Editorial Edición 117: Vialis

Con este término nos referimos a la vía y es el origen de la palabra vialidad, cuya terminación en “dad” lo relaciona con su calidad. La palabra vialidad suele emplearse para nombrar al grupo de los servicios que se vinculan al desarrollo, el mantenimiento y la organización de las vías públicas. El término también se utiliza con referencia a la propiedad de vial (lo vinculado a una vía). Cabe recordar, que ante esta necesidad, surge en el año 1932 la ley donde se promulgó la creación de Vialidad Nacional. Una institución con una gran responsabilidad para mantener el compromiso de proyectar, construir y mantener las rutas.
Al festejo, en este mes, del Día del Camino, Revista Vial se suma con esta entrega y con este bien tan preciado que se constituye como un medio para comunicar.
Todos los años realizamos una actualización del sector que, por supuesto cambia constantemente ante la exigencia de los tiempos.
La gestión de los caminos en las economías regionales es vital para su desarrollo. Si la economía crece, la intensidad de su uso exige mayor compromiso. Contemplar la problemática de la logística y sus costos es dar soluciones ciertas al crecimiento económico. Poner foco en cada gobierno provincial, y no solo en el nacional, es cuidar el patrimonio del país.
Cada uno ejerce un control para cumplir con las regulaciones ante una nueva reglamentación peso/potencia.
Es importante destacar, que el cuidado de las rutas no solo está dirigido a las nacionales; sino que incluye a todos los caminos, incluido los rurales.
El foco va dirigido al mantenimiento, pero también a la provisión de los materiales para los mismos: cemento, asfalto y piedra.
Para esta última, la actividad se acelera y la presión para conseguir piedra en el mercado aumenta. Por eso, será interesante participar del 3° Congreso Argentino de Áridos, que se llevará a cabo en la ciudad de Córdoba durante el 15, 16 y 17 de noviembre en el Hotel Quorum.
La necesidad de conseguir nuevas áreas para extraer los áridos con la calidad adecuada y cumplir con las normas ambientales, como establecer condiciones de demandas sustentables para que las inversiones se vuelquen a un sector que sufrió la no atención; serán temas a tratar durante el Congreso.
El equipamiento responde a nuevas tecnologías para satisfacer la demanda sostenida de la obra pública que, en un amplio espectro, requiere calidad y cantidad y quizás, con una oferta de pocas empresas, a la altura de las circunstancias.
Los empresarios solicitan regularidad y el comitente la entrega continua. Esperemos que se produzca el equilibrio donde todas las partes converjan a un desarrollo sostenido.
Otro tema interesante es el reciclado de materiales con el recupero de los caminos, la incorporación, en las mezclas asfálticas o en hormigones, de elementos que tienen resultados más específicos y que favorecen a la sustentabilidad.
En estos días, en diferentes celebraciones, el optimismo por el desarrollo de las obras es notable. Es así que presenciamos a un Ministro de Energía enfocado en lograr una eficiente matriz energética; en Transporte un ambicioso plan de comunicación ferroviaria en la Ciudad de Buenos Aires; continuar con la línea de desarrollo más allá del Plan Belgrano y la importancia de reconstruir esta vía de comunicación. Observamos que tanto el mejoramiento de la carretera, como el importante rol que cumplirá el ferrocarril que llegará a Añelo serán claves para el desarrollo de los recursos no convencionales que asegurarán el aprovisionamiento hidrocarburífero en el país con la explotación de Vaca Muerta.
Una esperanza de autosuficiencia en energía para el crecimiento sostenido.
Es así que el trabajo en proyectos y ejecuciones avanza en soluciones definitivas en la provincia de Buenos Aires. Es el caso de los trabajos en la Cuenca del Salado. Unos 200.000 km² que finalmente drenarán racionalmente; sin llevarse al mar una importante cantidad de nutrientes que empobrecen las tierras productivas de la zona y retendrá el agua dulce donde es necesario. Finalizadas las obras, cambiará definitivamente el flagelo de las inundaciones.
Córdoba y Santa Fe trabajan en las intervenciones hídricas, por lo que los resultados seguramente se comenzarán a registrar en el 2018.
Casi sobre el final del año, nos encaminamos para festejar la tarea cumplida. Nos queda una última entrega para este 2017 con nuestro balance, para el cual esperamos contar con los aportes de ustedes. Como es mi lema: las buenas ideas se construyen paso a paso.
Por nuestro próximo encuentro.

 

Analía Wlazlo, directora de Revista Vial.