EL AVANCE DE LA PAVIMENTACIÓN DE HORMIGÓN EN BRASIL

Las carreteras son responsables por la modalidad de transporte más utilizada en Brasil, dado que por las mismas se realiza el traslado del 95% de las personas y del 60% del transporte de las cargas.

La pasión de los brasileños por el automóvil se remonta a comienzos del siglo pasado, con la llegada de los primeros automóviles a Brasil. En 1922, cuando tuvieron lugar los festejos por el centenario de la independencia, el marco fundamental en la historia de los transportes y del crecimiento económico de Brasil. En ese momento se pavimentó, con hormigón de cemento Pórtland, desde el tramo en declive de la Estrada Caminho do Mar (Carretera Camino del Mar), la primera carretera construida con hormigón en América del Sur y una de las primeras del mundo, que conecta a la principal ciudad brasileña, San Pablo, con el mayor puerto de América del Sur.
Durante los años siguientes, el pavimento de hormigón de cemento Pórtland, o sencillamente el pavimento de hormigón, ganó espacio sobre los pavimentos asfálticos ampliamente usados hasta entonces, y la principal autopista del país hasta nuestros días, la carretera Río-São Paulo (Vía Dutra), también fue pavimentada con hormigón en el año 1937.
En 1947, inmediatamente después de la Segunda Guerra Mundial, con una economía fortalecida, el país da nuevos pasos hacia la industrialización. En el Estado de San Pablo, el más importante del país, la carretera Anchieta, pavimentada con hormigón, se inaugura para sustituir el ya saturado Camino del Mar, y permite el crecimiento acelerado de la región del ABC, cuna de una nueva clase operaria y del crecimiento de la industria del país. En esa época también se pavimentó con hormigón la carretera Anhanguera, una ruta cuya finalidad era transportar las riquezas del interior de São Paulo.

EL PROYECTO PAVIMENTO DE HORMIGÓN
Este proyecto nacional, creado por la Asociación Brasileña de Cemento Pórtland (ABCP) en 1996, tuvo como objetivo principal aumentar la participación del hormigón en la malla nacional, a través de acciones generales o institucionales y acciones específicas. Las primeras prácticas promovidas para reintroducir el pavimento de hormigón se concentran en la confección de planillas de costos regionalizadas, con varias opciones de secciones, la difusión adecuada de la tecnología, la demostración de técnicas modernas de construcción y la acción directa sobre constructores y proveedores.
La evolución de esas prácticas dependía también de un esfuerzo acentuado, que comprendía el conocimiento de los planes viarios, la formación de una base de datos y la evaluación de las oportunidades reales y factibles, de manera de evitar la dispersión de fuerzas, así como la identificación de prácticas específicas para disminuir el costo inicial de construcción de los pavimentos de hormigón, sin pérdida de calidad.
El análisis de mercado mostró la necesidad de perfeccionamiento y profundización de la normalización ya existente, la ampliación de los estudios sobre técnicas de proyecto y de ejecución, así como de tecnología de materiales, mediante la investigación y el empleo de Whitetopping, Overlay y Fast Track (hormigones que permiten la rápida reintegración del tráfico), por ejemplo. La asociación del pavimento de hormigón a la gestión ambiental fue y continúa siendo un punto fuerte de convencimiento técnico, ya que el mismo no contamina, no ofrece peligro y le agrega valor a los subproductos. Igualmente importante es el hecho de que el hormigón consume menos energía térmica en su fabricación (a frío) que el asfalto. Como si eso no fuera suficiente, la durabilidad del pavimento de hormigón es el aspecto fundamental para la sustentabilidad. Establecidas las bases y metas del trabajo a ser desarrollado por el Proyecto Pavimentos de Hormigón, el paso siguiente fue la producción de  herramientas, que hoy por hoy alimenta y estimula las actividades de promoción técnica, divulgación y búsqueda de oportunidades de negocios.
Dada la inexistencia de un parque nacional de equipamientos adecuados para la ejecución de los pavimentos de hormigón, a fines de la década de 90 la industria del cemento aprobó la compra de cinco equipamientos de pavimentación de formas deslizantes de alto desempeño, seis usinas dosificadoras y mezcladoras de hormigón de gran porte, cuatro texturizadoras y aplicadoras de producto de cura química y un perfilógrafo tipo California. La decisión de la compra se basó en estudios que mostraban la ocurrencia de un circulo vicioso: no se compran máquinas porque no existen obras de pavimentación de hormigón y, como consecuencia, no existen pavimentos de hormigón porque no hay máquinas adecuadas. Todo ese equipamiento fue entregado a ABCP para gestión de sus aplicaciones en importantes obras nacionales.
La ABCP constituyó un equipo interno (Gestión de Equipamientos y Obras – GEO) especializado en la operación, en el mantenimiento preventivo y correctivo, en la administración, en la fiscalización y en la custodia de los equipamientos, así como en la transferencia de la tecnología asociada a esas técnicas. En la actualidad hay 24 juegos de equipos en Brasil.
Un hecho que marcó un hito fue la detección y la comprobación en obras diversas de la impropiedad del uso en pavimentos de hormigón de algunos de los productos de cura química existentes en el mercado nacional. Por acción directa de ABCP, se alertó a los fabricantes sobre el problema, y se los instó a corregirlo y a adecuarlo, lo que fue rápidamente hecho y, en ensayos periódicos realizados en el laboratorio de ABCP, se verificó el mantenimiento del alto estándar deseado. El ensayo fue conducido por los propios laboratorios y normalizado nacionalmente. Merece mención, también, el interés efectivo que se despertó en esas empresas y en otras fabricantes en el empleo de productos compuestos con materias primas brasileñas, sin impuestos de importación: Brasil pasó de importador a exportador de esos productos.
Lo mismo ocurrió con los productos sellantes de junta, hoy por hoy de calidad comprobada, lo que incluye sellantes premoldeados a base de material desarrollado y fabricado en Brasil.
Otros sectores importantes se unieron al proceso, lo que dio origen a la mejoría de los aditivos usados en hormigones de pavimentos y adecuó el suministro de acero para el empleo en ese tipo de pavimento.
Cabe señalar la compra y el uso de estaciones meteorológicas móviles, colocadas junto a las usinas de hormigón, lo que posibilitó el control estricto de las operaciones de colocación de hormigón en lo que respecta a la variación de las condiciones ambientales. 
Dentro del concepto asociativo de alianzas estratégicas, se estrechó la aproximación con entidades como el Departamento Nacional de Infraestructura de Transportes (DNIT), Desarrollo Rodoviario S.A. (DERSA), Empresa Brasileña de Infraestructura Aeroportuaria (INFRAERO), Ejército Brasileño/Ministerio de Defensa, Agencia de Transporte del Estado de São Paulo (ARTESP), Asociación Brasileña de Pavimentación (ABPv), Asociación Nacional de Infraestructura de Transportes (ANDIT), Asociación Brasileña de los Departamentos de Autopistas  (ABDER), Asociación Brasileña de Concesionarias de Carreteras (ABCR), Asociación Brasileña de Empresas de Obras Rodoviarias (ANEOR), Asociación Nacional de Investigadores en Ingeniería de de Transportes (ANPET), Secretaría Nacional de Puertos, Secretarías Estaduales y Municipales de Obras, Confederación Nacional de Transportes (CNT) y similares.
En la divulgación extensa de la tecnología del pavimento de hormigón, participó activamente, con stands y presentación de trabajos, de todos los eventos nacionales y regionales pertinentes al asunto. Se iniciaron con el relevamiento y el análisis sistemático de los datos completos sobre todas las posibilidades de obras de pavimentación federales, estaduales y municipales, tanto rodoviarias como urbanas, portuarias y aeroportuarias, periódicamente actualizadas, cuyo objetivo era disminuir o remover las principales dificultades identificadas para la adopción en gran escala de la solución “hormigón”, principalmente por el análisis de la competitividad técnica y económica de los diferentes tipos de pavimentos, de forma comparada, tomándose en cuenta además, el Presupuesto General de la Unión, de los Estados y de los Municipios.

RESULTADOS OBTENIDOS
Los resultados obtenidos en la pavimentación de hormigón en Brasil son significativos a lo largo de los últimos 15 años, y se pueden mencionar diversas obras de número, ya ejecutadas y en ejecución, como la carretera BR 101 NE, la Carretera de Circunvalación Mário Covas/SP, la Rodovia dos Imigrantes (San Pablo), la Vía Dutra (San Pablo), las Marginales Castello Branco (San Pablo), la MT – 130/MT, la BR–232 (Pernambuco), la BR–290 (Río Grande do Sul), la Sierra de São Vicente (BR 163/364, en Mato Grosso), la Carretera RS 118 (Río Grande do Sul), la Perimetral de Porto Alegre, y diversos corredores urbanos de ómnibus, para citar las más importantes.
Actualmente, están licitadas, en fase de inicio de construcción o en fase de proyecto y de licitación, diversas obras de pavimentación de hormigón en Brasil, tales como la BR 101 NE (Estados de Alagoas, Sergipe y Bahía), la Carretera de Circunvalación Mario Covas, (Tramos Este y Norte), la BR 050/MG, la Ronda de Circunvalación Viaria Interna y Externa de Belo Horizonte (Minas Gerais), la BR 381 (Minas Gerais), la MG 424 (Minas Gerais), la Serra de Nobres (BR 163, Mato Grosso), la BR 222 (en Ceará), la BR 020, la BR 392, en Río Grande do Sul, la Marginal Sur de la Vía Dutra (San Pablo), la Serra do Cafezal (BR 116, São Paulo) y los Corredores Urbanos de Ómnibus, entre otras, en un total de más de 2.800 km.
Como hecho relevante en el crecimiento del uso del Pavimento de Hormigón en Brasil, se cita la ejecución de importante obra por parte del Ejército Brasileño, la duplicación de la carretera BR 101 NE, con excepcional calidad y confort de rodamiento que rompe con todos los paradigmas en lo que respecta a las dificultades que se rumoreaban sobre esa técnica de pavimentación.
El Ejército Brasileño contactó a la ABCP para formar una asociación estratégica, con el objetivo de transferir tecnología y capacitar a las tropas para la ejecución de esas obras. El resultado de esa alianza fue la confección y la realización de un curso completo de ejecución y de control de obra, de dos semanas de duración, que comprendió todas las etapas e incluyó también capacitaciones prácticas, además de la realización de una pista escuela. Recién después de debidamente capacitados y aprobados por el Alto Comando Militar, los soldados fueron al tramo real a ser ejecutado. El resultado de esa alianza generó un producto de alta calidad, además de permitir el desarrollo de diversos nuevos procedimientos de obra. A título de ejemplo, las Figuras seguientes ilustran las principales obras ejecutadas en Brasil en los últimos años.

EL FUTURO
El objetivo de aquí hacia adelante será seguir consolidando y ampliando el empleo del pavimento de hormigón en Brasil. A continuación, se describen las principales prácticas futuras del Proyecto Pavimento de Hormigón, de ABCP:
-Monitoreo del mercado e identificación de nuevas oportunidades;
-Actualización y perfeccionamiento técnico por medio de intercambio internacional (visitas y presencias en congresos internacionales);
-Desarrollo de investigaciones aplicadas;
-Actualización constante de las herramientas técnicas y promocionales; 
-Actuación intensa junto a las diversas modalidades de transportes brasileñas;
-Mejoría de los programas de definición de alternativas de pavimentación;
-Actualización constante de las Normas y Procedimientos del Pavimento de Hormigón;
-Prestación de asesoramiento y consultoría técnica;
-Elaboración de artículos y trabajos técnicos;
-Búsqueda incesante de la calidad de las futuras obras;
-Capacitación y transferencia de tecnología al mercado técnico y universitario;
-Fortalecimiento de las alianzas ya constituidas, particularmente con el Ejército Brasileño;
-Convenios y Actas de Cooperación Técnica con Organismos Públicos.

EPIGRAFES:
1 y 2. Camino del Mar.
3 y 4. Carretera Rio-San Pablo (Vía Dutra).
5. Inauguración de la Via Anchieta, en 1947.
6. Carretera BR-101 (foto: Paulo Negreiros).
7. Rodoanel (foto: Dersa).
8. Sierra de San Vicente  (foto: Pugás/DNIT).

*El Ing. Ronaldo Vizzoni es Gerente Nacional de Infraestructura de la Asociación Brasileña de Cemento Portland (ABCP).