El equipo más productivo

En tiempos de tanto cambio, como los que vivimos hoy en nuestra región, resulta imprescindible prestar especial atención a los costos con los cuales hacemos las obras que nos permitirán desarrollar el futuro del país.
En esta carrera por la optimización de los recursos, las empresas están con la tensión puesta en conseguir la máquina más productiva. Y para ello, no es suficiente contar con la máquina de ciclos más cortos, mayores capacidades de carga o de bombeo. Uno de los puntos que se torna clave es el mantenimiento de las máquinas y los costos que esta acción demandan.
Es por ello que hablamos de equipo productivo y no sólo de la máquina.
El equipo, entonces, está conformado por la máquina per se, el operador, el jefe de obra, la empresa titular de la máquina y el servicio de posventa siendo la buena comunicación el principal factor de éxito.
Desde Tutelkan estamos convencidos que el trabajo en equipo es la clave para asegurar los menores tiempos de máquina parada y con ello maximizar la productividad. Una de las herramientas con las que contamos para asegurar esto, son los acuerdos de mantenimiento que se redactan en conjunto con el cliente con el objetivo de contemplar las necesidades particulares de cada uno y que se ajusten a los requerimientos e indicadores necesarios en cada trabajo. Esta es la base de este vínculo que nos permite anticiparnos a las posibles fallas que un equipo pudiera presentar durante su vida útil.
Lo cierto es que, eventualmente, todas las máquinas están sujetas a presentar alguna falla que, dependiendo de la gravedad de la misma, puede o no dejar el equipo fuera de funciones causando grandes dolores de cabeza. Sin embargo, si cuenta con los mantenimientos diarios y preventivos realizados en forma regular, respetando las recomendaciones del fabricante para cada aplicación, la probabilidad de que la falla deje al equipo fuera de operación de forma imprevista, prácticamente se anula.
La otra gran ventaja que presenta esta forma de trabajo más proactiva es que, en el eventual caso de que una pieza falle, la rotura tiende a ser más localizada disminuyendo el impacto sobre otras partes de la máquina producto del buen mantenimiento de las mismas.
De parte de la jefatura de obra, este vínculo regular con nuestros técnicos, les ofrece a los clientes una mayor tranquilidad porque saben que tienen la ayuda que necesitan en forma directa para asistirlos en caso de que surja algún contratiempo.
Todos sabemos lo importante que es poder contar con la solución de qué “tecla” hay que apretar para que la máquina siga bombeando hormigón cuando tenemos dos camiones cargados haciendo cola para entregar el concreto.
Por último, pero no menos importante, de hecho me animo a decir que quizás, la pieza más importante de este equipo; el operador de la máquina cuenta con capacitaciones de operación y mantenimiento que son dictadas por nuestros especialistas con el objetivo de que esté siempre a la vanguardia, contemplando todas las nuevas tecnologías con que los fabricantes equipan a nuestras máquinas para que sean cada vez más productivas.
Hoy en día en Argentina tenemos más de 25 acuerdos de mantenimiento y podemos asegurar que si bien todos se parecen o mejor dicho comparten la esencia, cada uno de ellos es distinto entre sí, ya que fueron confeccionados a la medida de cada cliente.
Hoy, ellos han podido comprobar la efectividad de los mismos a través de la disminución de los costos operativos, los tiempos de máquina parada, la efectividad y velocidad en los tiempos de respuesta que tienen en caso de alguna emergencia.
Tutelkan tiene oficinas y talleres en Buenos Aires, Mendoza y San Juan y es representante oficial de las marcas VOLVO CE, CIFA, Chicago Pneumatic, Dressta y SDLG. Los invitamos a acercarse a alguna de nuestras oficinas o bien comunicarse con nosotros por teléfono o a través de nuestras redes para que juntos podamos armar el equipo más productivo.