CHILE IMPLANTA LA ENERGÍA EÓLICA

En la comuna trasandina de Canela, se creó un parque de generación de energía en base al aprovechamiento de un recurso limpio y renovable como el viento. Una obra vanguardista en Latinoamérica que brindará electricidad a más de 80.000 personas

 

Las corrientes de aire se crean a partir de las diferencias de temperatura que existen en la atmósfera debido al calor producido por el sol. La presencia de focos de alta y baja presión en la superficie terrestre genera diferentes presiones, las cuales determinarán el flujo del viento y su dirección.

Los más fuertes, constantes y persistentes ocurren a una altura de aproximadamente 10 kilómetros sobre la superficie de la Tierra. Sin embargo, la mayoría de las turbinas eólicas existentes en el mundo se encuentran instaladas a menos de 100 metros de altura sobre la superficie. Con esta distancia, los vientos son fuertemente influenciados por la fricción con los obstáculos existentes y por esa razón las velocidades de éstas son mucho menores.
Esto lleva a que se requieran exhaustivas mediciones como condición previa para el desarrollo de proyectos destinados a su aprovechamiento. Por ejemplo, las turbinas eólicas usan la energía cinética del flujo del viento y la transforman en energía mecánica útil. Un aerogenerador obtiene su potencia de entrada convirtiendo la fuerza del viento en un par (fuerza de giro) que actúa sobre las palas del rotor. La cantidad de energía transferida por el viento depende de la densidad del aire, del área de barrido del rotor y de la velocidad del viento.

EL PROYECTO
El Parque Eólico se sitúa en la comuna de Canela, provincia de Choapa, en la IV Región de Coquimbo, a aproximadamente 80 kilómetros de la ciudad de Los Vilos. Los estudios preeliminares indicaron que se trataba de una zona con alta estabilidad de vientos con direccionalidad sur y velocidades medias de 6,3 m/s, con un potencial que fluctúa entre los 60 y 80 MW. En total, se trata de 125 hectáreas, en donde el viento sopla con fuerza y se genera una potencia instalada de 18,15 MW, suficiente para abastecer a más de 80.000 personas.
Canela constituye toda una proeza de construcción, ingeniería y montaje. Desde el principio, el transporte de los gigantescos aerogeneradores significó todo un desafío, teniendo en cuenta el clima y los retos involucrados.
En primer término se hicieron dos embarques con todo el equipamiento desde España, Dinamarca e Inglaterra. Todos los materiales se desembarcaron en el puerto de Coquimbo, a aproximadamente 167 kilómetros de Canela, con lo que se produjo una reducción considerable del tiempo de transferencia. Para el traslado terrestre se realizaron obras de ingeniería y planificación, que por ejemplo, permitieron un máximo de cuatro camiones en caravana que no sobrepasaran los 200 metros de longitud, debido al diámetro de torres y al largo de las aspas. Por otra parte, la longitud de éstas representó un problema para el transporte, ya que exigía complejos radios de giro, principalmente a la salida de Coquimbo. Esta dificultad se solucionó con la traza de una nueva ruta que permitió salir de la ciudad sin mayores inconvenientes.

CARACTERÍSTICAS
Los aerogeneradores tienen 112 metros de altura y pesan 208 toneladas. Cada uno posee una fundación de 16 metros de diámetro y una profundidad de 3,5 metros. Para su colocación se emplearon cerca de 350 metros cúbicos de hormigón armado por unidad. Para definir la ubicación de las fundaciones, se consideró el lay out entregado por el fabricante de los aerogeneradores, donde se evaluó la topografía y las condiciones de viento predominante: en Canela las torres tienen una distancia de 220 metros entre sí.
Desde el primer aerogenerador, ubicado a 200 metros de la playa, parte el cable de media tensión que se interconecta al resto de las torres. Para su instalación se realizaron zanjas para los cables que posteriormente fueron tapados con arena, rellenos seleccionados y ladrillos como elemento de protección. Una de las principales protagonistas del montaje fue la grúa principal, de 550 toneladas.
El proceso no fue sencillo: una vez instalado y hormigonado el anillo base, pilar fundamental de cada aerogenerador, la grúa debía tomar el primer tramo de tubería y colocarlo en posición vertical ensamblado con el anillo. Personal especializado realizó la unión mecánica instalando los pernos de ensamblaje en cada una de las 140 perforaciones.
Si bien para definir el lugar del parque eólico se realizaron estudios de medición de vientos, certificados por la consultora eólica Garrad Hassan & Partner, uno de los mayores desafíos residió en que las grúas, tanto la auxiliar como la principal, tenían una restricción de velocidad máxima de viento para poder suspender equipos y materiales. Si el viento sobrepasaba los ocho metros por segundo (en esa zona la media es de 6.3 metros), debía suspender la maniobra.Por tratarse de una tarea peligrosa, se capacitó debidamente al personal en aspectos de seguridad y operación. 

ENERGÍA EÓLICA
La primera crisis del petróleo, en 1973, llevó a muchos países a poner sus ojos en la energía eólica como reemplazo de combustible fósil, por lo que la aplicación de la misma en la producción de energía eléctrica fue la que mostró un mayor desarrollo y crecimiento en los últimos años. En 2007, a nivel mundial, la capacidad instalada acumulada bordeaba los 90.000 MW.
En cuanto a su funcionamiento, las aspas del rotor capturan el viento y transmiten su potencia hacia el buje. En un aerogenerador moderno de 1.650 kW, cada pala mide alrededor de 40 metros de longitud y su diseño es muy parecido al ala de un avión. Normalmente, son fabricadas de fibra de vidrio impregnadas con poliéster o epoxi reforzado.
El mecanismo de orientación de un aerogenerador es utilizado para girar el rotor de la turbina en contra del viento. Es activado por el controlador electrónico y la veleta vigila la dirección del viento.  Los aerogeneradores están equipados con un contador de la torsión en los cables que avisarán al controlador cuando sea necesario distorsionar los cables.
Las torres de los aerogeneradores y las tubulares de acero son fabricadas en secciones de 20 y 30 metros con bridas en cada uno de sus extremos, y son unidas con pernos in situ. En tanto, las torres son tronco-cónicas (con diámetro creciente hacia la base), con el fin de aumentar su resistencia y, al mismo tiempo, ahorrar material.
Actualmente, la capacidad eólica instalada total a nivel mundial es de 59.200 MW, siendo Alemania el principal generador (18.427 MW). En Latinoamérica, la energía eólica se produce aún de manera menos significativa. Brasil sobrepasa los 48 MW, Argentina los 26 MW, Colombia 20 MW; y Chile 2 MW.
Por lo tanto, la central Canela busca aumentar esta cifra que en el mundo crece a una tasa anual del 25%, sobre la solar que llega al 20%, la biomasa que lo hace al 15% y la geotérmica que no supera el 5%.

 

Características del Parque Eólico Canela
• Potencia: 18,15 MW
• Número de aerogeneradores: 11 unidades
• Marca y modelo: Vestas V82
• Diámetro máximo: rotor: 82 metros
• Altura de torre: 70 metros
• Generación media anual: 46,7 GWh
• Monto Inversión: U$S 43.500.000  
• Puesta en Servicio: 6 de diciembre de 2007