Exportaciones del sector superaron los U$S 4.100.000

Con motivo de la celebración del Día de la Industria Minera, la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) participó de los actos en la provincia de Jujuy, donde su presidente, Marcelo Álvarez, analizó el presente y las perspectivas del sector.

Para Álvarez, estamos presenciando un cambio de paradigma relacionado con el nacimiento de la industria minera del futuro. Esta transformación “fue impulsada por el hecho de comprender que, para que la actividad sea sostenible, debe pensarse, estructurarse y gestionarse de una manera diferente a la que se venía desarrollando. Se trata de enfocarse más allá de la coyuntura y aceptar los desafíos”. En este sentido, destacó cinco aspectos cruciales que marcan el comienzo de la “minería del futuro”: las nuevas tecnologías, el cambio en el concepto de sustentabilidad, la jerarquización de la educación y la investigación, el cambio en la concepción de los proyectos, y la valorización de los beneficios de los mismos frente a la comunidad.

El Presidente de CAEM subrayó el rol de la minería actual como generadora de desarrollo regional, y la importancia de un trabajo conjunto a fin de garantizar que los recursos lleguen a las comunidades y permitan un crecimiento y bienestar sostenido.

En relación a la producción de riqueza para el país, durante 2017, la industria minera logró exportaciones por más de U$S 4.100.000 millones. El sector explica el 7,1% de las totales argentinas, convirtiéndose, de este modo, en el cuarto complejo exportador nacional, por detrás del oleaginoso, el cerealero y el automotriz.

A nivel regional, las provincias que más contribuyeron fueron Santa Cruz, San Juan, Catamarca y Jujuy.

Durante el pasado año, la industria benefició al Estado por más de $14.000.000 millones, incluyendo ganancias, seguridad social, regalías, aportes a las regiones, ingresos brutos, cánones y tasas.

En cuanto al empleo, la industria minera es un importante traccionador laboral, que impulsa el trabajo registrado con óptimos niveles salariales, y, actualmente, brinda sustento a 83.000 familias.

Álvarez explicó que el sector debe estar preparado para evitar falsas expectativas sobre la inmediatez de obtención de beneficios. “La minería es una actividad de riesgo y de largo plazo. Entendemos que esto es difícil de visualizar, pero debemos quebrar los prejuicios y concientizar sobre su generación de valor”, destacó.

Asimismo, señaló que durante la última década, el área mejoró visiblemente sus prácticas, e incorporó tecnología de avanzada. Sin embargo, reconoció que uno de sus principales desafíos es la necesidad de fortalecer la confianza ciudadana, aspecto que la Cámara confía optimizar a partir de la implementación de la iniciativa “Hacia una Minería Sustentable”.

“La industria minera del futuro debe forjar una relación colaborativa entre los distintos actores: las empresas, el Estado, los trabajadores, los proveedores y los ciudadanos, cada uno con sus propios intereses y preocupaciones”, agregó.

Este año, los festejos nacionales por el Día de la Industria Minera se trasladaron a la provincia de Jujuy, donde el sector atravesó, en el último periodo, un interesante crecimiento, especialmente, con el litio. El encuentro central de dicha celebración  congregó, entre otros, al gobernador jujeño, Gerardo Morales; subsecretario de Desarrollo Minero de la Nación, Mario Capello; presidente de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM), Marcelo Álvarez; presidente de la Cámara Minera de Jujuy, Franco Mignacco; secretario general de Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA), Héctor Laplace y al secretario de Minería e Hidrocarburos de Jujuy, Miguel Soler.