“Hay que ser responsable con los caminos rurales”

-En la actualidad, ¿cómo se encuentran los caminos rurales en San Pedro?

Raúl Vítores: San Pedro viene de 9 años de distintas administraciones que han sido caóticas. Recién hace un año y medio que se lograron cambiar algunas cosas y donde los caminos rurales mejoraron en un 50 %. Antes contaban con máquinas viejas, con las cuales tuvimos muchísimos problemas. Tenía un rápido desgaste y muchos caminos quedaron abandonados. Además, no se destinaba la recaudación que correspondía para mejorar los caminos. Por suerte, esta administración ha mejorado eso. Los caminos están un poco mejor. Han hecho algunos trabajos, pero todavía falta mucho. Son muchos años de no haber hecho lo que corresponde. La desidia en algún momento, en este tipo de cosas, se paga. Y esa es nuestra realidad; estamos tratando de salir de esa situación. Por eso, trabajamos en conjunto.

-¿San Pedro cuenta con algún consorcio caminero o es la Municipalidad la que se encarga de hacer los arreglos?
R.V.: Al Partido de San Pedro nunca se le ocurrió hacer eso; por eso es el municipio el que se encarga. El problema es que a los caminos no sólo hay que mantenerlos; sino que hay que trabajarlos mucho porque cuando vienen épocas de mal tiempo se hace todo muy complicado. Llegamos a tener épocas en donde no hemos podido sacar la cosecha. Ahora eso ha cambiado, pero de todas maneras, falta muchísimo.

-¿Y cómo es la cobrabilidad de la tasa rural?
R.V.: Muy complicada. Los campos chicos no son los que tienen problemas, sino los grandes.
Cuando el servicio se prestaba de una mejor manera, la cobrabilidad era muy alta. Después se dejaron de hacer las cosas, y el reflejo de eso fue la falta de pago de los productores.

-¿Cuál es la problemática del Río Arrecifes?
R.V.: Esa es una licitación nacional y provincial sobre la canalización del Río Arrecifes y Río Rojas. Aparentemente, lo que genera la obra es sacar el agua del centro de la provincia de Buenos Aires y la envía a los afluentes Rojas, Salto y Arrecifes. También hay una laguna que se concatena con La Picasa y se está analizando bajar algo de esa agua. Pero es una obra fenomenal y extraordinaria.
Pero el mayor problema que tenemos nosotros es que al partido entran 5 o 6 km; y después nos quedan 40 km afuera porque quedamos sin licitación. Y esa agua lo que va a hacer es inundar toda la zona agrícola ganadera. Y además, cerca de la desembocadura se encuentra la Ruta Nacional 9, que tiene puentes chicos; y si viene un caudal de agua muy fuerte sería muy probable que rompa todo. Por eso necesitamos que terminen la obra. Creo que hay intención de abrir una licitación más, de 100 millones de pesos, para hacer eso que falta.

-¿En qué época la problemática se agrava?
R.V.: Cuando llueve, en la cuenca del Arrecifes, tenemos problemas. A eso hay que sumarle la altura del Paraná. Todo esto puede ser un efecto botella para las zonas productivas. Puede afectar mucho la parte económica y a los pobladores de los campos.

-Para ustedes, como Sociedad Rural, ¿Es importante que se hable de los caminos rurales?
R.V.: Desde hace mucho tiempo venimos hablando de esta preocupación. Creo que desde la refundación de esta entidad, que fue en el año ´57, se empezó a trabajar en el tema. A veces se torna reiterativo, porque siempre los caminos rurales han sufrido un déficit de mantenimiento importante. Pero existieron épocas donde los caminos estaban muy bien. Pero bueno, la sociedad cambió, se ha modificado el tráfico, y los cuidados son otros. Creo que como productores somos un componente de responsabilidad también. Debemos cuidarlos y tratar de no romperlos. Hay que ser responsable con los caminos rurales.

-¿Trabajan en conjunto con la Municipalidad?
R.V.: Muchísimo. Nos reunimos una vez por mes y una vez por semana hacemos reclamos de distintos caminos que están con problemas. Estamos muy encima del tema.
Nuestra participación es constante en todo este tipo de cuestiones, porque hacen a la productividad del sector. Trabajamos por el bien común de los productores y de los habitantes de San Pedro; ya que es una de las ciudades que más se vio afectada por la migración del campo a la ciudad y eso no es un tema menor.