Día del camino 2018

La celebración del Día del Camino se realizó en el Sheraton Hotel and Convention Center de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, y fue el lugar donde todos los integrantes de la familia vial y del transporte por carretera se encontraron para intercambiar experiencias, reflexionar acerca del presente y el futuro del sector y realizar un balance del año vial en un ambiente distendido y de camaradería.
Entre los invitados, se destacó la presencia de Guillermo Dietrich, ministro de Transporte de la Nación; Gustavo Weiss, presidente de la Cámara Argentina de la Construcción; Patricia Gutiérrez, administradora general de Vialidad Nacional; Hugo Naranjo, presidente del Consejo Vial Federal; Alfredo Severi, presidente de la Cámara Argentina de Consultoras de Ingeniería (CADECI) y otras autoridades vinculadas al sector.
La noche comenzó con las palabras del Ing. Marcelo Ramírez, presidente de la Asociación Argentina de Carreteras, quien dio la bienvenida y destacó que la importancia de defender las carreteras y caminos del país.
“La realidad que atraviesa nuestro país, tanto en el aspecto económico como en los vinculados en ética y la transparencia, pusieron al sector en un lugar que nunca quiso o debió estar. Por eso, no se trata, en este tipo de reuniones, de reclamar sólo inversiones para nuevas obras y para la conservación de las carreteras o para mencionar estadísticas; sino también para resaltar la esencia de nuestra actividad”, comenzó el Ing. Ramírez. Y continuó, “debemos reflexionar un minuto sobre la importancia que tienen la carreteras en nuestra vida y en toda la sociedad”.
Luego dijo que siempre mencionamos que la carretera es desarrollo, pero muy pocas veces recordamos que genera emociones y sentimientos. “El mundo está cambiando y cada vez más la carretera está más próxima al ciudadano. Imaginamos un futuro muy cercano donde el avance de la tecnología hará que la carretera interactúe cada vez más con nosotros”, resaltó. Y finalizó, “La carretera es libertad, comunicación, belleza, aventuras, recuerdos; pero también es evolución, ruido y accidentes. Nunca perdamos de vista este enfoque, atravesamos la vida de muchas personas con nuestro trabajo. Por eso, hay que defenderla, no sólo porque es nuestra fuente de trabajo sino porque somos los responsables de hacerla realidad. Y para eso debemos generar políticas activas, planificar adecuadamente, diseñar buenos proyectos y ejecutarlos en los plazos correspondientes, ser eficientes en los costos, aplicar tecnologías, disminuir la burocracia y asegurar la financiación con una sincera autocrítica e integridad en todo nuestro accionar. Y aunque la realidad nos abrume, se están dando pasos en ese sentido. Combinando estas visiones, sin lugar a dudas, todo esto dará como resultado más y mejores caminos”.
Por su parte, el Lic. Guillermo Dietrich, expresó que “todo lo que pasó con los caminos y las rutas en la larga historia de nuestro país, hace que hoy estemos frente a grandes desafíos”. Y agregó, “como argentinos debemos aprender de lo que pasó y debemos tener la grandeza para mirar adelante. Muchas veces, no hemos aprendido y la hipocresía nos ha ganado. Claramente, es una ecuación difícil de resolver, pero no es imposible. Cuanta más capacidad tengamos para reconocer las cosas que hicimos mal, vamos a tener más capacidad para seguir construyendo nuestro país. Porque tenemos una responsabilidad con cientos de miles de personas que trabajan todos los días para hacer la infraestructura de la Argentina. Esas personas son las que construyen nuestro país cada día. Y no son sólo los operarios y obreros, sino también los ingenieros, las secretarias, contadores, abogados y asistentes”. Y cerró, “las obras no se pueden interrumpir; porque las rutas salvan vidas, bajan los costos de las logística, generan empleo, acortan distancias y unen ciudades. No tengo dudas de que tenemos grandes desafíos, pero también muchas cosas que parecían imposible y que nos dimos cuenta que sí son posibles de realizar”.
Como cierre de la noche, la Ing. Patricia Gutiérrez, administradora general de Vialidad Nacional, realizó el brindis con el que se cerró la velada.
Cómo cada año, la cena del Día del Camino concentró a los principales referentes del ámbito vial, autoridades, empresarios, entes académicos, cámaras y profesionales vinculados a las carreteras y el transporte.

NUEVA IMAGEN
Durante el evento, la Asociación Argentina de Carreteras presentó su nueva imagen institucional, renovando y reafirmando su compromiso “Por más y mejores caminos”.

OBRAS PREMIADAS 2018
Luego de los discursos, y como ya es habitual, durante la cena fueron entregados los premios a las mejores obras viales finalizadas durante el año, galardones a través de los que se destacan a aquellos emprendimientos que pueden servir de modelo para futuras realizaciones por

Obra Vial Nacional del Año: Conexión Acceso Oeste – Ruta Nacional 5 – Autovía Lujan – Carlos Casares.

sus diversos aspectos.
En cada caso se distinguió a los proyectistas, a las empresas constructoras y a los organismos comitentes, todos ellos representantes de la innumerable cantidad de profesionales y trabajadores que colaboran en la ejecución cada obra.
Mención Especial: Restauración del Puente Transbordador Nicolás Avellaneda.
Obra Vial Urbana del Año: Construcción del Puente Olímpico Ribera Sur.
Obra Vial Provincial del Año: Reconstrucción del Enlace Cacheuta Potrerillos – Ruta Provincial 82, Provincia de Mendoza.

Obra Vial Nacional del Año: Conexión Acceso Oeste – Ruta Nacional 5 – Autovía Luján – Carlos Casares.

 

 

“Estamos generando previsibilidad para el sector”
En el marco de la cena del Día del Camino, el Lic. Guillermo Dietrich dialogó con Vial.
-¿Qué resultado dieras las primeras licitaciones por PPP?
Guillermo Dietrich: La realidad es que todo el proceso de las PPP muestra que han sido muy solvente en cuanto su estructuración. Estamos avanzando muy bien. Fue muy importante abrir las licitaciones porque así podemos demostrar las bondades de esta herramienta, en un país, donde muchas veces se descree de las cosas nuevas y siempre hay un sector que disfruta que las cosas no salgan.

 

La realidad es que generan muchas oportunidades y hay que usarlas correctamente para estructurar obras que tengan flujos de ingresos. Eso nos permite una herramienta más para toda la infraestructura del país.

-¿Qué impacto tienen las obras con la llegada del Fondo Monetario Internacional?
G.D.: El FMI hoy está brindando financiamiento a la Argentina y eso nos permite seguir avanzando en todas estas obras. A su vez, le da previsibilidad a nuestro país y eso genera el mejoramiento de las condiciones del mercado para todas las empresas. En cuanto al presupuesto para el año próximo, tenemos destinada una inversión en infraestructura muy importante.

-¿El Proyecto RER será a través de procesos PPP?
G.D.: Actualmente, estamos trabajando para hacer algunas adaptaciones en el proyecto y así reducir costos de inversión por etapa. Los fines y obras van a ser las mismas. Ahora, nos hemos enfocado en cerrar la primera etapa de las PPP viales. Y a partir de allí, avanzar en los otros proyectos. Venimos trabajando en la etapa 2 de las PPP viales, en el proyecto del tren patagónico, en concesiones del Urquiza y el Belgrano Norte. Todos los proyectos están avanzando. El tiempo de cada uno lo vamos evaluando según las condiciones.

-¿Y en cuanto a los pasos fronterizos?
G.D.: Hoy estamos avanzando en el Cristo Redentor y Agua Negra. Estamos generando previsibilidad para el sector, para que sepan en lo que estamos trabajando. Son muchas obras por todos lados y parte de la transparencia es dar la información pública. Esa fue una decisión del presidente Macri desde el primer día, lo cual hemos demostrado que cambiando los procesos, con nuevas normativas, se pueden generar obras públicas con transparencia y corrupción cero.