Editorial 118: El mañana

Transitando los últimos días del 2017 y un cercano comienzo del 2018, debemos realizar el balance del año que dejamos.

Se concretaron proyectos y nos preparamos para emprender nuevos objetivos.

Una y otra vez, nos replanteamos construir el mañana, donde las decisiones que aceptamos hoy tienen un impacto en el futuro.

El impacto en el tiempo es comparar un simple y trágico ejemplo: en el año 1984, la laguna La Picasa tenía una superficie de 2308 ha. Hoy, luego de 33 años, la superficie es de 35.502 ha.

Ese dato de la realidad, significa que debemos prestar atención a la responsabilidad que ejercemos para el futuro. Todas nuestras acciones, tienen consecuencias.

Nos encontramos ante la globalización de las resoluciones; así como vemos al presidente de Francia, Emmanuel Macron buscar consolidarse como líder de la cumbre del cambio climático.

La gestión en las ciudades y encontrar qué tecnologías implementar para corresponder con el progreso es la variable de impacto que modifica las decisiones en los proyectos.

Abandonar el uso tradicional del combustible en los vehículos es un proceso de cambio profundo en la sociedad que va más allá de las nuevas unidades híbridas o eléctricas; sino que significa la aceptación de responder a la dimensión de las nuevas ciudades y en su crecimiento, el cuidado responsable del medio ambiente.

Se plantearon las reglas claras para la construcción de la infraestructura, con lo que se promueve el autocontrol para que las obras cumplan con los requisitos de calidad y los tiempos requeridos. Un mensaje claro al sector de los proveedores de cemento, asfalto y áridos para que aumente la inversión. En ese orden, Olavarría recibirá 350 millones de dólares en inversión de una planta para producir más.

Así, como hemos ya mencionado, el sector de asfalto ya realizó sus inversiones.

El desafío es crear la confianza a los inversores, mostrarles que las obras continuarán  por varios años, que no aumentarán los costos y que la provisión del material está asegurada.

Lograr bajar los costos del transporte, con una inversión continua en la infraestructura, es una variable determinante.

Así, la inversión en la hidrovía, que aumentará tres veces más la capacidad de carga; el tratamiento de la aceptación del intermodalismo; grandes inversiones en la extracción de gas y petróleo en Vaca Muerta; nuevos parques eólicos y solares; la aplicación del TIR, un sistema para el control internacional de cargas en las fronteras; son algunas de las innumerables obras que se llevarán a cabo.

La expectativa de la oferta para la construcción de PPP será de gran impacto para el próximo año.

Por todo esto,  en el 2018, continúan los congresos y los foros de discusión que aportan a la transferencia de tecnología y un conocimiento más propicio para resolver las cuestiones que nos ocupan ante la importante cantidad de obras que se ejecutan y proyectan.

El XVIII Pre Congreso Argentino de Vialidad y Tránsito, realizar las 8° Jornadas de Tunelería y Espacios Subterráneos, un nuevo Seminario de Caminos Rurales y otra jornada para debatir a la Seguridad Vial; serán convocatorias importantes para debatir problemáticas y compartir nuevos conocimientos y experiencias.

Así como se construyó en el 2017, el 2018 será un año auspicioso para concretar y renovar viejos anhelos pendientes. En el camino vamos a construir siempre en busca de nuevos paradigmas y acompañar los tiempos.

Les deseamos a todos que concreten sus sueños y no dejen nunca de soñar; el mañana siempre nos dará una sorpresa. La familia es el núcleo de nuestras vidas y la responsabilidad de reunirnos en paz y armonía.

Vial les desea lo mejor, y espera encontrarlos y acompañarlos en el camino del próximo año.