DÍA DE REFLEXIÓN Y PROPUESTAS

Para conmemorar el Día de la Seguridad en el Tránsito, la Asociación Argentina de Carreteras realizó una jornada con los representantes de distintos sectores vinculados con la seguridad vial. Durante la reunión se expusieron soluciones a la problemática del tránsito.

 

La Asociación Argentina de Carreteras (AAC) organizó el 11 de junio, con motivo del Día de la Seguridad en el Tránsito, una jornada titulada Planes oficiales y visión de los usuarios, encuentro que tuvo lugar en el porteño Hotel Panamericano, y al que asistieron distintos profesionales involucrados en la temática vial.
Durante la jornada disertaron representantes del Automóvil Club Argentino (ACA), de la Federación Argentina de Entidades Empresarias del Autotransporte de Cargas (FADEEAC) y de la Cámara de Empresarios de Larga Distancia (CELaDi). También participaron algunos organismos oficiales como la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), el Consejo Federal de Seguridad Vial (CFSV) y el Gobierno de la Provincia de Buenos Aires.
El licenciado Miguel Ángel Salvia, presidente de la AAC, afirmó en su presentación que la seguridad vial “es una responsabilidad compartida por todas las instituciones e individuos” y que “el Estado establece políticas, líneas de acción y control, y la sociedad cumple con sus obligaciones”. La entidad aportó ideas que ayudarán tanto en la coyuntura como en la implementación de una acción permanente. Las propuestas fueron: definir una política de Estado clara y sustentable; designar una Unidad Ejecutora con autoridad nacional en materia de seguridad vial; y destinar fondos para que la Unidad Ejecutora pueda implementar un plan permanente.
Asimismo, dicha asociación, en lo inmediato sugiere:
* Un control coordinado y permanente en todo el país de velocidad, alcoholemia, uso de cinturones de seguridad y utilización de cascos en motos.
* Un control intensivo de los conductores profesionales de carga y pasajeros, así como de las unidades en que circulan.
* Profundizar las mejoras en la infraestructura vial, ampliar la capacidad de las rutas y optimizar la señalización.
* Utilizar las estaciones de peaje y otros puntos de detención de vehículos para efectuar los controles mencionados.
* Unificar criterios y requisitos para la emisión de licencias de conducir en todo el país.
* Adherir todas las provincias al Registro Nacional de Antecedentes de Tránsito (ReNAT).
* Desarrollar un sistema de control automático de velocidad en las vías de acceso rápido a las grandes ciudades y rutas de alto tránsito.
* Controlar la verificación técnica obligatoria de todos los vehículos en circulación.

PANELES
El arquitecto Julio Bovio, representante del ACA, comentó acerca de las acciones que esta institución llevó a cabo el año pasado y las que está desarrollando en la actualidad en materia de seguridad vial. El ACA, básicamente, centra sus actividades en la capacitación de futuros conductores. Además, Bovio destacó los convenios con entidades internacionales comprometidas con este tema y en tal sentido requirió la adhesión, a título personal, a la campaña mundial encarada por la Federación Internacional del Automóvil, instando a las Naciones Unidas para que trate el tema como un problema mundial.
Por otra parte, Martín Sánchez Zinny, presidente de la Fundación para la Formación Profesional en el Transporte (FPT), organismo que pertenece a la FADEEAC, destacó las acciones de capacitación de conductores profesionales que está llevando adelante la entidad que preside; y destacó que por sus aulas ya pasaron más de 280.000 conductores profesionales.
El gerente general de la Cámara Empresaria de Larga Distancia (CELaDi),Daniel Orciani,  se refirió a las condiciones de seguridad de los ómnibus de doble piso en Argentina. El directivo, basándose en el informe realizado por la Universidad Tecnológica Nacional (UTN), señaló que las exigencias reglamentarias para los vehículos de transporte de pasajeros de media y larga distancia en la Argentina son similares a las exigidas en la mayoría de los países de Europa. Asimismo, hizo hincapié en que la altura de la unidad no afecta las condiciones de manejo, sino el exceso de velocidad, como en cualquier otro tipo de vehículo.
Como representante de CELaDi se comprometió a la búsqueda y aporte de soluciones concretas para revertir la actual problemática vial. Algunas de las propuestas que enumeró fueron:
* Incentivar a las empresas asociadas a que respeten las velocidades máximas permitidas.
* Participar y promocionar campañas de concientización y educación vial.
* Realizar jornadas de capacitación.
Luego tuvieron la palabra los representantes de los organismos oficiales. El licenciado Maximiliano Di Federico, coordinador nacional del Consejo Federal de Seguridad Vial, realizó un balance de los objetivos alcanzados por este organismo, de las acciones en marcha y de las dificultades para la plena implementación del Plan Nacional de Seguridad, a dos años de la puesta en marcha. Más tarde le tocó el turno al doctor Eduardo Dalhgren, quien es el nuevo presidente de este Consejo, e inició su presentación con una profunda autocrítica acerca de la verdadera función del organismo que recientemente preside, dado que carece de presupuesto y decisión política por parte de las autoridades.
En representación del Gobierno de la Provincia de Buenos Aires asistió el licenciado Jorge Silva, director del Registro Único de Infractores, quien detalló el nuevo procedimiento para el otorgamiento de la licencia de conducir en esa provincia. Además, comentó que se dispuso la adquisición de una cantidad importante de radares para controlar las velocidades en las principales rutas y accesos a ciudades.
Para finalizar la jornada expusoelingeniero Nelson Periotti, administrador general de la Dirección Nacional de Vialidad. Su presentación estuvo basada en un resumen de las obras de infraestructura destinadas a la seguridad vial, como señalizaciones verticales y horizontales, pasarelas peatonales, cruces de rutas y travesías urbanas en desarrollo en todo el país. Señaló que el presupuesto asignado a la DNV para el año en curso asciende a 3.500 millones de pesos, cifra que será superada por partidas adicionales ya aprobadas.