“La expansión de la construcción en la Argentina sacudió la industria del asfalto”

Los números marcan un incremento considerable de demanda de asfalto, impulsada por la reactivación de la obra pública en todo el país. En agosto, se demandaron 60.242 toneladas de asfalto vial, por obras en rutas, autopistas, pistas de aeropuertos, pavimentación de calles y corredores de Metrobus, cifra que superó en 13% el anterior récord de marzo de este año, según datos del Ministerio de Transporte.

Para la división especializada de Shell, la perspectiva de desarrollo es sumamente positiva, tanto a nivel local como global, por el avance de tecnologías. En diálogo con Revista VIAL, el Lic. Hernán Van Gelderen, gerente de Ventas de Bitumen de Shell Argentina, habló sobre el impacto de la innovación en el negocio del asfalto; la tendencia hacia las aplicaciones en frío y el reciclado, en línea con la sustentabilidad. “En el caso del asfalto sabemos que una solución no viene a desbancar a otra, cada camino tiene una solución, es cuestión de ir siendo cada vez más analítico, para encontrar la solución ideal para cada lugar”, afirmó Van Gelderen.

-¿Cómo actúa Shell frente a la demanda del mercado?
Lic. Hernán Van Gelderen: Estamos trabajando fuertemente para lograr un posicionamiento en el mercado que nos haga situar en una instancia de crecimiento sustentable, que es lo que tenemos detrás del negocio de Bitumen. Hoy tenemos un share del 25 % aproximadamente del mercado de asfalto; no está mal en un mercado que creció mucho, pero nuestro objetivo es crecer aún más. Por eso, la inversión de la planta de Campana y la posibilidad de importar producto. Además, seguimos trabajando para incrementar la disponibilidad de asfalto modificado. Tenemos que lograr ser más eficientes y ampliar nuestra capacidad de producción; ya sea a través de temas técnicos, pero también a partir del desarrollo de nuevas fórmulas. Tenemos un departamento de investigación y desarrollo que permanentemente está trabajando en pos de lograr mejores soluciones y hoy, el foco, sobre todo para nosotros acá en Argentina, está en tratar de crecer en este mercado porque pensamos que es por el lugar que va a venir el cambio: el mix de productos, porque el mercado va a comenzar a demandar más en cantidad pero sobre todo en variedad.

¿Cada vez se piensa más en soluciones amigables?
H.V.G.: Si. Parte de la estrategia del grupo Shell es siempre ir a soluciones amigables con el medio ambiente y el asfalto no está ajeno a esa estrategia. Prueba de esto es que hace 10 años hicimos la introducción de asfaltos de baja temperatura, y al margen de la trabajabilidad y las ventajas para la compañía que está haciendo la intervención, tiene un impacto más favorable en el medio ambiente. También hemos introducido hace no mucho tiempo la línea Fresh, que son los famosos asfaltos sin olor.

-Es algo asombroso eso…
H.V.G.: Hay infinitas experiencias respecto a este producto, porque cada uno que huele, lo hace de manera distintas, para algunos huele a talco, para otros a flores y algunos nada; pero claramente el objetivo es bajar las emanaciones y está absolutamente ligado al cuidado del medio ambiente.
POSICIONAMENTO MUNDIAL
-Hay una tendencia de crecimiento de la demanda a nivel mundial y ustedes son una compañía global, ¿Cómo está la Argentina en relación al resto del mundo? ¿Los productos que se traen son los mismos o existe más desarrollo afuera?
H.V.G.: Obviamente, a nivel global hay países que están adelante nuestro en tecnologías, aplicación y desarrollo de soluciones; en nuestro país, con algún delay, vamos copiando esas tendencias. Siempre estamos yendo en la misma dirección, quizás con algún retraso a nivel local, pero se sigue el desarrollo. Un caso ejemplar y muy fresco, es la tendencia mundial a comenzar a mover asfaltos de un mercado a otro. Porque se está dando la particularidad que hoy en los mercados que sobra asfalto, falta la demanda y viceversa. Y a nivel mundial ha comenzado un tráfico de asfalto de un mercado a otro que hasta ahora no era tan común. Lo mismo nos está pasando en Argentina; a partir de tener una terminal, entramos en ese juego de empezar a mover asfalto de un lado al otro porque tenemos una explosión de demanda y no se puede seguir el ritmo de obras que están establecidas con la producción local.

-¿Por eso necesitaron importar?
H.V.G.: Lo que estamos importando es asfalto convencional; el asfalto modificado tiene otra complejidad tanto en el uso como en el transporte, lo que hace que sea un producto más delicado para pensar en transportarlo por barco. En el caso del asfalto convencional, al mirar las curvas, la demanda creció exponencialmente; entonces pensamos que debíamos atacar primero esta necesidad.

-¿Cómo planifican la entrega y logística para cumplir con el cliente?
H.V.G.: Tenemos una flota de camiones propios, con la que tratamos de abastecer al mercado y llegar a la mayor cantidad de obras que podamos, pero, en general, en lo que es entrega de producto puesto en el obrador estamos más bien concentrados en lo que es la zona central del país, porque llegar más lejos significa tener más complejidades logísticas y la realidad es que uno de los valores que tenemos y siempre tratamos de honrar es cumplir con el cliente. Estamos trabajando en esta área para poder lograr algún proceso logístico más eficiente que el actual porque hay una necesidad real que el mercado manifiesta, porque las obras, afortunadamente, están extendidas por todo el territorio, y la Argentina es muy grande.

-¿Qué perspectivas tienen para el corto plazo?
H.V.G.: Estamos trabajando fuertemente en lograr máxima eficiencia en lo que tenemos. Hoy estamos muy enfocados en sacar el máximo rendimiento de nuestros productos. Y esto no sólo pasa por temas de fierros solamente sino también analizar las fórmulas, nuevos productos químicos que puedan ayudar a lograr un máximo rendimiento y en lo que respecta a asfalto modificado, que es un segmento que está cambiando su fisonomía rápidamente, además de lo que estamos trabajando internamente, estamos abiertos a analizar distintas propuestas siempre con el objetivo de ser más eficientes y abarcativos en este segmento.

-¿La capacitación los posiciona como referentes en el mercado?
H.V.G.: Si, independientemente del liderazgo en el mercado, lo que nos destaca es la referencia, los conocimientos, el know-how. A veces hablamos de globalidad y lo que vemos es que no sólo es traer a alguien de afuera a participar en un Seminario, sino en el soporte técnico y el profesionalismo constante. Lo que pasó acá, ya sucedió en otro lugar en el mundo, un problema que se presente en cualquier ruta nuestra con seguridad ya se presentó en otro lado, entonces, con todo ese conocimiento, al final del día lo global termina estando a nuestro alcance y el cliente lo valora porque se ve reflejado en la confianza. Te prometo y llego a tiempo, con personal calificada y el vendedor te va a atender la cantidad de veces que haga falta. Lo bueno de la globalidad es que tenés un técnico en Alemania que puede recibir una foto desde acá y darte un diagnóstico. Como siempre decimos, caminos hay muchos, pero son parecidos y hablar de asfalto acá o en otro lugar del mundo, es lo mismo.

-Es un plus que los diferencia…
H.V.G.: Sin dudas otro de los pilares en los que se apoya nuestra actividad es el soporte tecnológico, a través del Ing. Mario Jair y de todo el equipo global que hay detrás. Localmente tenemos un acuerdo con el LEMIT, es un respaldo para los clientes que pueden hacer sus pruebas con toda tranquilidad. Y otro punto importante es que para Shell desde hace muchísimos años el negocio de Bitumen es un negocio en sí mismo, tiene una estructura armada en función de este negocio; si bien brindamos un servicio integral el equipo está especializado. Esto también hace la diferencia.

-¿Ofrecen capacitaciones a los clientes?
H.V.G.: Cómo parte de la oferta de valor, la capacitación es un punto que siempre se ofrece, estamos dispuestos y nos gusta hacerlo. Si el cliente tiene una duda puntual o está por iniciar una obra con algo que le genera cierta duda en el manejo, tenemos módulos armados y sino los armamos in situ en la obra o en empresas, entidades o universidades.

NUEVAS TENDENCIAS
-¿Qué desafíos plantea el negocio del asfalto?
H.V.G.: Lo bueno actualmente es poder estar hablando del negocio de estrategias para consolidarnos y ganar mercado cuando había otros años en qué no sabíamos cómo ocupar el tiempo. Creo que el gran desafío hacia adelante tiene que ver no sólo con lo que va a crecer el mercado en volumen sino cómo va a ir cambiando que ya se está viendo, como con el caso de los asfaltos modificados. Esto no es casualidad está marcando que el mercado se va a ir hacia productos mucho más específicos y desarrollados. Y nuestra idea es mantenernos a la vanguardia.

-¿Se está introduciendo tecnología vinculada al reciclado?
H.V.G.: Si, absolutamente. El reciclado es una tendencia a nivel mundial y estamos yendo hacia ese lugar. Nosotros comenzamos a usar asfalto modificado acá hace muchos años, con lo cual hoy tenés un producto de mucho valor en una autopista, entonces que ese producto no se reutilice es una picardía. Todos los constructores se están preparando para el reciclado. Por eso estamos desarrollando productos para facilitar la reutilización. También son tendencia las aplicaciones en frío. Acá tenemos la gran problemática de los caminos rurales, de la cual nos cansamos de hablar y se tiene que pensar en soluciones distintas y por qué no una aplicación en frío.

-Hay que pensar que los áridos son un recurso que se agota…
H.V.G.: Si, como sucede con tantas otras tecnologías, no hay que pensar que va a quitar trabajo, no hay que pensarlo así, sino como que cambia el foco, cambia el trabajo. Quizás te tenés que renovar y repensar el negocio. Y en el caso del asfalto, sabemos que una solución no viene a desbancar a otra, cada camino tiene una solución, es cuestión de ir siendo cada vez más analítico, para encontrar la solución ideal para cada lugar.