Cementos Avellaneda, 100 años dejando huella

En 1919, nace Sociedad Anónima Calera Avellaneda, tomando el nombre de la ciudad porteña en la que se inauguró la primera planta de la actual firma Cementos Avellaneda. Por aquel entonces, la producción de la empresa se concentraba en un sólo producto: “Cal Hidrat”, cuya materia prima se extraía de canteras arrendadas en San Jacinto, Olavarría.
En 1930, este producto tradicional de la obra argentina lograba alcanzar las 75.000 toneladas anuales, posicionándose la marca como la mayor fábrica de cal de Sudamérica.
En el año 1933 inician la construcción de la primera fábrica de Cemento Portland en Olavarría, junto a la planta de cal, apostando a la diversificación de productos y la centralización de procesos. Para finales de la década del ´30 comienzan a producir Cementos Avellaneda con una capacidad inicial de 60.000 tn/año. Ese fue el primer paso en el camino que los llevaría a desarrollar la cartera de productos cementicios con mayor calidad del mercado.
Las décadas del ´40, ´50 y ´60 estuvieron signadas por la expansión edilicia de un país en permanente construcción. La calidad de los productos de Cementos Avellaneda fue elegida por arquitectos e ingenieros para sustentar sus proyectos. Proyectos que hoy constituyen la base arquitectónica de nuestro país, formando parte del patrimonio cultural.
Pioneros en innovación, en 1958 se pone en marcha el horno Humboldt, el primer horno del país con intercambiador de calor y uno de los primeros de este tipo en el mundo. Ya en 1965, afianzados en el mercado y siendo referentes de calidad, desarrollan el Cemento Portland Avellaneda “Extra”.
Desde aquel momento hasta hoy, es uno de los cementos con mayor resistencia del mercado argentino; sus excelentes prestaciones lo transforman en un referente para la fabricación de pre-moldeados y hormigones de alta performance.
A principios de los años ´70 comercializan Cemento ARS y Cemento de Albañilería Hidralit, con el objetivo de lograr un espacio más competitivo en el mercado de la construcción.
En 1986 crece la gama de productos con el lanzamiento del adhesivo “Pegamento Perfecto, y tres años más tarde, la compañía suma la planta productiva “El Gigante” de San Luis, cuya capacidad instalada ascendía a 160.000 tn/año.
Gracias a una fuerte inversión, se convirtió su proceso productivo a vía seca, duplicando la productividad. En 1989 la marca cambia su razón societaria, dejando atrás “Calera Avellaneda” para transformarnos en Cementos Avellaneda SA, identidad que los representa hasta el día de hoy.
Para fines de los ´90, se presenta en el mercado Cemento Fillerizado Avellaneda, producto que se transformaría, con el paso de los años, en el más vendido. Si bien está catalogado como de uso general, sus propiedades lo distinguen a tal punto que ha sido el elegido para grandes obras viales, hidráulicas y de infraestructura. También, fue creada la División “Hormigones Avellaneda” con los más altos estándares de calidad y sustentabilidad.
Luego, en el 2004, apostando al crecimiento aún en años de crisis, se amplía la planta Olavarría aumentando su capacidad de producción a 2.380.000 tn/año.
En el año 2008, con el lanzamiento de “Cal Hidrat “Extra”, la empresa marca un hito más que relevante en el mercado, transformando el concepto del producto más tradicional del arte de la construcción. Cal Hidrat Extra es un producto novedoso por sus características propias, y también, por la metodología utilizada en su proceso de fabricación. Este proceso, al reducir a la mitad las emisiones de Dióxido de Carbono por tonelada de producto, fue aceptado por la Convención de las Naciones Unidas para el Cambio Climático (UNFCCC), como un “Mecanismo de Desarrollo Limpio” (MDL) bajo estándares internacionales. De esa manera, se transforman en la primera empresa cementera argentina en obtener un reconocimiento internacional por la sustentabilidad de sus operaciones.

NUEVOS PRODUCTOS

En los últimos años, Cementos Avellaneda completa su cartera de productos con el lanzamiento de Cemento Compuesto Avellaneda, Cal Vial y los nuevos integrantes de la familia Perfecto: Porcellanato, flexible y pastinas multipropósito, brindando de esta manera, un diferencial de calidad que permite lograr las mejores terminaciones.
La vocación de crecimiento logró, a través de la reinversión de utilidades, transformar, luego de la última ampliación de la planta Olavarría en 2011, aquellas 60.000 toneladas iniciales, en tres millones de toneladas/año de cemento. De La calera de los años ´20 con canteras arrendadas, la compañía se transforma en una planta de última generación que produce 350.000 tn de cal por año. Pero no solamente Cementos Avellaneda conforma una cementera que ha crecido; sus valores los conducen por el camino de la sustentabilidad, la seriedad y el respeto. Así, en el curso de los años, implementaron diversos proyectos entre los que podemos destacar:

Un innovador emprendimiento destinado a la sustitución de combustibles fósiles por cáscaras de maní en la planta de San Luis.
Molinos de tipo vertical de rodillos, diseñados en concordancia con el compromiso de desarrollo sustentable, ahorrando hasta un 40% de energía.
Un centro de distribución polimodal en la ZAL, Villa Mercedes.
El primer bitren en el país, con aprobación para circular en todas las rutas y autopistas de la provincia de San Luis
El Cacho, “Centro de Atención al Chofer”; establecimiento, único en nuestras plantas, que pone a disposición del chofer un espacio de descanso confortable.

Cementos Avellaneda es la primera empresa cementera que declaró el hallazgo de fósiles durante la explotación de yacimientos, patrocinando en paralelo, el estudio y difusión de los descubrimientos junto a universidades nacionales. La empresa apadrina numerosos proyectos de responsabilidad social empresaria, con foco en la calidad de vida de los más necesitados. Se trata de una empresa de puertas abiertas a la comunidad, generando espacios lúdicos entre los cuales se encuentran centros de interpretación, miradores y circuitos temáticos, impulsando un cronograma de visitas de estudiantes y comunidad en general.
Este es sólo el comienzo de la historia de Cementos Avellaneda. Una historia que continúa escribiéndose, transitando pasos firmes y sustentables.