«Hay que repensar la movilidad a nivel mundial»

Entrevista a Juanjo Méndez, secretario de Transporte y Obras Públicas de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

-¿Qué trabajos está llevando a cabo la Ciudad ante la situación que estamos viviendo?

Juanjo Méndez: Todas las semanas se implementan nuevas modificaciones en el tránsito de la Ciudad. En esta nueva etapa tenemos que tomar conciencia sobre la importancia de mantener el distanciamiento social; elegir la caminata y la bicicleta y dejar el transporte público para los que realizan las distancias más largas. Los trenes y el subte, por su parte, funcionan con esquemas especiales con el objetivo de priorizar las estaciones con mayor afluencia de pasajeros, y facilitar los controles respectivos.

-¿Cuáles son las modificaciones puntuales?¿Qué inversión tuvo que realizar la Ciudad para ello?

J.M.: Desde el lunes 11 de mayo, la ciudad sufrió algunas modificaciones en pos de seguir facilitando el distanciamiento social en esta nueva etapa de la cuarentena. En el espacio público realizamos cuatro tipos de intervenciones:
En primer lugar, ampliamos las veredas en ejes comerciales de los diferentes barrios. Lo que hicimos, fue tomar carriles de la calzada a través de un corte parcial que durará las 24 hs, con el objetivo de que por allí, circulen personas. Estos corredores peatonales, están ubicados en 18 puntos de la Ciudad, principalmente en avenidas como Triunvirato, Corrientes, Federico Lacroze, entre otras.
Algunos centros comerciales barriales los convertimos en peatonales. Al tratarse de calles con gran afluencia peatonal, en este este caso, se realizan cortes totales desde las 8 hasta las 20 horas. El Barrio Chino, el Mercado Juramento, algunas calles del centro de Villa del Parque, Once, Liniers, y el Casco Histórico, son los que sufrirán esta modificación.
También realizamos intervenciones sobre veredas para fomentar el distanciamiento social. En aquellas con alto tránsito peatonal, como Florida, 9 de Julio o Rivadavia, realizamos demarcaciones en el piso reforzando el mensaje “Mantener distancia es cuidarnos”.
Por último, para el regreso de las Ferias de Abastecimiento Barrial, que funcionan entre las 8 y las 14 hs, modificamos el cronograma y las ubicamos sobre la la calzada mirando hacia la calle, en donde obviamente realizamos un corte total para que no circulen vehículos. Demarcamos el asfalto para que cada vecino pueda mantener distancia al momento de hacer la fila, los puestos están a una distancia prudente y cuentan con elementos como nylon, alcohol en gel y elementos de protección.
Además, en algunas zonas comerciales de alta densidad de diferentes barrios sumamos más restricciones en la apertura de comercios, para asegurar el distanciamiento social.

-En cuanto a los controles, ¿cómo están funcionando?
J.M.: Los controles a pasajeros de transporte público y vehículos se reforzaron a partir del martes 26 de mayo y todos los trabajadores exceptuados deben tramitar un nuevo permiso de circulación. Además, los servicios de trenes que se encuentran dentro de la Ciudad de Buenos Aires se brindan mediante un esquema especial, priorizando las estaciones con mayor afluencia de usuarios. El gobierno Nacional, de la Provincia y de la Ciudad de Buenos Aires despliegan distintas medidas con la premisa de que sólo se trasladen quienes realizan tareas esenciales, con especial rigurosidad en la circulación interjurisdiccional.
En materia de seguridad, hay desplegados actualmente más de 400 controles en los accesos y en distintos puntos de la Ciudad. Desde el 20 de marzo, cuando se decretó el aislamiento obligatorio, a la fecha, se detuvieron más de 1.600 personas y más de 25.000 fueron demoradas, notificadas o trasladadas al domicilio por violar la cuarentena. La Policía de la Ciudad secuestró más de 300 vehículos. La línea 147 atendió más de 28.000 denuncias por violación de cuarentena y no uso de cubreboca (que tuvo más de 580 multas). Las denuncias se pueden realizar a través de llamados telefónicos, la web y la APP.
De todas maneras, en muchos casos creemos que el mejor control es el que hace cada uno y por eso apelamos a la responsabilidad individual. Disminuir las interacciones y los contactos reduce significativamente el riesgo de esta pandemia.

-¿Qué medidas se tomaron en los Servicios de Transporte Público?
J.M.: Desde el comienzo del aislamiento social, preventivo y obligatorio, fuimos implementando diversas medidas. Específicamente, a partir del 26 de mayo se implementó:
En trenes: para optimizar y focalizar los controles de pasajeros y restringir el flujo de circulación en las estaciones de la red que tienen menos movimiento se mantuvo un esquema especial a partir del martes 26 de mayo: de 40 estaciones habilitadas en CABA sólo se mantuvieron abiertas 29. Las estaciones que se cerraron contaban con una alta oferta de colectivos como alternativa de movilidad, mientras que para las distancias más cortas se incentiva la movilidad en bicicleta o a pie.
Ecobici: No se reabrió con fines recreativos sino como complemento del sistema de transporte para hacer viajes cortos de menos de 5 km de distancia:
-200 estaciones y 2000 bicicletas como red estratégica y complementaria al subte, trenes y colectivos.
-30 minutos máximo por viaje de lunes a domingo.
-Prioridad de viajes cortos de 5 km para asegurar la rotación.
-Para volver a realizar un viaje cada usuario deberá esperar 15 minutos.
-Se reforzó la limpieza y desinfección de las bicicletas y estaciones.
Colectivos: El Ministerio de Transporte de Nación dispuso que desde el lunes 13 de abril a las 00.00 horas los colectivos vuelvan a operar con sus programaciones y frecuencias habituales.
Subte: Permanecerá con 50 estaciones operativas y funciona con su frecuencia habitual; de 6 h a 22 h de lunes a sábado y de 8 h a 22 h domingos y feriados.
Taxis: Los taxis continúan funcionando normalmente. Todos los ocupantes deben usar tapabocas y los pasajeros deben viajar en el asiento de atrás. No se puede ocupar el asiento del acompañante, para permitir la distancia entre los ocupantes del vehículo y minimizar los riesgos de contagio. Además, se recomienda mantener las ventanillas bajas.
Motos y vehículos particulares: Pueden circular sólo las personas que cumplan una tarea esencial y tengan su permiso autorizado.

-¿Cuántos agentes están trabajando para lograr los objetivos?
J.M.: Los 2500 Agentes de Tránsito de la Ciudad de Buenos Aires son trabajadores esenciales y realizan distintas actividades y operativos diarios relacionados específicamente con el cumplimiento del aislamiento social, preventivo y obligatorio:

Puestos de control de acceso a CABA: en los retenes dispuestos para realizar los controles de acceso a la Ciudad hay entre 10 y 15 Agentes de Tránsito por turno.
Retenes dentro de CABA: también hay dispuestos retenes dentro de la Ciudad para verificar que quienes circulen lo hagan con el permiso correspondiente.
Recorridos Preventivos: se siguen llevando a cabo recorridos habituales en distintos barrios de CABA con grupos de entre 3 y 4 personas.
Subtes: en los ingresos de las distintas líneas de Subte los Agentes de Tránsito chequean que las personas que viajan cumplan servicios esenciales y cuenten con el permiso que los autoriza (participan entre 3 y 4 agentes).
Controles de velocidad en puntos rotativos: Hay mucho menos flujo vehicular pero esto no significa que las personas respeten más las normas. Al haber menos vehículos en la calle los conductores suelen acelerar más, o no respetar los semáforos en rojo. Cuando eso pasa, pueden registrarse un mayor número de incidentes viales y de mayor gravedad en los que la velocidad es un claro factor de riesgo implicado. Es muy importante que hoy más que nunca se respeten las normas de tránsito; que se registren incidentes de tránsito en este contexto también es una sobrecarga para la tarea del SAME.

-En cuanto a la demarcación de calles y veredas, ¿Cuántas sufrieron esa modificación y por qué fueron elegidas?

J.M.: En total intervenimos aproximadamente 100 mil m² de la ciudad. En el caso de los ejes comerciales en los que ensanchamos las veredas haciendo peatonales algunos metros de la calzada, fueron 21 ejes en total, de los distintos barrios. Los centros comerciales en los que realizamos corte total entre las 8 y las 20 hs, son 6; y las veredas intervenidas están en más de 24 avenidas. Fueron aproximadamente 40 puntos comerciales estratégicos intervenidos en forma simultánea, elegidos obviamente por ser los que más locales comerciales tienen a disposición de los vecinos, y en los que se concentra la mayor cantidad de personas sobre todo al momento de comprar. Estas medidas son para cuidar a los vecinos de cada barrio que se deben acercar solamente caminando a sus comercios de proximidad. No queremos que nadie use el transporte público o el auto para ir a hacer una compra a otro punto de la ciudad.

Durante la primera semana de aislamiento la movilidad de la Ciudad evidenció una situación histórica. El impacto más notorio y constante se vió en el subte, donde se registraron mínimos históricos de pasajeros trasladados, con menos de 20 mil pasajeros por día, un 98% menos que lo habitual, ya que en un día típico puede ser utilizado por más de 1 millón de personas. Esto se profundizó más durante uno de los fines de semana largos, cuando tuvo valores sin precedentes con cerca de 6 mil pasajeros por día. El tren también redujo en un 90% la cantidad de personas que lo usan y el colectivo registró bajas de 79%.

Las autopistas porteñas también están en valores mínimos, ya que la circulación llegó a estar 89% debajo de lo habitual según datos de AUSA, un valor de tránsito sin precedentes en sus más de treinta años de historia. Esto significa que algunos días, pasaron cerca de 44 mil vehículos diarios, cuando un día habitual la circulación supera los 400 mil vehículos por jornada. El anillo digital, que controla los accesos, registró caídas del 88% respecto a días habituales.
Actualmente estamos en el 25% de los viajes habituales que se realizan en la Ciudad en un día normal.
Subte: se realiza el 6% de los viajes habituales.
Trenes: se realiza el 13% de los viajes habituales.
Colectivos: se realiza el 31% de los viajes habituales.
Vehículos: se realiza el 52% de los viajes habituales.

-¿Cuál es la reacción de los vecinos con respecto a las medidas que fueron tomando?
J.M.: La aceptación a cada una de las medidas fue muy positiva desde el primer día, y eso es algo que los números demuestran. El subte ha tenido marcas históricas por el bajo porcentaje de usuarios que llegó a tener algunos días, y que lo sigue manteniendo. El uso de tapabocas está a la vista que fue una de las medidas con más alto acatamiento, cuesta ir por la calle y encontrar algún vecino o vecina que no lo lleve puesto. La sociedad en general se pudo dar cuenta de la importancia de cuidarnos entre todos y de que cada medida tomada fue en pos de preservar la salud de las personas.

-¿Qué tipo de campañas realizan para lograr concientización?
J.M.: La responsabilidad individual en el marco de esta pandemia es lo que más nos ayuda a que se cumplan cada una de las medidas. Los Agentes de Tránsito hacen un muy buen trabajo en las calles, velando por el cumplimiento de todas las medidas que respectan al transporte. A su vez, desde que comenzaron las intervenciones, en cada eje comercial hay varios grupos de voluntarios del gobierno de la ciudad que están concientizando a los vecinos y vecinas y a los comerciantes sobre el correcto uso del tapaboca, recordando la importancia del distanciamiento social, y demás.

-¿Cuál es el Plan de la Nueva Movilidad en la Ciudad que planean para el futuro? Medidas, nuevas pautas, consejos, etc.

J.M.: Para poder cumplir con la premisa del distanciamiento social y obligatorio tenemos que repensar los espacios que compartimos y la manera habitual de movernos y vivimos una situación inédita para la que vamos analizando y evaluando cada una de las medidas que tomamos en forma prudente. Es claro que la movilidad sustentable, la bici y caminar, van a ser protagonistas del nuevo escenario. Esta pandemia hizo que la mayoría de las ciudades del mundo se readecuen a nuevas formas de movilidad, de higiene, de vincularse. Por eso estamos atentos a lo que pasa en otras partes del mundo, evaluamos sus medidas, e intentamos aplicar sus buenas prácticas.
Nos planteamos muchos de estos objetivos hace tiempo, y el Coronavirus hace que sean más urgentes. Estos cambios no se darán sólo en la Ciudad de Buenos Aires, sino que habrá que repensar la movilidad en forma mundial.