.
Es por el ello que el Programa, no sólo busca generar conciencia en el sector industrial y de servicios sobre los impactos que sus actividades generan, sino que además promueve asumir un compromiso para con el cuidado del ambiente.
1
El programa tiene una serie de beneficios que se derivan de su aplicación e implementación: brinda capacitación y asesoramiento técnico sobre herramientas de Producción más Limpia; otorga Distintivos Ambientales como herramientas de diferenciación productiva; facilita el acceso a instrumentos de fomento disponibles en el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires; realiza el descuento de 10% en el impuesto ABL (Alumbrado, Barrido y Limpieza).

INGRESO AL PROGRAMA

El ingreso al Programa se realiza de forma voluntaria, mediante la firma de la solicitud de adhesión, luego la empresa debe presentar a la Agencia de Protección Ambiental documentación para iniciar el expediente. Una vez presentada, se elabora el Acuerdo de adhesión, firmado por el Presidente de la Agencia y el responsable de la empresa. Esto permite comenzar el camino de ejecución del programa.
La primera instancia consta de una capacitación sobre herramientas de producción limpia, que tiene como principal objetivo convocar a los diferentes actores de una organización que serán responsables de la ejecución del plan de mejoras. Esto permite que cada uno se comprometa y responsabilice por las acciones que potencialmente puede mejorar el desempeño ambiental de la empresa. Que una capacitación sea compartida por quienes toman la decisión de mejorar sus procesos productivos y quienes manejan los insumos y recursos para dicha producción da cuenta de una integración entre los diferentes niveles, y viabiliza una ejecución exitosa.
Los objetivos que se abordan desde el plan de producción más limpia plantean acciones en relación a la prevención, minimización, tratamiento de residuos y efluentes, y a un uso eficiente y racional de la energía.  Para cada una de la acciones se proponen indicadores, que permitan en un periodo de tiempo poder evaluar cuál ha sido el cambio concreto en términos ambientales. Es decir, cuales son los KW por producto que se han evitado, o las toneladas de residuos que no fueron enviadas a relleno sanitario, o a los m³ de gas no empleados en la producción. Si bien el Programa busca mejorar el desempeño ambiental, muchas de las acciones que se realizan en el marco de la producción más limpia tienen implicancias económicas. Puesto que se produce una gran reducción en los insumos cuando los procesos se tornan más eficientes, menores costos de disposición final, o de consumo de energía.
Durante la etapa de auditoria preliminar se ayuda a la empresa a encontrar aquellas situaciones potencialmente mejorables en términos ambientales. Es por ello que se solicita realizar un relevamiento de sus procesos, es decir identificar las entradas y salidas de cada uno de los procesos de la planta, o de las actividades realizadas en una tarea. Si bien los responsables de producción tienen conocimiento de la planta en general y de cómo se llevan adelante los proceso, cuando son capaces de apreciar el mapa completo de procesos, entradas y salidas de materia y energía, logran tener una visión acabada de todos los recursos consumidos necesarios y no necesarios, y advierten sobre los costos asociados a su producción. Esta auditoria preliminar brinda herramientas a los técnicos del programa, que realizan recomendaciones para ser incorporadas en los planes de mejoras de las empresas.

EL ECOSELLO DE PRODUCCIÓN MÁS LIMPIA

El Programa, entrega en forma de distintivo ambiental un Ecosello de Producción Limpia que tiene como objetivo reconocer el compromiso asumido por las empresas en relación al cuidado y promoción de un ambiente sano.
El ecosello obra como herramienta de diferenciación productiva, y posibilita poner en conocimiento de la sociedad cuáles son las empresas comprometidas, que han asumido un rol con el cuidado del ambiente y su entorno inmediato generando mejores relaciones con los vecinos y mejorando la imagen de la empresa.
El ecosello tiene dos niveles, el de compromiso que se entrega cuando la empresa presenta su plan de mejoras donde establece cuáles serán las acciones a realizar y el de eficiencia que se entrega una vez finalizado el plan.
Actualmente existe una gran variedad de rubros adheridos al Programa que han encontrado en éste una herramienta útil que les permite mejorar diversos aspectos de su actividad. En términos generales y como resultados globales del programa se han conseguido notables mejoras en la reducción de la contaminación de la ciudad, reducción en el uso de la energía eléctrica, disminuyendo la generación de residuos, que en última instancia beneficia al conjunto total de la sociedad, ya que los impactos ambientales provocados por una mala gestión como lo son la emisión de gases de efecto invernadero, la contaminación de los cursos de agua, el aumento en la demanda de la energía por parte del sector industrial, los mayores usos de combustibles, agua e insumos provenientes de recursos naturales afecta y repercute en la calidad de vida de la población en su conjunto.
DETALLES SOBRE EL PROGRAMA

  • Es de adhesión voluntaria y gratuita.
  • Fomenta la relación entre el GCBA y el Sector Productivo.
  • Es una instancia superadora de las normas ambientales y un proceso de mejora continua.
  • Apunta a la progresividad en las mejoras ambientales a través de la elaboración de Plan de Mejora Ambiental de acuerdo a la realidad de cada establecimiento.