“El mercado latinoamericano tiene un potencial muy grande”

De visita en la Argentina, Revista Vial dialogó con el Giacomo Marchiori, ingeniero de ventas de la división de tráfico de la empresa Tattile, de Italia.

 

-¿Dónde está radicada la empresa?
Giacomo Marchiori: La empresa es de origen italiano, todo es 100% industria italiana. Y está radicada en Brescia, cerca de Bérgamo. Desde hace 30 años hacemos biosolución y luego continuamos con las aplicaciones para el tráfico. Trabajan aproximadamente 80 personas y tenemos un mercado que alcanza a 75 países en el mundo.

-En Latinoamérica, ¿En qué países están presentes?
G.M.: Estamos presente en Chile, Argentina, Colombia y Ecuador.

-¿Cuáles son los principales productos que manejan para el tránsito?
G.M.: Para el tránsito tenemos productos para el peaje, lectura de patente, identificación de vehículos y además, desarrollamos un software que toma las características del vehículo como la marca, modelo, color y tipología. Esto permite identificar la clase de vehículo asociada a una determinada patente. Es algo muy beneficioso para la seguridad de las personas.
Por otro lado, trabajamos en lo que es conteo vehicular y también desarrollamos un Enforcement (aplicación) para el control de las infracciones del semáforo en rojo, de velocidad, y por el carril exclusivo del colectivo o taxi. El último campo de la aplicación es el Seguimiento de Vehículos Sospechosos (Tracking suspect vehicles). Aquí trabajamos en conjunto con la policía local y las fuerzas militares, también mediante aplicación móvil.

-Respecto a las soluciones de los semáforos en rojo, ¿cómo funcionan sus cámaras?
G.M.: Nuestras soluciones para los semáforos en rojo, tienen un montaje muy importante, todo es analizado para las cámaras, vía imagen. No necesitamos colgar la cámara con el semáforo, ni
instalar nada que sea impactante, y otro dato es que no necesita una mantención importante.
La cámara va a ver si el semáforo es rojo, a través de la luz virtual y si la patente excedió la línea, automáticamente va a hacer la infracción y enviar la multa.
Nuestra cámara es inteligente porque tiene toda la inteligencia internamente, no necesita ningún procesador interno. Todo se procesa internamente.

-¿Tiene infrarrojo también?
G.M.: Si, tiene infrarrojo también. Está incluido en las cámaras. Y por eso no tenemos problema en hacerlo de día o de noche.

-¿Ustedes se encargan también de todo el procedimiento de las infracciones?
G.M.: Nosotros no estamos en el negocio de las multas, solamente manufacturamos las cámaras. No nos encargamos de todo lo que es la gestión de la multa.

-¿Para controlar la velocidad se utiliza la misma cámara?
G.M: Esa es otra cámara específica que funciona con un cinemómetro para que pueda tomar la velocidad. Pero la idea de nuestros productos es que todo vaya unificado en una única cámara. Que solo se instale un solo dispositivo.

-¿Cómo es el proceso para bajar los datos?
G.M.: Usualmente si la cámara está conectada a Internet los datos van automáticamente en streaming, en tiempo real a donde quieras. Pero a su vez, la cámara tiene una memoria interna por si se genera un corte de energía eléctrica. Lo importante es que no se tiene que invadir la calle con otro poste o box, ya que todo está incluido en la misma cámara.

-Específicamente, ¿Con qué productos están trabajando en Argentina?
G.M.: Aquí ahora estamos hablando en particular por el semáforo en rojo, que nos requiere una homologación específica. Por lo entiendo es una necesidad que tiene la ciudad. La idea es también desarrollar el mercado del peaje y la seguridad móvil con la policía.

-¿Cómo ven al mercado latinoamericano?
G.M.: Creo que tiene un potencial muy grande, ya que muchas necesidades no están cubiertas. Hoy en día, una ciudad como Buenos Aires, u otras ciudades de América del Sur que son grandes, tienen un tráfico muy importante; por eso veo mucho potencial. El mercado no está cubierto, está totalmente abierto.