“La minería debe ser sustentable y transparente”

Revista Vial entrevistó al Sr. Marcelo Álvarez, vicepresidente 1º de la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) quien aseguró que Argentina tiene un excelente potencial para crecer de la mano de la minería.

-¿Cuál es el presente de la minería en nuestro país?
Marcelo Álvarez: La minería en Argentina ha logrado posicionarse como cuarto complejo exportador del país, por detrás del oleaginoso, el automotriz y el cerealero, con exportaciones por 4.328 millones de dólares. Además, se caracteriza por ser una industria con una balanza comercial netamente exportadora, lo que le permite aportar un valor agregado destacable en un momento en el cual el país está ávido de fondos genuinos. Por otra parte, para entender cómo es el presente de la minería, deberíamos comenzar por comprender la condición federal de nuestro país. Y en ese sentido, encontramos una multiplicidad de realidades para la minería. Cada provincia es un universo minero en sí mismo. También es en este marco que debe leerse su rol, que tiene en la actualidad un impacto muy destacable a nivel local.

-¿Qué análisis hacen de su desarrollo en los últimos años?
M.A.: La minería se ha ido consolidando como uno de los pilares de la matriz productiva de las provincias. Entre 2016 y 2018 las exportaciones de minerales aumentaron persistentemente a una tasa promedio anual del 5,1%.
Las exportaciones de oro representaron el 65% del crecimiento del sector entre 2003 y la actualidad, mientras que las de plata explican el 13% y las de litio el 6%.
En paralelo a estas cifras, debemos mantener en perspectiva que más allá del contexto macroeconómico, el sector minero en su conjunto sigue dando sustento a más de 85.000 trabajadores, considerando tanto empleo directo como indirecto, a través de contratistas, puestos en las industrias de base minera y aquellos generados por las empresas exploradoras y constructoras.

-¿Cuáles consideran que son los principales desafíos que tiene el sector?
M.A.: Entre los desafíos principales se destacan la seguridad jurídica y la competitividad. Y en esto confluyen diferentes factores, como la aplicación de la Ley de inversiones mineras, o bien las cuestiones relativas a la digitalización y simplificación de trámites administrativos.
También deben considerarse las temáticas de infraestructura, logística y transporte, que tienen un gran impacto en los costos, y que requieren de trabajo específico para ser optimizados.

-¿Cuáles serían las principales herramientas para enfrentarlos?
M.A.: La única forma de avanzar es generando acuerdos entre todas las partes involucradas. En este sentido, es interesante el trabajo que se está desarrollando en las Mesas de Competitividad, donde nos encontramos trabajando entre todos los actores involucrados, en temas de exploración, producción, exportación, infraestructura, transporte y empleo, entre otras. Esto permite a los sectores públicos y privados actuar sobre una agenda de temas definida en común y prioritarios para el desarrollo de la minería argentina.
También es necesario que haya políticas de Estado que acompañen a la actividad, generando un contexto de estabilidad y confianza. En esta línea, es destacable la Resolución Conjunta N°4428/2019 de la AFIP y la Secretaría de Política Minera en relación al Reclamo por Afectación de Estabilidad Fiscal. La misma pone operativo el procedimiento previsto para la devolución o compensación tributaria en los casos de vulneración de la estabilidad fiscal, otorgando un marco legal adecuado, necesario para la llegada de inversiones al país.
También podemos mencionar la modificación de la Resolución General N° 3.692, relacionada con el procedimiento y los registros fiscales de empresas mineras, de proveedores de empresas mineras y de titulares de permisos de exploración o cateo.

-¿Qué tipo de acciones lleva adelante la Cámara para mejorar el desarrollo del sector?
M.A.: A nivel institucional, participamos activamente en las actividades de coordinación público-privada, buscando sumar nuestro aporte en los temas que nos competen.
Por otro lado, buscamos incentivar al sector para que trabaje en la implementación de estándares de buenas prácticas, tales como el programa “Hacia una minería sustentable (HMS)”, el EITI (Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas) y acciones relacionadas con la inversión social de la minería.
Además, como parte de nuestras actividades, estamos organizando la próxima edición de Arminera, que se realizará entre el 7 y el 9 de mayo, en Costa Salguero. En este espacio generaremos oportunidades para la actualización y debate de los temas que atraviesan a nuestra industria, tales como competitividad, inversión social, transparencia, contexto político-económico, entre otros.
A esto sumamos un ciclo de conferencias destinado a la actualización en temas sectoriales, tenemos acuerdos de colaboración con cámaras y entidades internacionales, apoyamos a la minería argentina en eventos internacionales y brindamos asesoramiento técnico, impulsamos el acceso de las Pymes mineras al crédito, entre otras actividades.

-¿Cuáles son las temáticas que más hacen hincapié?
M.A.: Entendemos que debe propiciarse un diálogo fluido y fructífero, buscando consensos que nos permitan crecer. Sobre esta base, las cuestiones relativas a la competitividad y la sustentabilidad han marcado nuestra agenda en estos últimos años, por pedido tanto de nuestros asociados como de la sociedad en general.

-¿Cuál es la visión de la CAEM con respecto a la sustentabilidad?
M.A.: Es un eje fundamental de nuestra actividad. Hoy en día, la minería debe ser sustentable y transparente. Esto es lo que la sociedad nos requiere y las empresas han decidido asumir este compromiso.
Es por eso que la trabajamos desde distintos ejes, tanto lo ambiental, como lo humano y lo relacionado con la eficiencia energética. Estos aspectos están desarrollados en profundidad en el programa internacional “Hacia una Minería Sustentable” que estamos implementando en el país. Esta iniciativa impulsa las buenas prácticas, y propicia la transparencia. Uno de sus diferenciales es la conformación de un panel consultor compuesto por representantes de la comunidad (que incluye expertos, académicos, miembros de ONGs ambientales, de los sindicatos y representantes de las comunidades aledañas a proyectos, entre otros). El panel fomenta el diálogo y el buen desempeño de la industria.
EL HMS busca que las empresas se relacionen responsablemente en el área de influencia de sus comunidades. Además, impulsa la comunicación, dado que prevé que las empresas informen públicamente su desempeño en función de sus protocolos.

-¿Qué tareas llevan a cabo en relación a la misma?
M.A.: La Cámara Argentina de Empresarios Mineros está implementando junto a sus asociados el programa “Hacia una Minería Sustentable”, que fija estándares de calidad y control para garantizar una actividad responsable. Argentina es el primer país latinoamericano en implementarlo.
Por otra parte, CAEM es parte del grupo multipartícipe que trabaja para la implementación del EITI, la Iniciativa para la Transparencia de las Industrias Extractivas, en nuestro país. EITI es un estándar internacional que abarca a gobiernos, empresas y sociedad civil, y promueve la transparencia y la rendición de cuentas de los fondos provenientes de los recursos no renovables, entre ellos la minería.
Este tipo de compromisos ayudan a otorgar certidumbre a la producción minera y a acompañar su desarrollo. Y, junto a las acciones de inversión social y comunicación de las buenas prácticas, son fundamentales para generar los consensos necesarios para un sano crecimiento de la industria.

¿Cuáles son las expectativas del sector para los próximos años?
M.A.: Argentina tiene un excelente potencial para crecer de la mano de la minería. Nuestro país posee una de las mayores reservas de litio a nivel mundial, somos el sexto país en reservas de plata y el décimo en oro. Esta realidad impulsó en los últimos tres años que la exploración minera se haya incrementado hasta duplicar en 2018 las cifras de 2015. Este crecimiento supera el promedio de la evolución global de los presupuestos destinados a la región y al mundo, que se incrementaron en un 10 por ciento.
Si tomamos, por ejemplo, el caso del litio fuimos el primer destino de exploración de litio en el mundo en 2018, con más de 40 proyectos potenciales en exploración. Además de las ampliaciones de los proyectos actuales, hay dos proyectos en construcción: Caucharí Olaroz y Salar del Rincón. A esto se suman 13 proyectos en etapas avanzadas de factibilidad. Si se concretan, Argentina podría pasar a ser el primer productor mundial de litio.
Igualmente, debe tenerse en cuenta que los procesos productivos mineros solo pueden pensarse a largo plazo, ya que se caracterizan por su riesgo económico, dado que requieren grandes inversiones, con prolongados plazos de recupero del capital hundido.

La minería en números:
-En Argentina hay 850 empresas mineras, de las cuales el 90% son Pymes.
-La industria minera argentina genera 86.776 puesto de trabajo directos e indirectos.
-En el 2018, la minería exportó 4328 millones de dólares.
-La minería aporta al Estado 29175 millones de pesos.