El Gobierno Nacional licitará obras a través del sistema de PPP

El Gobierno nacional presentó el miércoles 1 de noviembre, en el Centro Cultural Kirchner, la primera iniciativa que se llevará adelante a través del sistema de Participación Público Privada (PPP), con una inversión de más de 16.700 millones de dólares. Se trata del desarrollo de una Red de Autopistas y Rutas Seguras con obras para modernizar más de 7.000 km de rutas nacionales.
El plan que lleva adelante el Ministerio de Transporte de la Nación, a través de Vialidad Nacional, contempla una inversión de 12.572 millones de dólares durante los primeros 4 años y 4.172 millones de dólares en los siguientes 11 años.
Se intervendrán alrededor de 7.277 kilómetros de rutas nacionales e incluye la construcción de 1.610 km de autopistas, 3.310 km de ruta segura, 324 km de obras especiales y 26 km de variantes, en total, 5.270 km. En los restantes 2.077 km se realizarán obras de mejoramiento y mantenimiento de la red vial existente. El Plan se dividirá en tres etapas de licitación: la primera entre noviembre de 2017 y abril de 2018; la segunda, entre febrero de 2018 y julio de 2018, y la tercera entre junio de 2018 y noviembre de 2018.
El de Rutas Seguras es un concepto que no existía en la Argentina: son rutas con banquinas pavimentadas; carriles anchos; obras para evitar cruces por localidades; cruces a diferente nivel con rutas importantes y ferrocarriles y circunvalaciones, entre otras.
Luego de la apertura de la presentación del Plan de Participación Público Privada a nivel nacional realizada por el Jefe de Gabinete, Marcos Peña, la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso, expuso sobre el nuevo contexto de transparencia y competencia en el entorno de negocios de Argentina. El ministro de Finanzas Luis Caputo y su jefe de Gabinete, Pablo Quirno, brindaron los lineamientos del Plan de PPP argentino y los próximos proyectos a licitarse mediante este sistema en el país.
Por su parte, el ministro de Transporte de la Nación, Lic. Guillermo Dietrich, detalló los avances del Plan Nacional de Transporte en materia de obras y las nuevas prácticas de transparencia que se fueron implementando en los últimos dos años.
Por otro lado, el administrador de Vialidad Nacional, Ing. Javier Iguacel, fue el encargado de presentar los detalles de la Red de Autopistas y Rutas Seguras a licitar por el sistema de PPP. Se trata de un esquema a largo plazo que tiene como objetivo general que la red vial argentina gane seguridad y transitabilidad, dos factores clave para bajar costos logísticos, fomentar el turismo y reducir los siniestros en innumerable cantidad de pueblos y ciudades del país.
Para alcanzar esas metas, se modificará de manera radical el mapa de caminos con que cuenta Argentina: de tener un 12% de su red en autopistas pasaría a un 54%, del 6% de semi autopistas al 4%, del 82% de ruta común a un 42% de ruta segura.
Los proyectos son 16 en total: Corredor A: Ruta Nacional 3 y 226; Corredor B: Ruta Nacional 5; Corredor C: Ruta Nacional 7 y 33. Corredor D: Ruta Nacional 8, 36, A-005, 158, 188; Corredor E: Ruta Nacional 9, 11,34, 193, A-008, A-012; Corredor F: Autopista Rosario-Córdoba Ruta Nacional 9 y Ruta Nacional 33; Corredor G: Ruta Nacional 12 y 16; Corredor H: Ruta Nacional 34, 9, 66 y 1V66; Corredor I: Ruta Nacional 19 y 34; Corredor Sur: Au. Ricchieri, Avenida Jorge Newbery, Autopista Ezeiza – Cañuelas y rutas 3 y 205; Corredor BB: Ruta Nacional 3, 33, 229, 249, 252, 1V252, 1V3; Corredor Cuyo: Ruta Nacional 7, 20, 40; Corredor Au. Parque: Autopista Parque. A ellos se suman el Puente Paraná –Santa Fe y el Puente Chaco – Corrientes.

Los proyectos PPP se financiarán fundamentalmente a través del impuesto al gasoil, un gravamen que en su origen estuvo destinado a la realización de obras. El nuevo esquema garantiza la seguridad jurídica y financiera, al adoptar como mecanismo para abordar posibles controversias entre las partes la intervención de paneles técnicos como paso previo a recurrir a los procesos formales en tribunales judiciales. Este es un punto clave para atraer inversiones acordes a la magnitud de las obras que se van a ejecutar en los primeros 4 años. Además, la nueva modalidad genera incentivos para que las empresas finalicen las obras en el menor tiempo posible porque implementa un sistema en el que se le reconoce a la empresa contratista la eficacia y la rapidez.
Por otro lado, exige a los contratistas estándares más elevados de calidad, así como disponer de equipos mínimos propios para responder velozmente ante la necesidad de realizar obras de emergencia como ocurre, por ejemplo, en el caso de inundaciones que perjudican el estado de las calzadas. Este nuevo plan disminuirá considerablemente el número de siniestros viales en torno al 50 por ciento, gracias a la construcción de nuevas autopistas y obras de seguridad; tendrá incidencia en el ahorro de los costos de combustible, estimado en 2.000 millones de litros durante los próximos 15 años. Además, generará unos 100.000 puestos de trabajo.
También impactará directamente en el ordenamiento de los accesos a los principales centros urbanos de la Argentina, reduciendo tiempos de viaje, costos logísticos y de transporte y potenciando la actividad turística.
El sistema actual que rige los contratos de los corredores concesionados vence en abril de 2018. Considerando la demanda creciente de caminos adecuados a las necesidades de la economía, el turismo y el transporte en general, este sistema resulta insuficiente.
En términos de infraestructura, la consecuencia más palpable del sistema anterior es el deterioro de las rutas debido a las escasas obras de mantenimiento y ampliación que se realizaron dado que la ecuación económica de los contratos anteriores no permitía realizar las inversiones necesarias. El nuevo sistema permitirá contar con una inversión fuerte que expanda la capacidad y mejore las condiciones de seguridad en las rutas más transitadas y estratégicas para el desarrollo del país.