Centro de Monitoreo. La Ciudad de Buenos Aires en tiempo real

El Ing. Alan Balfour explicó de qué modo observan el tránsito y cómo fueron integrados los sistemas a la sala de control. Además, señaló de qué manera se distribuye la misma y cuál es la tarea de cada sector.

-¿Cómo está distribuida la sala de monitoreo?

Ing. Alan Balfour.: El sector izquierdo se encuentra conformado por el equipo de AUSA (Autopistas Urbanas) y los Agentes de Prevención. En la parte céntrica se ubican los operadores de Sistemas Inteligentes de Tránsito y en el área trasera se posiciona el Cuerpo de Agentes de Tránsito. En el sector derecho se encuentra el equipo de Transporte Público, y detrás de ellos el área de Ecobici que monitorea las estaciones. Todos trabajan los siete días de la semana durante las 24 horas, actuando sobre el tránsito y el transporte en tiempo real, cada uno desde su rol específico.

-¿Se están utilizando sensores bluetooth?

A.B.: No. Actualmente estamos llevando a cabo una licitación de sensores con nuevas tecnologías, en la cual vamos a utilizar principalmente magnetómetros y cámaras LPR. El Ministerio de Justicia y Seguridad cuenta con el Anillo Digital en los ingresos a CABA que dispone de LPR, lo cual sirve para detectar patentes pero también para realizar conteo vehicular. En esta línea, nosotros haremos un anillo interior cubriendo todos los corredores principales y compartiremos información con distintos fines: seguridad y tránsito. De ese modo, tendremos flujo vehicular, origen-destino y tiempo de viaje. Este es un claro ejemplo de la buena utilización de los recursos.

-¿Quién manejará la información de origen y destino?

A.B.: La información de origen-destino le permitirá a la Ciudad evaluar el impacto de cortes y la eficiencia de los planes de contingencia, como así también servirá para planificación de obras y optimización de planes semafóricos. De esta misma forma, la idea es que estos datos sean accesibles, para que puedan ser utilizados para diferentes tipos de fines o usuarios.

-¿Tienen previsto conformar una base de datos?

A.B.: Sí. Tuvimos un complejo proceso de integración de los sistemas y ahora ya estamos generando datos para poder avanzar con la explotación. En ese sentido, lo que estamos haciendo ahora, es promover los datos abiertos de transporte a través de una plataforma de datos unificada que permita el acceso en formatos estándar y en tiempo real.

-¿De qué modo se integraron los sistemas?

A.B.: En primer lugar, adoptamos un Sistema de Gestión Integral de la Movilidad (SGIM), el cual nos permite integrar y controlar en tiempo real todas las tecnologías aplicadas al tránsito. Esto nos otorga la posibilidad de disponer en un solo lugar la información relativa a semáforos, transporte público, cámaras, sensores de conteo, cortes programados, siniestros viales, entre otros, sumado a la información que podemos y recibir con los sistemas de otras agencias. De esta manera, automatizamos protocolos de acción y tomamos mejores decisiones.
El caso más complejo de integrar fueron los semáforos, ya que teníamos cuatro tecnologías  que se comunicaban a través de diferentes protocolos y no estaban siguiendo un estándar en particular. Hoy nuestros operadores pueden ver en tiempo real los parámetros de cada controlador en calle, recibir alarmas y forzar planes de contingencia indistintamente.

-¿Con qué cantidad cuentan?

A.B.: La Ciudad cuenta en la actualidad con 3.836 intersecciones semaforizadas, de las cuales el 80% se encuentran centralizadas, y podemos monitorearlas en tiempo real desde el Centro de Gestión. Tenemos planeado alcanzar la totalidad de los cruces para finales del año próximo.

-¿De qué manera observan el tránsito?

A.B.: Tenemos múltiples fuentes de información, visualización de más de 2.500 cámaras, recibimos avisos del Cuerpo de Agentes en calle, alertas del sistema de transporte público, agencias y redes sociales. Actualmente estamos sumando alertas que recibimos a través de la API de Waze, a raíz de un convenio para compartir información, y de los nuevos sensores de tránsito.

 

-¿Qué protocolo implementarán para los semáforos?

A.B.: Para los semáforos utilizaremos el estándar NTCIP, el cual tuvimos que estudiar en profundidad para poder desarrollar un procedimiento para la homologación de controladores. La comunicación entre las máquinas de tránsito y el sistema de gestión integral se realiza a través de un servicio que utiliza un protocolo abierto generado por la Ciudad. Ambos son importantes para lograr interoperabilidad de sistemas y controladores.

-¿Las paradas de colectivo estarán integradas?

A.B.: Sí. Los carteles electrónicos que serán instalados en las paradas y que les permitirá a los vecinos saber cuándo llega el próximo servicio, también estará integrado y dicha información se enviará desde este sistema de gestión.

-¿La capa de AUSA ya está integrada?

A.B.: Se encuentran integrados a nivel físico dentro del Centro, lo cual facilita la coordinación, incluyendo la operación de los carteles de leyenda variable y cámaras de la autopista. Ahora estamos trabajando en la integración a nivel de sistemas de gestión.

-¿De qué manera funciona el sistema cuando cargan un corte en tiempo real?

A.B.: En el sistema cargamos los eventos programados y no programados. Si cargamos un corte en tiempo real, el mismo permite definir un protocolo de acción ante este nuevo escenario. Estos protocolos pueden constar de diversas acciones automáticas: añadir mensajes en los carteles, publicar información en Twitter, cambiar tiempos semafóricos, entre otras. Por lo tanto, es muy importante la definición de los procesos cuando se busca optimizar los tiempos de respuesta.

-¿Exhiben el estado de las líneas de Subte?

A.B.: Sí. El sistema recibe en tiempo real el estado y frecuencia de cada línea, y en caso de detectar alguna demora en el servicio, alerta automáticamente al operador. Lo mismo sucede con los trenes.