El Centro de Gestión de Movilidad de la Intendencia de Montevideo

*Por el Ing. Boris Goloubintseff, Director del Centro de Gestión de Movilidad. Intendencia de Montevideo.

Introducción
El Centro de Gestión de Movilidad de la Intendencia de Montevideo, en adelante CGM, inaugurado en mayo de 2016, opera en forma centralizada e inteligente sobre casi el 70 % de la red semafórica de Montevideo, actuando en tiempo real. A la fecha, son 507 intersecciones controladas a distancia a través de herramientas tecnológicas de última generación, intercomunicadas a través de una potente red de fibra óptica.
Objetivos del CGM
El CGM es la implementación de Sistemas Inteligentes de Transporte (ITS) aplicados a la administración, gestión y control del tránsito y del transporte de la ciudad. Sus principales objetivos son:
Mejorar la fluidez del tránsito en la ciudad.
Disminuir los tiempos de viaje.
Mejorar la Seguridad Vial.
Mejorar y aumentar la capacidad de control.
Incrementar la información a los ciudadanos.
Profesionalizar la planificación y modelación del tránsito, con el uso de herramientas informáticas y técnicas de ingeniería de tránsito.
Arquitectura del CGM
El modelo de trabajo se apoya en una plataforma de integración donde se conectan todos los dispositivos. Estos se controlan y se monitorean desde la Sala de Monitoreo, durante las 24 horas, todos los días del año. En esta plataforma, se incluyen los sistemas de gestión de tránsito, donde se comandan planes semafóricos, controles horarios y escenarios predefinidos de acuerdo a los volúmenes de tránsito, sistemas de información a los usuarios y sistemas de monitoreo a través de circuito cerrado de TV.
Luego de transcurridos cuatro años del inicio de las actividades, y completas las Fases I y II de implementación de este proyecto, a la fecha de hoy contamos con los siguientes dispositivos gestionados desde el CGM y operando en la vía pública:
507 controladores semafóricos centralizables.
143 cámaras de monitoreo de tránsito en circuito de CCTV.
340 cámaras de conteo y clasificación vehicular.
44 sensores inalámbricos receptores de señal Wifi y/o bluetooth.
14 paneles de mensajería variable.
46 puntos fijos de fiscalización electrónica (control de velocidad y luz roja).
Gestión diaria
La gestión del CGM la definimos como una gestión mixta, público-privada, donde cada uno de los actores cumple roles específicos.
La política de gerenciamiento del CGM está a cargo de la Intendencia y de sus organismos institucionales, desde su dirección política a través del del Dpto. de Movilidad hasta su dirección técnica en la Dirección y Coordinación del Centro, con funcionarios estables de la Comuna.
El área telemática, tanto en la administración y mantenimiento de software y servidores como en las telecomunicaciones, la realiza el Dpto. Informático de la Intendencia, apoyándose en una potente red de fibra óptica, tanto sobre infraestructura propia de la IM como en la propia red de ANTEL, organismo oficial de las Telecomunicaciones en Uruguay, propiedad del Estado Uruguayo.
Mientras tanto, la operación diaria, el mantenimiento de todos los dispositivos en la vía pública, la gestión de la plataforma, el desarrollo de software y la ingeniería de tránsito aplicada, son realizadas por el Operador/Contratista, quien dispone tanto en el mismo recinto del CGM como en equipos externos del personal técnico y profesional capacitado para cada una de las tareas específicas que se detallaron.
El funcionamiento del CGM es “full time”, es decir, monitoreamos el estado del tránsito 24 horas, 7 días a la semana, con control del estado de funcionamiento de todos los semáforos centralizados, estimación y cálculo de tiempos de viaje en las horas punta matutina y vespertina, atención del Call Center, con respuesta a más de 4.000 llamadas mensuales y administración de cuentas en redes sociales, con más de 40.000 seguidores en la cuenta de Twitter (@imtransito).
Ingeniería de tránsito
En el área de Ingeniería del CGM se elaboran todos los planes semafóricos para la red semafórica centralizada, realizando la planificación por intersección y por arteria, los planes horarios y los programas que regulan los escenarios que se vuelcan a la vía pública a partir de los parámetros de demanda de tránsito a cada hora del día (sistema actuado a demanda con biblioteca de planes preestablecidos).
Además de esta tarea planificada y que se ha ido desarrollando en concordancia con el crecimiento de la cobertura geográfica en el control semafórico, diariamente se monitorea el estado de todos los planes, lo que genera modificaciones en repartos de los planes habituales, ajustes de desfasaje para optimización de la coordinación y la creación y modificación de planes para atender las contingencias externas que se presentan (desvíos, obras viales, siniestros, intervenciones sociales, etc.) y hacen que se vean afectadas las condiciones habituales de circulación del tránsito en diversas arterias o zonas de la ciudad.
Fiscalización Electrónica
En forma muy reducida, ya que no es objetivo de esta nota analizar este pilar del CGM y su incidencia sobre la mejora de la Seguridad Vial, repasamos los sistemas de fiscalización electrónica incorporados al CGM en esta nueva era tecnológica.
La fiscalización se divide en tres modalidades:
Fiscalización Fija, donde se controla con equipos montados en gabinetes en la vía pública excesos de velocidad en arterias de diversa importancia, controlando en ambos sentidos de circulación y violación de luz roja semafórica, cuando el equipo está asociado al controlador de un semáforo.
Fiscalización Móvil, donde los equipos de registración y control están montados sobre vehículos que circulan por la ciudad, aplicando fundamentalmente infracciones vinculadas a los estacionamientos, sus prohibiciones y sus pagos en los lugares predefinidos como Estacionamiento Tarifado.
Fiscalización Portátil, consistente en tres equipos de radar con tecnología LIDAR, que fiscaliza excesos de velocidad en principales arterias urbanas y en zonas suburbanas en la periferia de Montevideo, donde existen accesos e interconexiones con perfil de ruta nacional.
EL CGM DURANTE LA PANDEMIA
Este periodo de emergencia sanitaria que estamos transitando en nuestro país desde el pasado 13 de marzo, nos complicó como en todas partes del mundo, tanto por lo rápido que se precipitó el problema como por los efectos colaterales que han surgido y hasta hoy se mantienen, principalmente relacionados con la actividad económica del país y sus habitantes.
En nuestro ámbito, y gracias al apoyo del área informática de la Intendencia y al gran trabajo que desarrollaron sus profesionales, pudimos trasladar el 100% de la operativa diaria del CGM a la modalidad de Teletrabajo o Trabajo a Distancia, tanto las áreas de operación y monitoreo que trabajan en tiempo real u “on line” como las áreas de mantenimiento e ingeniería que lo pueden hacer en tiempo diferido u “off line”, y de esta manera poder cumplir con las exhortaciones de aislamiento domiciliario y no circulación de personas que recomendaron tanto las autoridades nacionales como departamentales.
Esto fue posible gracias a que este proyecto está íntegramente apoyado en sistemas informáticos y con servidores propios donde se almacena la información diaria, por lo que tanto los operadores como los ingenieros pudieron acceder, cada uno desde su propio hogar, a todas las herramientas de visualización, control y gestión, desde las alarmas de los controladores semafóricos, pasando por las imágenes del circuito cerrado de TV y terminando por el acceso a bases de datos de volúmenes vehiculares y registros de tiempos de viaje.
Con la información disponible pudimos, en forma diaria, procesar y compartir información de la situación que se estaba dando en la movilidad de la ciudad y cómo iba evolucionando el comportamiento del tránsito y la circulación día a día, tanto a la baja en las primeras semanas de emergencia sanitaria como al alza, en estos últimos días.
Realizamos estudios generales de las principales arterias de interconexión de la ciudad, así como estudios puntuales de alguna zona del Dpto. en particular, sobre la zona centro de Montevideo se hicieron muestreos específicos, dado que es la zona de la ciudad donde se desarrolla la mayor parte de la actividad administrativa gubernamental y bancaria.
Además del valor general diario recabado a partir la toma de datos en una muestra preseleccionada de sensores que definimos como representativos, también hicimos análisis específicos de los comportamientos durante los días de fines de semana.
Finalmente, también estudiamos los comportamientos de ingreso y egreso al área central de la ciudad, en las habituales horas y días punta matutina y vespertina, haciendo énfasis en lo que ocurría los días viernes por la tarde y los días lunes por la mañana.
Gracias al procesamiento de esta información, en forma diaria, fue posible que las autoridades de la Intendencia contaran con datos certeros y actualizados de gran valía para la toma de decisiones respecto a las medidas restrictivas que se debían afrontar. Asimismo, y gracias a los canales de comunicación con que cuenta la Intendencia y que los relaciona con todos los medios de comunicación, toda la ciudadanía del departamento pudo contar con la misma información actualizada y convalidada diariamente.