Editorial Ed. Especial 27: El desafío de la movilidad en tiempos de pandemia

Las ciudades son sistemas complejos en constante evolución, por intervenciones políticas, cambios socio económicos e innovación tecnológica.
Ante la adversidad, mantener el servicio de transporte operativo y en condiciones sanitarias eficientes es la preocupación y el desafío de las zonas urbanas.
Obtener información y datos para lograr el conocimiento del comportamiento social, nos ayudará a dar respuestas a un futuro no tan lejano.
Nos ha invadido un Tsunami. Y el tema que hoy más nos preocupa es la gestión del transporte público. La restricción de acercamiento social impactó en la organización del traslado de las personas con obligación de asistir a su trabajo cumpliendo servicios esenciales.
Todas las predicciones conducían a que la población mundial para el 2050 se concentraría en alrededor del 75 % en centro urbanos abandonando los sitios poco poblados.
Este resultado, en el movimiento de personas, significaba el aumento del tránsito en el ingreso y egreso a las ciudades, de la emisión de gases y del daño al medio ambiente. Para realizar acciones de mitigación, uno de los objetivos era que el ciudadano abandone el uso diario del auto particular para utilizar el transporte público y medios sustentables, como la bicicleta.
Al comienzo del año 2020, las noticias de la irrupción de un extraño virus, el Covid-19 en la ciudad de Wuhan, China, hicieron que muchos países tomaran la medida preventiva de paralizar el funcionamiento de toda su actividad, quedando sólo los servicios de emergencias sanitaria y los esenciales.
Para abreviar, en el transcurso de los primeros seis meses del año, la población mundial pasó de una cuarentena restringida a salir controladamente de la misma, con la recomendación del distanciamiento social, mantenimiento de condiciones sanitarias, limpieza y evitar focos de contagio. En este último punto, el uso del transporte público se lo reconoce como uno de los principales focos de contagio; por ende, las autoridades requieren una nueva propuesta en la planificación urbana.
La reducción de pasajeros por transporte, requerirá una mayor cantidad de unidades, aumento de frecuencias y crear paradas inteligentes que puedan predecir la demanda. Viajes en trenes con compra anticipada de pasajes y la creación de carriles exclusivos para una mayor circulación de buses.
Ante esta crisis, el incipiente inicio del transporte alternativo en las ciudades, ha impulsado la movilidad eléctrica, abriendo una oportunidad para afianzarse.
Hay una nueva normalidad con un modelo de desarrollo en la organización del trabajo. La inteligencia artificial trajo la solución de reorganización del mundo y una oportunidad única para que las Tecnologías Inteligentes ITS tengan un lugar preponderante para solucionar las nuevas realidades. La reducción de la actividad facilitó esta reorganización e incrementó el Home Office o teletrabajo.
No debemos dejar de lado la Seguridad Vial, una variable de la cual se esperaba que se neutralizara en este escenario. Se ha observado que en las ciudades ha disminuido el tránsito entre un 60% y 80 %. Y por lo contrario, los índices de accidentes no han disminuido en la misma proporción y respecto a la velocidad, casi se han duplicado las velocidades.
El desafío entonces, es muy grande. Y en esa transición, se aguarda la apertura de la economía para conservar las fuentes empleo y que se reabran las obras públicas. La construcción de infraestructura son generadoras de empleo y darían una salida inmediata al alto aumento de la tasa de desempleo.
Simplificando, los comportamientos en tiempos de pandemia nos llevan a una nueva realidad. Todo habrá cambiado y en esta nueva etapa, buscando la salida, las autoridades se enfrentan a este impensado reto y se encuentran en la búsqueda de soluciones al cambio profundo en el comportamiento de los habitantes adaptándose a un nuevo orden universal.
Seguramente, el planeta se verá beneficiado y las ciudades respirarán en forma diferente.
La edición de este Especial de Movilidad y Seguridad Vial es una contribución para adaptar las soluciones a la planificación de las nuevas ciudades.
Pensar qué podremos comunicar el próximo año en nuestra Edición Especial es curioso.
Espero reencontrarlos pronto más allá de la tecnología.