«Hicimos todo para crecer»

Entrevista al Sr. Christian Pardies, uno de los directores de Biscayne, una de las empresas más reconocidas del mercado de maquinaria pesada de la Argentina.

En el año 1967, el Sr. Germán R. Pardies, un emprendedor apasionado y con visión empresarial, inició las actividades de Biscayne estableciendo un centro de venta de repuestos, que con el tiempo, se convirtió en uno de los más importantes en el rubro.

La experiencia adquirida en la gestión de repuestos, le permitió expandir sus actividades en el servicio de mantenimiento y reacondicionamiento de equipos. De esta forma, la empresa desarrolló uno de los talleres más completos de reacondicionamiento y puesta en marcha de equipos pesados para la construcción y el movimiento de suelos.
El cambio generacional, que se inició con la incorporación de sus hijos Germán y Christian Pardies, tomó forma en un nuevo emprendimiento. En el 2005, Biscayne decide representar a productores de equipos Chinos en la Argentina. De esta forma, se inició la comercialización, servicio y el mantenimiento de la línea completa de Motoniveladoras Tiangong, así como las líneas de Cargadoras y Compactadores Lonking. En el 2008 Incorporó Topadoras y Minipalas y para el 2010, después de un importante éxito, se obtuvo la alianza con Liangong Track Build, líder en la construcción y desarrollo de Excavadoras. Luego, añadieron la línea de Pavimentadoras, Fresadoras y Autoelevadores. Este año, para continuar con su crecimiento, Biscayne Servicios sumará la más completa línea de plataformas de tijeras, con brazo articulado y telescópicas.
-Actualmente, ¿Cómo están posicionados en el mercado?
No me gusta la palabra líder, pero estamos laburando. Del mercado chino somos los que tenemos más equipos, pero es circunstancial. Hoy no hay reglas de juego claras para todos. Hay   un montón de competencia que, evidentemente, a nosotros nos favoreció. Las empresas que traían entre tres o cuatro máquinas y estaban faltas de papeles, a la hora de pedir permisos de importación, no los consiguieron.  Y eso nos ayudó, porque ellos manejaban costos más bajos. Somos conscientes que hay una serie de factores que nos están ayudando. Pero, por otro lado, todo lo que invertimos tuvo mucha relevancia. Hay muchas cosas que hicieron que nos vaya bien

-¿Qué tipo de equipamientos están importando?

Hoy por hoy, no nos enfocamos sólo en cargadoras. Y no por un tema de importación, sino porque decidimos ampliar el mercado. Hay mucha cargadora comprada en los últimos años por los usuarios y aunque no es el volumen en porcentajes que se vendían antes, es el producto proveniente de China que más se vende. Por eso, lo que hicimos es aumentar la línea y así traer varios modelos de compactadoras, motoniveladoras, mini palas, topadoras y excavadoras.
Fuimos ampliando todo. Y cuando un cliente viene, encuentra en nosotros distintas alternativas de productos.  Viene por una cargadora, pero ya mira otra cosa,  que quizá no lo compra en el momento, pero entiende que somos la línea más completa.
Otra cosa que nos ayudó mucho, es el negocio del autoelevador. Nosotros lo encaramos desde la logística, no traemos el común y típico autoelevador, sino que traemos diferentes variantes.

-¿Son optimistas con el mercado de la construcción e infraestructura para los próximos años?

Nosotros pertenecemos a una nueva generación de empresarios que es distinta. Pensamos en una inversión a 20/30 años. No a tres. Y cuando uno invierte a tantos años, en el medio van a presentarse cuestiones a superar. Un montón de escollos y situaciones que te enfrentan a nuevos desafíos, pero somos optimistas, porque cada año  nos va mejor y eso es porque pensamos a largo plazo. Si bien en la Argentina es difícil hacerlo, creo que con ciertos recaudos y teniendo cierta visión de lo que va a ocurrir, se puede lograr.  Es el camino el que te pone y te hace diferente.

-¿Y piensan incorporar más productos a su portafolio?

En este momento estamos encarando todo lo que es plataformas, que es un negocio totalmente nuevo para nosotros. Es más de arquitectura e incluye las tijeras, con brazo articulado y  telescópicas. Nos costó todo un año cerrar el acuerdo con Dingli, la fábrica Nº 1 de China.
-Ahora se expandieron a Chile, ¿Cómo les resulta esa experiencia?

Este es nuestro primer año en Chile y es dificilísimo. Invertimos en oficinas y llevamos muchas marcas. Es un mercado muy competitivo, pero hay que estar tranquilos. Necesitás tiempo, porque son productos  a varios años.  Lo que a mí y a mi hermano nos mueve, son los nuevos desafíos, así que estamos bien. Queremos ver cómo nos manejamos en un mercado totalmente opuesto al nuestro.

-¿Tienen planes de invertir en algún otro país?

Ahora nos fuimos a Paraguay. Otro desafío. Es un mercado abierto totalmente. Hay todo por hacer. El paraguayo no tiene nada al alcance de la mano y hay mucho desconocimiento y mano de obra muy barata e intensiva. Entonces competís con eso. Pero se están abriendo mucho al mercado. Y en general, entendemos que va a fluir dinero desde el mercado privado.

-Además, realizaron una ampliación de la planta.

Exactamente. Administración, repuestos y servicio de post venta van a estar juntos en una sucursal. Y todo lo que es ensamble, talleres y pre entrega, va a estar en otro lado. Muy cerca todo, pero con más espacio. Son tres hectáreas donde hay una inversión muy grande porque creemos en un proyecto a largo plazo y para eso necesitamos espacio.

tabla

Por otro lado, abrimos sucursales en Posadas (Misiones), Quilmes (Buenos Aires),  y reforzamos las de San Martín (Buenos Aires) y la del acceso Oeste (Buenos Aires).

-¿Cómo te clasificarías como empresa?

La verdad es que no pensaba crecer tanto como crecimos. Hicimos todo para crecer. Todo con mucho laburo, creyendo en un montón de cosas y apostando, arriesgando y con coraje. Dónde estoy ubicado, no tengo idea. Lo importante es estar en el mercado y al final del día poder estar entre la terna de empresarios que compran equipos. Si me eligen, buenísimo. La inversión que hacemos es para que nos conozcan, para que vean que estamos.

 

BISCAYNE SERVICIOS: NUEVA LÍNEA DE PLATAFORMAS
En respuesta constante a las necesidades de sus clientes, este año la empresa se planteó el desafío de incorporar la línea de plataformas a su portafolio de productos.
Con la experiencia en el ensamble de equipos de origen asiático, a partir de una minuciosa búsqueda, donde primaron la calidad y el respaldo que garanticen también repuestos y servicio post venta, lograron acordar con Dingli, la fábrica más grande por calidad y volumen de entrega anual del rubro en China.
Los cambios en la forma de trabajar que se vienen dando en el mundo, también llegaron a la Argentina, priorizando la seguridad del operario y el entorno.  Es por eso que se desarrollaron estos equipos que colocan a la persona en la altura deseada, minimizando el riesgo y potenciando al máximo la eficiencia en los tiempos de trabajo. Teniendo en cuenta esto, las plataformas se convirtieron en una herramienta única y muy importante para aumentar la producción y reducir riesgos en dichas situaciones de trabajos en altura.
Estos equipos, son perfectos para maniobrar en espacios ajustados y tienen excelentes prestaciones para la construcción en interiores y exteriores, el mantenimiento y aplicaciones de instalaciones con superficies firmes y a nivel, ofreciendo una elevación versátil junto con una combinación de capacidad de posicionamiento: arriba, fuera y encima de gran alcance para aplicaciones industriales, con sistemas de diagnóstico y protección incorporados para la seguridad del operario.
Biscayne ofrece una gran variedad: de tijera, con brazo articulado y telescópicas. Con un buen diseño, son la solución industrial para incrementar la productividad en el lugar de trabajo, con funciones que permiten realizar todo tipo de maniobras. Los mismos, pueden ser Diésel y eléctricos. Los primeros, son muy resistentes con doble tracción, perfectos en lugares exigentes para un fácil desplazamiento sobre suelo irregular. Y los eléctricos equipados con baterías americanas, ofrecen una operación silenciosa y libre de emisiones para ambientes más sensibles.
Su altura máxima puede variar de 10 a 28 metros y su capacidad de carga puede ser de hasta 320 kg, dependiendo del modelo.