“Empedramos los primeros kilómetros de los caminos rurales en toda la historia de Rufino”

Luego de la gran inundación que sufrió Rufino a principios del año 2016, su intendente nos relató cómo sobrellevaron la situación y en qué condiciones se encuentran hoy los caminos rurales.

-¿Qué medidas tomaron ante la terrible inundación del año 2016?
Natalio Lattanzi: El 3 de enero de 2016 nos inundamos y la primera reunión que hicimos con los productores, para articular acciones en conjunto, fue el 13. En ese momento no teníamos herramientas, ni maquinarias. Había un atraso muy importante. Pero como existía una recaudación del 23% sobre la tasa, pedimos la colaboración del anticipo de esa tasa mediante valores para poder comprar combustible, alquilar algunas herramientas y máquinas. Otras fueron prestadas, y así salimos adelante.

-¿Hoy por hoy aumentó el valor de esa tasa?
N.L.: Ahora estamos en un 80% y eso hizo que empezáramos a trabajar firmes en el camino. Empedramos los primeros kilómetros de los caminos rurales en toda la historia de Rufino. Este año vamos a llegar a los 18 kilómetros de empedrado.

-¿Qué otros trabajos realizaron?
N.L.: Definimos tres caminos principales. Los más altos y empezamos a conectar por ahí. Puntualmente lo que hicimos fueron alteos. Hoy llevamos 98 km de alteos y seguimos levantando. Todavía nos quedan caminos de la red terciaria. Además, en este momento pasamos a una etapa de sustentabilidad; donde nos seguimos reuniendo con los productores del distrito y por fuera del distrito de Rufino, para articularnos con distintos aportes de colaboración y contribución para agregar piedra.

-¿De dónde surge la piedra que utilizan?
N.L.: De la ciudad de Olavarría y de los Cóndores, provincia de Córdoba. El proveedor de la misma depende del productor, nosotros la agregamos a los caminos; principalmente a los alteos para que no se erosionen con el viento. Lo que hacemos con eso es cuidar. Eso es lo que mejor nos resulta. Trabajamos con un programa del Ministerio de Agroindustria para desastres y emergencias agropecuarias, el cual nos brindó dos subsidios que suman casi 7 millones de pesos. Entonces, entre lo que puso el Ministerio y nosotros, este año vamos a llegar a 14 km más de piedra, que se suman a los 5km que hicimos con los productores.

-¿Toda esa tarea está a cargo del Municipio?
N.L.: Si, nos hemos equipado. Incorporamos motoniveladoras, retroexcavadora y volcadores que hemos ido adquiriendo desde el Municipio. Hoy todo lo que es caminos rurales lo atendemos desde la Municipalidad y con una eficiencia del 85%.

-Uno de los problemas que existe es la migración del campo a la ciudad por el tema del aislamiento…¿Ustedes lo sufrieron?
N.L.: Estuvimos muy pendientes con ese tema. Todavía tenemos 25 familias viviendo en zonas rurales, pero ninguna tiene dificultades para entrar y salir de su casa. Trabajamos mucho en cada caso en particular para no generarles inconvenientes. Por conectividad y aislamiento no hemos tenido problemas con gente que se haya ido del campo a la ciudad. Hoy, en Rufino, los caminos están 10 cm por arriba de los campos. Trabajamos mucho para lograr eso.

-¿Se llevan registro de todos los fenómenos climáticos?
N.L.: Si, por supuesto. Hoy ha bajado parcialmente el régimen pluviométrico. Pensemos que llegamos a tener 2500 milímetros de precipitaciones en 24 meses. Hoy esos registros están por debajo de la mitad y la cosecha en el partido de Rufino está muy buena. Hay muy buenos cultivos.
Además, hoy contamos con una Comisión de Caminos que está integrada por el Consejo Deliberante y por productores, donde nos reunimos una vez por mes y mostramos los trabajos que vamos haciendo. Y en función de eso, establecemos las prioridades de acuerdo a las distintas necesidades. También se han digitalizado los caminos rurales y cada trabajo que se hace se va aportando en un mapa digital y eso se le presenta mensualmente al productor. Así, cuenta con la información de todo lo que se hizo mes a mes.

-Es importante tener el relevamiento…
N.L.: Todos los días tratamos de hacer algo. Tenemos una dotación de gente y máquinas que todos los días hacen algún trabajo. El objetivo es conectar dos caminos por semana.