“El futuro del transporte colectivo de pasajeros pasa por los vehículos eléctricos”


Entrevista a Mag. Fernando Barcia, Gerente General de C.U.T.C.S.A., Montevideo, Uruguay. de C.U.T.C.S.A., Montevideo, Uruguay.

-¿Cómo fue la incorporación de los Buses Eléctricos?
Mag. Fernando Barcia
: Cutcsa viene trabajando los temas de sostenibilidad de su matriz energética desde siempre con diversos proyectos: escuela de conducción, gestión del combustible, mezcla biodiesel, incorporación de aditivos al gas oil, etc.
En el año 2016 se pone en marcha el proyecto “Movilidad Eléctrica”, en el cual la empresa adquiere en propiedad un vehículo a batería 100% eléctrico BYD K9 que se destina a trabajar en condiciones reales de servicio.
Los objetivos del proyecto abarcaron el seguimiento de iniciativas similares en el mundo, el análisis de las tecnologías disponibles en vehículos y sistemas de carga, el estudio y desarrollo de herramientas de gestión y la capacitación de recursos propios en cada uno de estos temas.
En forma paralela, se incorporaron a la flota auxiliar de servicio, automóviles eléctricos BYD e5 y se instaló para los mismos un centro de carga con el fin de estudiar las particularidades de la gestión de vehículos con estas características.
Como resultado final se redacta el documento “Requerimientos técnicos buses eléctrico 2019” donde se establecen los requisitos a cumplir por los buses para ser incorporados a nuestra flota y se proyecta el Centro de Cargas en nuestro predio “Planta Añon”.
-¿Cuáles son los beneficios que aportan?
F.B.:
El principal beneficio es el ambiental. Son vehículos con cero emisiones de CO2 y de material particulado. Además, son vehículos silenciosos que no producen contaminación sonora.
Por sus características, son muy bien apreciados tanto por el personal de conducción como por los clientes del servicio de transporte.
Estas unidades tienen una ecuación económica diferente a la de los vehículos convencionales. Por un lado, el combustible (la energía eléctrica) tiene un costo menor que el gasoil (aunque en Uruguay el gasoil tiene un subsidio para las empresas de transporte público de pasajeros). También esperamos tener menores costos de mantenimiento al tener una menor cantidad de componentes mecánicos.
Pero por otro lado, la vida útil de las baterías que es un componente costoso (aproximadamente el 50% del valor del vehículo), tiene una garantía de 8 años. O sea la mitad de la vida útil de un ómnibus convencional.
El tercer aspecto que hay que tener en cuenta desde el punto de vista funcional, es que la autonomía puede ser un problema. En nuestro caso, un coche eléctrico podría realizar los turnos diarios en aproximadamente un 20% de los servicios. En los demás, no tendrían la carga suficiente como para terminar su jornada diaria.
-¿Cuántas unidades se incorporaron y cuántas piensan incorporar a futuro?
F.B.:
A partir del mes de junio de 2020 se incorporaron al servicio 20 unidades al amparo del subsidio creado por el Art. Art. 349 de la ley N° 19.670. Esta norma legal, permitiría incorporar aproximadamente unos 120 ómnibus eléctricos en todo el país.
Dependerá del grado de interés que tengan los demás operadores de los servicios de transporte público, pero podemos estimar que CUTCSA incorpore en los próximos años entre 30 y 50 unidades eléctricas adicionales a las que ya tiene.
Es por esta razón que ya tenemos hechas las obras en nuestra principal Planta de Estacionamiento, para cargar diariamente hasta 100 ómnibus eléctricos.
El ritmo de renovación dependerá también de los avances tecnológicos que permitan aumentar la autonomía de los vehículos así como mejorar su capacidad de transporte.
-¿Por dónde van a circular?
F.B.:
Las 20 unidades circulan por 3 líneas denominadas CE1, DE1 y E14 que recorren la zona este y centro de la ciudad.
Las características de estas líneas son las que permiten asegurar que pueden cumplir con todos los viajes asignados diariamente (recorridos netamente urbanos, con muchas paradas, con una velocidad comercial relativamente baja). Hay que tener presente que estos vehículos regeneran energía con el frenado.
-¿Qué velocidad máxima alcanzan?
F.B.:
Alcanzan una velocidad máxima de 80Km/h.
-¿Qué autonomía tienen?
F.B.:
La autonomía depende de múltiples factores como ser: modo de conducción, uso del aire acondicionado, condiciones de la ruta, etc. En términos promedio se lograron autonomías de 250 Km.
-¿Qué modelo son y de qué origen?
F.B.
: Son vehículos de fabricación china, marca BYD, modelo K9W, de 12,05 mts de largo, piso low entry, con 3 puertas y 31 pasajeros sentados. Cuentan con batería BYD de 348 kwh. Al momento de la compra, la fábrica BYD acreditó contar con 46.265 unidades fabricadas para China y 2.252 en el resto del mundo de las cuales 438 son en Sudamérica. Los fabricantes chinos han sido los protagonistas en estos últimos años en la producción de los vehículos eléctricos; aunque últimamente, los europeos están desarrollando baterías de estado sólido que permitirían llegar a autonomías del orden de los 350 a 400 kms.
-¿La matriz eléctrica de Uruguay sufrió algún tipo de modificación?
F.B.:
En nuestro país, la generación de energía se realiza en más del 95% con energías renovables con fuerte presencia de la generación eólica. Esto trae como consecuencia la existencia de un excedente de generación en horas valle (00:00 a 07:00). Este excedente es el que el Gobierno Nacional quiere aprovechar, estimulando el aumento del parque automotor eléctrico con carga lenta nocturna. Por esta razón es que, mediante una norma legal específica, creó un subsidio que se hace cargo de la diferencia entre el costo de un ómnibus eléctrico y un ómnibus convencional.
-¿Como visualizan el futuro?
F.B.:
Visualizamos que el futuro del transporte colectivo de pasajeros pasa por los vehículos eléctricos. En el Uruguay, el modelo de ómnibus eléctrico con baterías de carga lenta está directamente relacionado con el mejor aprovechamiento de la matriz de generación de energía del país. El ritmo de renovación de vehículos convencionales por eléctricos dependerá de los avances en la tecnología que aseguren una mayor autonomía, optimicen la capacidad de transporte y reduzcan los precios de las unidades.