“Existe un déficit importante en materia de capacitación”

-¿En qué estado se encuentra la Federación Argentina de la Piedra?
Sr. José Alfredo Pizone: La Federación es una entidad, con 60 años de trayectoria, integrada por Córdoba y Buenos Aires. Las actividades en el resto de las provincias del país son muy dispares, por lo cual, a veces no es fácil incluirlas a todas. Sin embargo, tratamos de hacerlo a través de la CAEM (Cámara Argentina de Empresarios Mineros). Se deben aprovechar estas coyunturas para fortalecer las instituciones y las relaciones interempresarias e intercámaras. Por eso, participamos en un convenio de competitividad a nivel nacional. Creo que, para alcanzar los objetivos de eficiencia deseados, es necesario un acuerdo entre el sector Empresario, el Estado y los Sindicatos, que favorezca a todas las partes. El ser más eficientes permite que nuestros empleados gocen de buenas condiciones, ganen mejores salarios, obtengan rendimientos superiores, y por ende, las empresas logren mayores réditos, que es el fin por el que trabajamos todos. El punto de vista social también es importante, pero para ello debemos tener condiciones de acuerdos concretos.

-¿Hay algún consenso que beneficie a todos?
J.P.: Estamos colaborando a nivel nacional. La minería no metalífera está muy arraigada en tres o cuatro provincias: Buenos aires, Córdoba, Mendoza y Entre Ríos. Pero este convenio de competitividad que se está logrando también incluye, en gran parte, a la minería metalífera, ya que son actividades más complicadas que las nuestras. A nosotros nos beneficia los puntos geográficos donde las desarrollamos; por eso los conflictos son más fáciles de resolver que los de las minerías metalíferas.

-¿Ustedes impulsan al Clúster como una herramienta de la industria?
J.P.: Como Federación, junto con la Camara de la Piedra de la Provincia de Buenos Aires, tratamos de replicar, algunos ejemplos como el de Córdoba. Luego, analizaremos si se puede llevar a cabo en alguna otra. El tema del Clúster es de gran importancia porque tenemos un problema serio con los proveedores mineros. Hay que lograr que nos brinden elementos producidos en la Argentina y para ello, trabajamos con la Dirección de Minería del Ministerio de Producción de la Provincia de Buenos Aires y la UITBA (Unión Industrial de la Provincia de Buenos Aires). Vamos a resolver esta cuestión desde la Unión Industrial de Olavarría, que es una ciudad en donde hay radicadas cerca de 1000 industrias y seis parques industriales en funcionamiento. Queremos darle potencialidad a una actividad muy fuerte que existe. Por otro lado, trabajamos en equipo con Córdoba con mucho éxito, ya que hicieron un aporte importante. De ese modo, se simplifica esta conjunción de elementos para favorecer a las industrias, no solamente a las mineras. La potencialidad de Olavarría es enorme, su situación geográfica, inmejorable, en el centro de la Provincia y con rutas que la conectan fácilmente.

-¿Cuál es el rol que cumple la Federación con respecto a la capacitación?
J.P.: Nuestro país sufre problemas estructurales serios. Uno es la falta de capacitación en todos los niveles. A esta cuestión, se adhiere la eliminación de las escuelas técnicas, lo cual dio por resultado, la falta de personal especializado en especial en talleres y mandos medios. Así como se requiere de una determinada cantidad de piedra para alimentar las obras en funcionamiento, será un recurso crítico la mano de obra necesaria para cubrir los nuevos puestos de trabajo. Y será visible a corto plazo. Lograr solucionarlo no va a ser tarea fácil.

-¿Córdoba dispone de esa formación?
J.P.: No. Creo que la problemática es a nivel nacional. Menciono a la provincia de Buenos Aires y a Córdoba porque en ambas se concentra la mayor producción de áridos para responder al plan de infraestructura. Sin embargo, considero que será notoria la necesidad de capacitar gente. Nosotros contamos con el ITECO (Instituto Tecnológico Olavarría) y sería deseable que el Municipio le otorgue una nueva impronta que le permita abarcar todas las necesidades. Si este país crece como debe hacerlo, se requerirá formación en los distintos niveles. Queremos plantearle este asunto a la Provincia y ver de qué manera conseguimos aportar para revertir la problemática. En esa línea, también buscamos ocuparnos de ello con AOMA (Asociación Obrera Minera Argentina). Una gran cantidad de empresas aspiran a radicarse en el sector en función de la enorme demanda de recurso que hay, y, de algún modo, hace falta que los empleados estén en condiciones de poder trabajar en las áreas que les corresponden. CEMINCOR (Cámara Empresaria Minera de Córdoba) trabaja en la misma línea y en conjunto con la UIC (Unión Industrial de Córdoba ).

-¿Hay que capacitar a la tercera categoría?
J.P.: Así es. El problema de la capacitación supera a la minería. Actualmente, en la Argentina, es una cuestión grave. Existe un déficit importante en esa materia en las diversas jerarquías. Asimismo, los Directores de empresas y los niveles gerenciales deben contar con un nivel acorde a las necesidades y al crecimiento de un país que tiene que desarrollarse y ser uno de los diez más importantes del mundo. La meta es esa. Nosotros tenemos la obligación social empresaria de trabajar para lograr tal objetivo. Es necesario que exista un compromiso real, que las empresas dejen en claro que ayudan a capacitar gente. RSE (Responsabilidad Social Empresaria) no debe ser sólo una sigla. Hay muchas cosas por hacer.

-¿Cuál es su opinión acerca de la relación entre las industrias y la sociedad?
J.P.: Todos venimos de un mismo sistema y fuimos formados en una irrealidad. Eso es lo que debemos modificar. Tiene que cambiar el Estado, el sindicalismo y los empresarios. Si no trabajamos en equipo, va a ser difícil alcanzar el país que queremos.
Nuestra actividad Industrial es totalmente sustentable y respetamos todas las normas medioambientales y de seguridad que se nos exige. Hay que destacar que, por primera vez, sentimos que desde la provincia de Buenos Aires y Córdoba , la minería no metalífera es importante. Posiblemente, junto con Córdoba, cuenten con la mayor cantidad de empresarios mineros del país. Este año se invirtió mucho en equipamiento, tanto Córdoba como Buenos Aires y las empresas están haciendo un enorme esfuerzo para responder a una alta demanda. Comenzamos a participar activamente y eso significa un reconocimiento a una actividad no reconocida por su importancia. La piedra, después del agua, es el elemento más utilizado por el hombre.