Editorial N° 123: Transformación sin fin

Cuando pensamos que todo está inventado, siempre hay un límite que se corre un poco más. Entonces, cabe la pregunta, ¿cuánto más se adelanta y cuánto de esos avances incorporamos en nuestra infraestructura?
La paciencia de nuestro antepasado se invertía, en parte, en el transporte sin sincronización, por lo que le tomaba parte de sus vidas. Los viajes de días, meses, era lo usual y eso fue no hace tanto tiempo atrás.
En nuestros días, el aumento de la población, la cantidad de vehículos en circulación y la concentración en centros urbanos, sacuden las decisiones y transforman la planificación de las políticas públicas.
En el mes de septiembre, tuve la oportunidad de visitar InnoTrans. La exposición más importante del mundo ferroviario y del transporte, que se realiza cada dos años en Berlín, una ciudad amigable y muy confortable para trasladarse aún distante de la feria.
Recorrerla es encontrar un mundo nuevo, un desafío de la tecnología para mejorar no solo el confort de los pasajeros en el viaje en tren; sino un sinnúmero de propuestas para todo nivel de adelanto aplicable a la construcción, mantenimiento y gestión del transporte ferroviario en consonancia con el resto del tráfico de los centros urbanos.
Lo que sí es seguro es que el transporte tiene como objetivo ser sustentable. Las locomotoras y la incorporación de buses 100% sustentables que se exhibieron son muestra de ello.
El empleo del Litio en las baterías ha revolucionado la autonomía de las locomotoras como de los buses urbanos aligerando su peso en la estructura y aumentado su rendimiento.
En pocos años, el desarrollo de estas baterías pone esperanza en acotar el empleo de los derivados de los fósiles, siendo posible el reemplazo con eficiencia.
Difícil de transmitir, pero el mundo virtual también está incorporado en estas locomotoras autónomas y en sus vagones; haciendo visible un nuevo uso de las ventanillas ya que permitirán interactuar como pantallas touch screen. Durante el viaje, ofrecen confirmación en tiempo real de todo lo que sucede y además, serán una nueva forma de captar publicidad.
Por otro lado, me llamó la atención que una empresa mexicana ofreciera los durmientes de madera asegurando que es lo mejor para emplear en las vías; sobre todo aplicable en los tramos que corresponden a las estaciones. Son más confiables los durmientes de madera que de cemento. Me cabe preguntar cuán cierto y sustentable será, ¿Se mantendrán en el tiempo?
Donde toda la exhibición es cambio tecnológico, ¿será todo convenientemente reemplazable?
En fin, todos los adelantos nos conducen a los algoritmos que nos permiten la lectura para mejorar el control de obras.
Por otro lado, las Jornadas de Túneles nos han dejado, como todos los años, el balance de las grandes obras que se están realizando en Argentina y las experiencias del trabajo realizado en otros países. El día del Training tuvo convocatoria para aquellos que están muy relacionados en los temas de la seguridad de los usuarios en los subterráneos y túneles ferroviarios. Así, como desde hace unos años, ITACET colaboró conectándonos con los profesionales de primer nivel en la materia.
Fueron meses muy enriquecedores que nos dejaron respuestas y preguntas para continuar con las obras en marcha y comenzar con la licitación de aquellas planificadas y necesarias.
Esta edición, que dedicamos al Día del Camino, proponemos ver que finalmente la iniciativa privada invierte en la tecnología y apuesta para mejorar los resultados de la inversión en beneficio de avanzar en mejores resultados.
Nos veremos en noviembre, en Olavarría, con la propuesta de la Asociación Argentina de Tecnología del Hormigón.
En breve nos estaremos viendo por algunos de los temas que nos ocupa y para festejar nuestro aniversario N° 22.
Hasta pronto.