Festejos por el día de la minería

La CAEM llevó a cabo la jornada denominada “Día de la Industria Minera 2016” donde confluyeron los referentes del sector minero nacional y donde destacados oradores expusieron las problemáticas y los desafíos a enfrentar. Además, se produjeron importantes anuncios con el fin de que la minería continúe teniendo un lugar de relevancia dentro de las economías regionales.

El cierre del evento estuvo a cargo del ministro de Energía y Minería de la Nación, Ing. Juan José Aranguren.

PALABRAS DEL PRESIDENTE

El presidente de CAEM, Sr. Marcelo Álvarez fue el encargado de iniciar y cerrar la jornada. En su discurso resaltó la importancia del desafío de cara al futuro del desarrollo minero en la Argentina y de las distintas inversiones que se deben realizar para reactivarla.
“Este es un Día de la Industria Minera muy especial para nosotros, porque desde que asumimos la conducción de la Cámara es el primer encuentro donde estamos todos juntos los distintos sectores que componemos el universo minero. Y por eso, quiero empezar agradeciéndoles su presencia”, comenzó Álvarez. Y continuó, “durante los primeros meses de gestión avanzamos en importantes cambios, especialmente orientados a tener una Cámara más federal y representativa. En este sentido, la creación del COMIF (Consejo Minero Industrial Federal) y la incorporación de los proveedores de todo el país, marca un camino hacia la unidad a través del diálogo en nuestra industria. Confiamos en que una sólida relación de respeto y colaboración entre CAEM, GEMERA (Grupo de Empresas Exploradoras de la República Argentina), los proveedores y los representantes de las cámaras mineras provinciales permitirá construir una minería nacional de alto rendimiento y calidad”. Además, resaltó que además de construir,  se dedicaron a escuchar. “En este último tiempo, la sociedad argentina planteó varios cuestionamientos y exigencias hacia nuestro sector. Y tiene mucha razón en sus planteos. La industria presenta múltiples aspectos a mejorar y además posee compromisos y obligaciones sociales”, remarcó. Y agregó, “por eso, llegó el momento de que nuestra actividad recupere su posición entre los grandes motores productivos de la Argentina. Hay que animarse a asumir una responsabilidad fuerte y duradera”.

DESAFÍO CAEM 20/21

El desafío de la industria minera es generar 20.000 millones de dólares de inversión en las economías regionales argentinas, de aquí al 2021.
Este monto surge de un minucioso estudio del potencial minero en cartera que se pone en valor gracias a la mejora en la competitividad que generaron los cambios en los esquemas impositivos y de la expectativa de lograr un diálogo productivo con las  provincias donde encontraron trabas al desarrollo de la actividad. Desde la Cámara, el desafío es generar las certezas necesarias para que la actividad pueda alcanzar la plenitud de su rendimiento en todo el territorio. Pero hay otra variante igual o más importante: la parte humana de estas inversiones.
Con la puesta en marcha de los nuevos proyectos se abren unas 40.000 nuevas vacantes laborales, que se suman a los 90.000 puestos actuales que genera la industria, entre empleos directos e indirectos. Así, la minería se transforma en fuente de ingresos para 130.000 hogares, gran parte de ellos en zonas con escasas alternativas laborales.
Al crecer la industria minera se convierte además en alimento para industrias relacionadas dentro del segmento pyme. Tomando en cuenta los valores de inversión previstos, podemos calcular el surgimiento de unas 8.000 pymes nacidas para atender las necesidades de las empresas mineras.
Actualmente, la minería es el quinto complejo exportador nacional, tras oleogénicos, automotrices, cerealeros y petrolero-petroquímico. Y que origina incluso más exportaciones que la cadena de carne bovina. Así, generará 6.500 millones de dólares en aportes fiscales acumulados de aquí al 2021. A esto se deben adicionar otros impuestos nacionales, provinciales y municipales, y el valor agregado de una mayor actividad. Además, se añaden 15.000 millones de dólares en compras previstas en el mercado interno, de aquí al 2021.
Hay que destacar además que el 70% de los recursos que produce la minería queda en la Argentina, en términos de sueldos, contratación de servicios locales, consumos intermedios y aportes fiscales y no fiscales.
Por último, uno de los grandes desafíos es recuperar la confianza en temas ambientales y comunitarios. Aquí deben volver a retomar la iniciativa, porque la industria solo puede ser rentable y sostenible en el tiempo si además es sustentable.
“Desde la Cámara, creemos que la industria alcanzó la madurez suficiente para propiciar la creación de un organismo privado orientado a la transparencia y el controlador técnico de la actividad y su vinculación con el medioambiente y las comunidades. Para conformar este organismo independiente y multidisciplinario se invitará a representantes de los distintos sectores, como universidades, institutos tecnológicos y expertos ambientales, para que nos ayuden a guiar el crecimiento de una industria responsable y sustentable. Y para garantizar controles que generen confianza, avalados por expertos independientes e indiscutibles. De esta forma, queremos demostrar nuestro compromiso con una minería responsable”, anunció Álvarez.
Y cerró, “la industria minera es uno de los grandes pilares productivos de la República Argentina. Su presente no puede diluirse en discusiones y esfuerzos aislados. Las decisiones en torno a la minería son una cuestión fundamental de Estado. La planificación estratégica a largo plazo debe ser estudiada y consensuada. Por eso lanzamos este desafío”.

 

LA ACTIVIDAD MINERA EN NUESTRO PAÍS

Luego fue el turno del Sr. Héctor Laplace, presidente de AOMA quien dijo que “tenemos que hacer una reflexiones en cuanto a lo que nos vino sucediendo en la actividad. Tendríamos que mirar lo que dijimos y lo que fuimos capaces de hacer a partir de la comunicación”. Y siguió, “todos los actores tenemos que informar y asesorar como corresponde, darnos esa oportunidad de poder llegar a lo más profundo y decirle a nuestro compatriota de qué se trata la actividad minera”.
Por su parte, el Sr. Ricardo Martínez, presidente de COMIF comentó una breve reseña de las actividades mineras. “A mediados de los 90 no sólo teníamos minería no metalífera sino que se sumaron proyectos metalíferos de gran importancia. Y la industria fue avanzando en todos los sentidos y fundamentalmente en reflexionar que este era un tema donde había que integrar voluntades”, comenzó. “Rápidamente aparecieron las necesidades sociales y los trabajos de sustentabilidad. Evidentemente entendimos algunas cosas, otras no. A partir de esta última década, conseguimos muy buenas inversiones”, continuó Martínez.
Por último, afirmó que “COMIF nació para insertar nuestras inversiones y trabajos de minería en todas las regiones del país. Fundamentalmente vamos a trabajar para producir un mejor escenario nacional y poder atraer capitales”.

 

CIERRE DE LA JORNADA

Las palabras finales estuvieron a cargo del Ing. Juan José Aranguren, ministro de Energía y Minería de Argentina quien agradeció a CAEM por darle la oportunidad de dirigirse por primera a toda la industria minera en su nuevo rol de Ministro. “Hoy es un momento oportuno para saludar a todas las familias mineras de la Argentina. Trabajadores, empresarios, proveedores de la industria de bienes y servicios, profesionales, académicos y políticos que la impulsan”, comenzó.
“Permítanme reafirmar hoy este propósito compartido de trabajar por el desarrollo responsable de la industria minera argentina. En muchas regiones del país es la única alternativa para que los argentinos que la pueblan alcancen desarrollos sustentables, posibilitando el progreso de lugares históricamente inmersos en el anegamiento comunicacional, atraso tecnológico, pobreza familiar y abandono político”, destacó Aranguren.
Además, resaltó que “tenemos un enorme desafío comunicacional, demostrar qué es y explicarles a nuestros compatriotas cómo podemos hacer minería. Contarles que nuestra industria es la misma que llevan adelante las naciones que tienen la mejor gestión ambiental del planeta. Y que ese desarrollo les permitió ser más fuertes y con mejor calidad de vida. Estos países no reniegan de su riqueza, las aprovechan porque priorizan el trabajo”. Y agregó, “necesitamos trabajar mucho para recuperar el sentido común perdido. A quienes hablan de la minería cargados de prejuicios y desconocimientos, no tenemos que responderles con fundamentalismos. No es a los que tomaron a la industria minera argentina como una oportunidad de posicionamiento político a quienes debemos contestar, sino a la inmensa mayoría de nuestros compatriotas”.
Por último, aseguró que “trabajaremos junto a las provincias para fomentar un desarrollo local de las regiones cercanas a los proyectos. Apoyaremos a la industria nacional que quiera y pueda proveer a la industria minera con competitividad. Coordinaremos para promover la infraestructura que puede potenciar el desarrollo minero pero sobre todo, y en cada uno de estos esfuerzos, nos comprometemos a decir siempre la verdad y ser transparentes en nuestro accionar. Porque no hay otra manera de generar confianza en la sociedad, en la política, y en todo el territorio nacional”.