Editorial N° 111: En el ojo de la tormenta

No es exactamente esta editorial el pronóstico del tiempo, sino la importancia que han adquirido las obras de infraestructura. Se fueron incrementando las propuestas con los meses de gestación, y como una tormenta formada por vientos y nubes concentradas en un centro, han creado una gran expectativa. Y como todo lo que adquiere fuerza, se está esperando que se desarrolle y se vuelque con gran impacto a todo el país creando trabajo para un sector multiplicador. Esperanzados de que no se desarme en una tormenta de verano y simplemente corra una brisa.

La obra pública ha sido la que potenció siempre al país con un gran desarrollo de la infraestructura, habiendo muchos ejemplos en la historia.
Finalmente, la tuneladora del soterramiento del Sarmiento rugió, emitió su humareda y demostró que finalmente está viva. Comenzó la ejecución de una de las obras más importantes.
Una sucesión de túneles de la empresa Agua y Saneamientos Argentinos S.A (AySA) han comenzado a licitar las obras para implementar el Sistema Riachuelo. Una por día se encuentra a disposición.
Además, hemos participado de la exposición de un invitado especial, especialista en ferrocarriles de alta velocidad, donde nos mostró sus interesantes estadísticas que demuestran que los países invierten para acortar la distancias en este sistema de transporte para pasajeros.
España es un ejemplo que ha tomado con entusiasmo tener su red de comunicación de personas con este sistema y lo ha discutido con una política acertada de tarifas a las líneas aéreas, aún a las de low cost.
Difícil tomar la decisión de ajustar la tarifa para aumentar la demanda y cuánto se deberá bajar y si ese era el monto correcto. El tiempo demostró que, la reducción de su costo, significó que hoy lleve el liderazgo; compitiendo fuertemente con el avión y dejando muy atrás los buses.
La gran cuestión, en la toma de la decisión, es conocer con qué concentración de población se cuenta y cuál es la distancia recomendada para pensar en crear este medio de transporte.
Es así también, que la fórmula de la propuesta de la inversión pública-privada resulta ser un sistema de financiamiento viable para las obras de infraestructura. Pensar en la iniciativa privada para el logro de corredores, no sólo viales sino también para la eficiencia del transporte de carga. Pensando que ya no es sólo el Estado el responsable de conseguir los fondos, sino que los privados pueden  responder con propuestas que empujan a concentraciones logísticas de gran aceptación y ayudando a humanizar la tarea del transporte de carga en las grandes distancias.
Podría decir que, con todos estos temas, esta edición es un homenaje atípico al Día del Camino. Siendo la base más antigua de la comunicación, hoy las tecnologías lo convierten en un vehículo que se debe pensar en todos sus aspectos: desde su diseño, seguridad para su tránsito y su construcción, hasta el impacto en el medio ambiente.
Como en otras oportunidades me he referido, los caminos son un medio y como tal, hay que crearlos para que cumplan con sus objetivos y que nos permitan llegar en las mejores condiciones.
Quizás, como algún gurú de los últimos días ha vaticinado, los autos ya no necesitarán conducción humana, sino que simplemente serán una máquina transportadora; seguramente las vías acompañarán estos cambios. La incorporación de tecnología nos produce un pensamiento  diferente y toda la vida se ve afectada. Quizás entre la imaginación y la ingeniería no hay límites.
Los cambios tecnológicos funcionan como un acelerador y mientras ocurren, al verlos con la retrospectiva en el tiempo aún en el transcurso de nuestras vidas, son sólo un suspiro. En cambio, la ingeniería es tan concreta, que deja su rastro en cada paso.
Es cuestión de seguir el camino. La Revista Vial, el próximo mes, habrá recorrido 20 años. Sabemos que hemos vivido y crecido, pero pensamos que aún nos falta mucho para aprender.
Esperamos verlos en nuestro cumpleaños con la entrega de nuestro símbolo: El Quijote, que se enfrentó con lo desconocido y aportó ese grado de locura para descubrir que la vida bien vale vivirla.
¡Hasta la 112!

 

firma-aw

Directora Revista Vial