Construcción de módulos de emergencias para hospitales

Su función consiste en brindar un espacio de atención primaria para aquellos pacientes con síntomas sospechosos de COVID-19, en los que se realiza una evaluación preliminar para determinar su derivación si correspondiese. De este modo, se busca evitar la aglomeración de personas en las guardias, con el riesgo de propagar el virus dentro de los hospitales.

Un grupo local de empresarios PyMEs ligados al desarrollo inmobiliario y a la construcción, aunó esfuerzos para desarrollar y proveer módulos de emergencia con el afán de colaborar con la contención de la gran demanda de camas y de espacio asistencial que se prevé para esta enorme crisis del COVID-19. Los módulos de emergencia de 93m² son producidos al costo por una empresa de origen nacional, cumpliendo con todos los estándares de calidad requeridos. Están diseñados para operar con consumos de energía mínimos, ser adosables y transportables, y poder ofrecer asistencia de diversa complejidad.
Tanto los hospitales públicos, como aquellos privados que han dado a conocer su intención de ampliar los servicios a la población general para el momento en que la escalada de contagios llegue, han manifestado su preocupación por el espacio físico donde atender a las víctimas de la enfermedad con las condiciones de aislamiento y servicios necesarios. Estos módulos generarán una “antesala” o primer frente para la atención de los pacientes que asistan a los centros de salud.
Los módulos de emergencia pueden ser utilizados como buffer de recepción de pacientes, aumentando de forma rápida la capacidad instalada para la atención y orientación inicial, y permiten también agregar sectores de camas para pacientes que no necesiten respiradores y liberar camas dentro de los hospitales para esta emergencia.
Cabe destacar que estos módulos podrán ser reutilizables una vez concluida la crisis y ser reconvertidos en salitas de atención primaria para barrios carenciados o aulas.
El proyecto solidario cuenta con la colaboración de COAS (Cooperadora de Acción Social) como ente recaudador y para ayudar con aspectos administrativos de las donaciones. A su vez, la agencia Remolino colabora con la comunicación y difusión del emprendimiento.
Entre las compañías que colaboran se destacan la participación de BARZA S.A., IDERO S.R.L, GRUPO TRG S.A., MIYAGUI S.A. y PATIO DESARROLLOS S.A.

«SUMEMOS ESPACIO, SUMEMOS SALUD»
El módulo está compuesto por una estructura de acero provista en su totalidad por ArcelorMittal Acindar, de perfiles IPE de alta resistencia, producidos en una calidad de acero superior que le permite estructuras más livianas y a menor costo respecto de otras alternativas el mercado. Esta estructura es independiente de la cubierta y cerramientos, que cumple con todo lo exigido por el reglamento CIRSOC de cálculo estructural. Los cerramientos están compuestos por paneles térmicos de chapa interior prepintada blanca, núcleo de poliuretano PIR y chapa exterior prepintada color gris pizarra, el piso elevado está compuesto de perfiles C de chapa galvanizada, doble placa OSB de 15mm con núcleo de EPS de 20kg/m³ y piso vinílico sanitario de terminación, 6 ventanas de PVC y 2 puertas dobles de 1,60m x 2,00m de alta prestaciones y rampa de acceso para camillas.
La propuesta está basada en los principios de la construcción industrializada, aprovechando las bondades del acero como producto principal, para lograr una construcción más ecológica, moderna y perdurable, con un menor tiempo de obra. Esta metodología constructiva es muy utilizada en los países más desarrollados, como Estados Unidos, Inglaterra y China, por nombrar referentes en la materia, donde se ejecutan este tipo de construcciones en tiempos récord, que resultan inimaginables para la construcción de ladrillos mampuestos.
Tener un esqueleto o armadura independiente y preciso nos permite poder industrializar el resto de los componentes del módulo, logrando distintas configuraciones sin modificar la estructura portante. Así se logra escalar rápidamente en volumen de construcción, lo que resulta fundamental en este tipo de emergencias.
El Modulo de Emergencia desarrollado es de 88m², con un ancho de 7,30m x 12m de largo y es completamente escalable con distintas configuraciones, permitiendo con las mismas piezas conformar edificios de mayor superficie. Hoy ya se han realizado propuestas desde 88m² hasta 1200m² con diferente nivel de equipamiento, destinado a instituciones públicas y privadas.
El módulo está diseñado para ser versátil, que responda de la mejor manera a los usos que se le dan hoy en el marco de la emergencia COVID-19 y luego, en los diversos usos que cada institución requiera. La sustentabilidad prevé maximizar su vida útil, esto se logra gracias a que su estructura en perfilería de acero es abulonada, se puede armar y desarmar cuantas veces sea necesario. El acero es uno de los pocos materiales estructurales 100% reciclable con mucho menor huella de carbono que el hormigón.
Los componentes de cerramiento son módulos encastrables. Todo el conjunto es re-localizable, sin generar desperdicio de material. Es completamente reutilizable el día de mañana para otros usos, como aulas, salas de emergencia primaria, oficinas, comisarias, dependencias municipales.

SUMATE A LA CAMPAÑA:
Todos aquellos interesados en contribuir y aportar para el desarrollo de esta campaña y sumar así la mayor cantidad posible de módulos de emergencia pueden hacerlo ingresando al sitio de RSE COVID: http://www.rsecovidargentina.com/ . La recaudación de los fondos de esta campaña es canalizada a través de COAS como ente recaudador.