“EL CERTIFICADO IRAM ES UNA GARANTÍA DE CALIDAD EN LA QUE EL CONSUMIDOR CONFÍA”

El nuevo presidente del Consejo Directivo del Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), Dr. M. Enrique Romero, y el director general de la Institución, Lic. Mario O. Wittner, analizaron aspectos de su origen y gestión.  

¿Cómo se creó el organismo?

Mario Wittner (M.W): El Instituto Argentino de Normalización y Certificación (IRAM), es una asociación civil sin fines de lucro creada en 1935. En aquel momento, la Unión Industrial Argentina (UIA), así como una importante cantidad de industrias, organismos y universidades, se unieron para fundar  una Institución dedicada a normas técnicas, dado que en Argentina convivían numerosas y diversas tecnologías, lo cual hacía necesario establecer el criterio de unificar y crear reglas nacionales.
¿Cuál es la situación actual?
M.W.: Actualmente, IRAM representa también al país en organismos internacionales como son la Organización Internacional para Normalización (ISO, por sus siglas en inglés), que reúne a 156 países, y en la Comisión Electrotécnica Internacional (IEC) junto con AEA. Cuenta con 8.000 normas aprobadas, tanto en construcciones, como en productos eléctricos, de juguetes, temas de responsabilidad social, medio ambiente, y en todo lo referido a temas de calidad. Otra actividad importante del IRAM es la certificación de sistemas de gestión, ISO 9000, ISO 9001, ISO 14000, ISO 14001 y otros, que desarrolla tanto en Argentina como en países con los cuales tiene convenidos tecnológicos. El Instituto comenzó a certificar productos a fines de la década del ’50, siendo el primero en hacerlo en Latinoamérica, contando, actualmente, con más de 17.000 productos certificados. Tanto en certificación como en sistemas de gestión, es líder en Argentina.
¿Cómo se opera el Instituto?
M.W: Desde el punto de vista organizativo, la autoridad máxima es el Consejo Directivo que está integrado por 28 miembros que representan: un tercio al sector productivo, otro tercio al de usuarios y consumo, y el último a la esfera científico-técnica, que incluye a organismos de ese carácter. Tiene más de 1.300 socios, entre industrias, organismos privados, gubernamentales y universidades, que participan a través de sus representantes en los comités de estudio de normas y en la conducción del Instituto integrando el Consejo.
¿Las empresas están obligadas a certificar y normalizar?
M.W: Hay certificaciones voluntarias y obligatorias. El certificado IRAM es una garantía de calidad en la que el consumidor confía, por lo tanto, al momento de adquirir un producto, constata los sellos de calidad de los mismos. No obstante, hay algunos de ellos, como por ejemplo los artefactos eléctricos hogareños y los juguetes, que deben ser certificados obligatoriamente por temas de seguridad. Las capacitaciones que brinda el IRAM permiten  a las empresas obtener el mejoramiento de su gestión. En este campo estamos enfocados en gestión de calidad, ambiental, salud y de seguridad en el trabajo.

VIALIDAD
¿Cómo se encuentra posicionado el sector construcción y vial frente a las normas?
Enrique Romero (E.R): En general, este sector respondió con entusiasmo ante la convocatoria del IRAM para trabajar en las diversas áreas que tratan sobre los materiales de la construcción. Más allá de los distintos sectores responsables de la provisión de insumos específicos para la construcción, así como  para los destinados a  las obras viales, se destaca el desarrollo de la normativa relacionada con la maquinaria vial, que llega, en este caso, a un alto grado de integración regional a través de normativas específicas del Mercosur.
Si bien existe un importante conjunto de normas aplicables en este campo, se continuará  avanzando con la normalización de los insumos destinados a pavimentos, como ya sucede con el cemento, encarando también  los aspectos ambientales involucrados en estas construcciones.
¿Cómo se maneja el proceso de normalización en las obras?
E.R: Específicamente en las obras viales se aplican, según los diferentes casos, normas nacionales o extranjeras (norteamericanas, canadienses y europeas, fundamentalmente). Para la realización de los ensayos de verificación se cuenta con la colaboración de diversas Instituciones (INTI / LEMIT, entre otros) así como con laboratorios de universidades (nacionales y provinciales). En general la normativa empleada tiene su origen en similares ya experimentadas en el extranjero y con probados resultados.
¿Qué certificaciones deben cumplir los productos utilizados en obras, como el hormigón y sus componentes, el cemento y los agregados?
E.R: Para cada familia de productos en particular se pueden certificar diferentes características técnicas. Actualmente, cobra importancia el ciclo de vida de los diversos elementos. Esto implica que, más allá de las necesidades intrínsecas del material y de cómo responde durante su uso, es imprescindible tener en cuenta el proceso de fabricación: la materia prima y demás productos utilizados (de dónde se obtienen y con qué métodos); los sistemas, herramientas y maquinarias que se emplean para su traslado y colocación en la construcción; cómo responden ante la demolición del edificio; y cómo se produce la disposición final de estos elementos.
¿Qué factores se deben considerar para contribuir al crecimiento del sector y evitar efectos negativos?
E.R: Desde las empresas, se debe incentivar el empleo de materiales y métodos constructivos que tengan en cuenta la elección del lugar donde se construye; los sistemas eficientes para el uso del agua, la energía y la atmósfera; la optimización de los materiales y recursos (en todas sus fases); y el cuidado del ambiente del edificio, la seguridad de quienes construyen y quienes se benefician con su uso. Es fundamental la sensibilización de los sectores involucrados en torno a esto, y el desarrollo de esta normativa que aún es incipiente.

SEGURIDAD
¿De qué manera contribuye el Instituto para aumentar el bienestar y la seguridad de las personas?
E.R: Mediante la inclusión en normas de aspectos relativos a la seguridad, en distintos productos de uso directo o indirecto por las personas. Un aspecto importante es la contribución de estas normas en la actividad laboral por medio de equipos de protección personal, como cascos, guantes, calzado de seguridad, protectores auditivos y respiratorios, entre otros.
Además, las normas ayudan a mejorar la calidad de vida y elevar el bienestar de las personas al favorecer, por ejemplo, la interoperabilidad entre productos de distintas marcas o incluso permitir la utilización de diversos elementos por grupos vulnerables. En el área de servicios, las normas impulsan una mejora continua para el consumidor,  a través de la gestión de sistemas de distribución de agua potable, y en el tratamiento de reclamos, etc.
¿A nivel tecnológico, que normativas son utilizadas para garantizar la seguridad vial en las rutas argentinas?
E.R: Por un lado, existen las normativas relacionadas a los materiales de la construcción de las obras viales, así como las definiciones en cuanto a señalización y alumbrado público.
Con respecto a los vehículos, todos los componentes de seguridad tanto pasivos (apoya cabezas), como activos (líquidos de frenos, neumáticos, parabrisas) se encuentran normalizados. 

CUIDADO AMBIENTAL
¿Cuál es el aporte del IRAM para preservar el medio ambiente?
E.R: En el área ambiental, el IRAM trabaja activamente en la normalización internacional, regional y nacional. Desde 1996 participa como miembro activo del Comité Técnico de la ISO que se ocupa de la normativa de gestión ambiental, con su norma base ISO 14001, que fuera adoptada por el IRAM para Argentina. Ésta es una serie de normas que contribuyen a la mejora del desempeño ambiental de las organizaciones, la gestión de gases efecto invernadero, el ciclo de vida de los productos y en auditorías ambientales, entre otros.
También, debe destacarse la labor llevada a cabo en el área de calidad ambiental con el desempeño de normas nacionales sobre métodos de muestreo y análisis para la calidad del aire, el agua y el suelo. Muchas de estas normas creadas por el IRAM son tomadas por las autoridades de aplicación ambientales para su función de control y preservación del ambiente.

 

 NORMATIVAS IRAM

 • Maquinaria vial.

• Mecánica de suelos.

• Geotecnia

• Asfaltos.

• Productos asfálticos.

• Geosintéticos.

• Aditivos y selladores.

• Cementos.

• Agregados.

• Cales

• Hormigones y Adoquines de hormigón.

• Pinturas y termoplásticos para demarcación.

• Tachas retrorreflectoras.

• Láminas retrorreflectivas.

• Seguridad para el transporte de personas.

• Seguridad vial.

• Defensas de acero conformado cincado.

• Alumbrado público.

• Medidores de velocidad de vehículos.

• Gestión ambiental.

• Gestión de la calidad.