“Con este proyecto vamos a mejorar completamente nuestra forma de movernos y de vivir la zona del bajo»

 

TRANSFORMACIÓN DEL BAJO PORTEÑO

¿Qué importancia tiene esta obra para la ciudad de Buenos Aires?

Franco Moccia: Este es un proyecto de gran importancia porque viene a responder a una necesidad histórica de mejorar el tránsito en el bajo, unir las autopistas Illia y Buenos Aires-La Plata, y de romper la barrera que existe entre la Ciudad y el río. Esa barrera, constituida hoy por el paso permanente de tránsito pesado y micros, divide en dos a Buenos Aires. Pero, además de mejorar el tránsito, el Paseo del Bajo aportará 60.000 m² de espacios verdes, paseos y lugares de recreación que permitirán conectar mejor y más rápido el sur con el norte, y el microcentro con el río.

¿Cuáles son los principales objetivos?

FM: Los principales objetivos de la obra son mejorar la movilidad en el eje sur-norte de la Ciudad, terminar con la barrera de micros y camiones que nos aleja del río, y acercarnos de esta manera,a Puerto Madero y a la costanera.
Con este proyecto vamos a mejorar completamente nuestra forma de movernos y de vivir la zona del bajo. Como mencioné antes, otro objetivo importante es aportar espacios verdes donde los vecinos puedan disfrutar de su tiempo libre.
También, el Paseo del Bajo traerá beneficios en materia de seguridad vial, y medioambientales porque los micros y camiones circularán por una autopista sin tener que detenerse continuamente. De esta manera, reducirán las emisiones de gases.

COSTOS Y BENEFICIOS DE LA PROPUESTA

Luego de tantos proyectos presentados, ¿Cómo fue la elección y/o elaboración del “Paseo del Bajo”?

FM: Se llegó a la selección de este proyecto porque representa un balance entre lo ideal y lo realizable, con un presupuesto acorde y con plazos de obra optimizados.
El primer proyecto desarrollado se dio en 1965 y hasta la fecha circularon 27 proyectos distintos, de los cuales se realizó un exhaustivo análisis que derivó en una lista corta de cinco proyectos conforme a las necesidades actuales. Es en base a este listado reducido que se trabajó en el proyecto actual, que combina distintas soluciones (partes en trinchera, partes en túnel, algunos sectores serán recorridos a nivel y los extremos de la traza en viaducto, donde empalma con las otras autopistas) conforme a las limitantes existentes en cada sector. Esto fue un proceso realizado conjuntamente por AUSA (Autopistas Urbanas S.A) y la Corporación Antiguo Puerto Madero, donde convergen representantes del gobierno nacional y porteño.

¿Qué cuestiones se tuvieron en cuenta?
 FM: Fueron varias. En primer lugar, evitar algunas interferencias a lo largo de la traza; no requerir expropiaciones, ni relocalizaciones por ejemplo del Edificio Prefectura, del Instituto Tecnológico  Buenos Aires o la Estación de Combis. También, tuvimos en cuenta no restringir el paso de camiones de combustibles, ya que la trinchera tendrá tapas discontinuas para permitir la ventilación natural de la autopista. Y también analizamos el tema presupuestario, por beneficios y costos, éste es sin dudas el mejor proyecto.

¿Cómo fue la elección de la forma del financiamiento?

FM: Los proyectos de infraestructura requieren de un financiamiento que permita su amortización a largo plazo, baja tasa y un período de gracia que se asimile lo más posible al ciclo constructivo de la obra. Resolver aspectos tales como el impacto ambiental, las emisiones de gases, la seguridad vial; aportando soluciones innovadoras en materia ingenieril, constituyen aportes sustantivos que un organismo multilateral considera a la hora de intervenir. En esa línea, el Banco de Desarrollo de América Latina (CAF) es una entidad con experiencia en la materia, y el vehículo idóneo para proveer ambos aspectos: financiamiento a largo plazo y expertise técnico.

¿Se tiene pensado extender la obra para conectar con Avellaneda por ejemplo?

FM: Una conexión con Avellaneda no es algo contemplado hasta el momento, ya que está por fuera de la traza de análisis y además, ya existe una conexión entre la Ciudad y Avellaneda cuyo funcionamiento fue optimizado con la obra del Metrobus 9 de Julio Sur, que beneficia su funcionamiento en el acceso y exceso de transporte de pasajeros de la Ciudad.

 

MEJORAR LA CALIDAD DE VIDA

¿Qué otras obras se tienen pensadas para la Ciudad?

FM: El Gobierno de la Ciudad avanza de forma permanente en la realización de obras que beneficien de forma directa la calidad de vida de los vecinos. En materia de transporte y movilidad, continuaremos con la realización de pasos bajo nivel. Este año ya inauguramos uno y vamos a habilitar otros dos. Con respecto al Metrobus, vamos a inaugurar dos corredores más; también tenemos pensado mejoras en la red de subterráneos, vamos a inaugurar estación Santa Fe y terminar el año con el 60% de los coches con aire acondicionado. En otro plano, ya comenzamos con la obra de Villa Olímpica que dejará a la Ciudad más de 1.400 viviendas sociales; vamos a comenzar la obra del Arroyo Vega para seguir evitando inundaciones y a peatonalizar más calles por el microcentro hacia la zona de San Telmo; entre otras obras.

¿Cuáles son los principales problemas que enfrenta Buenos Aires?

FM: En materia de tránsito y movilidad, el principal problema que tenemos es el colapso de algunas zonas como consecuencia del exceso de automóviles en circulación. Por eso alentamos el uso del transporte público. También, los ferrocarriles que cruzan la Ciudad generan demoras y accidentes innecesarios. Los pasos bajo nivel vienen a mejorar esto, aportando más fluidez y más seguridad vial.