“Las mineras deberán seguir aplicando las mejores prácticas de trabajo para que la minería sea cada vez más amigable”

Entrevista al Ing. Francisco J. Almenzar, presidente, desde diciembre de 2018, del Colegio Argentino de Ingenieros de Minas (CADIM).

El Colegio Argentino de Ingenieros de Minas (CADIM) se fundó el 7 de mayo de 1954, cumpliendo en 2019, 65 años de existencia. Entre los objetivos de su creación, se resaltan el establecimiento de vínculos, especialmente culturales y sociales entre los ingenieros de minas y sus familias; la divulgación y promoción del conocimiento y desarrollo de la actividad minera en el país; la emisión de opiniones y proponer sugerencias a los problemas que se plantean; analizar y gestionar toda la problemática relacionada con el ejercicio de la profesión, los desafíos tecnológicos y legales; la difusión de la actividad; y brindar capacitaciones sobre la minería en todos los ámbitos de forma que la gente pierda el temor a esta actividad. Además, brega por el relacionamiento con instituciones profesionales del país y del extranjero; por asociar a todos los profesionales ingenieros de minas de la Argentina; lograr leyes que permitan administrar matrículas habilitantes para el ejercicio de la profesión; afianzar vínculos con las autoridades mineras nacionales y de cada provincia; y trabajar en mejorar las leyes existentes referidas a minería, aplicando la experiencia y las mejores prácticas mineras. También CADIM forma parte de la COESIM (Comisión de Estandarización de Información Minera), junto con los diferentes Colegios de Geólogos de Argentina y la Secretaría de Minería de la Nación. Y desde enero, comenzó con la construcción de su sede propia, la cual avanza considerablemente y se planea terminar la primer etapa a fines de 2020.

-¿A cuántos profesionales reúne CADIM?
Ing. Francisco J. Almenzar: En la actualidad, más de 500 asociados desarrollan sus actividades en todos los emprendimientos mineros y en minas del exterior; en las Pymes del sector, en las empresas prestadoras de servicio, en las actividades de Ministerios y Secretarías de Minería Provinciales, inspección de minas, medio ambiente, en múltiples cátedras de las cinco universidades que hoy dictan la carrera de Ingeniería de Minas, en institutos de investigación y en organismos y empresas públicas tanto de jurisdicción nacional como provincial.

-¿Quiénes pueden formar parte del Colegio?
F.A.: Los ingenieros de minas recibidos en cualquiera de las Universidades de nuestro país, más extranjeros, previa revisión de título y plan de estudios.

-¿Dónde tienen su sede central?
F.A.: Actualmente tenemos la sede en la ciudad de San Juan y despacho en la emblemática Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional de San Juan, en el Dpto. de Ingeniería de Minas. En enero de 2020 se comenzó a construir la sede propia en la ciudad de San Juan, en la calle Félix Aguilar.

-¿Cómo es su organización institucional?
F.A.: El Colegio Argentino de Ingenieros de Minas cuenta con una Comisión, que se elige cada dos años. La Comisión actual está compuesta por mi, como presidente; por un secretario, el Ing. Marcelo Bellini; un tesorero, el Ing. Raúl Basañez; y un cuerpo de vocales integrado por el Ing. Mario Juárez, el Ing. Alfredo Elizondo y el Ing. Raúl Moreno.

-¿Qué actividades concretas llevaron a cabo en los últimos años?
F.A.: Un acontecimiento muy importante en la vida del CADIM fue la realización trianual de las Jornadas Argentinas de Ingeniería de Minas. Diversos acontecimientos impidieron que se realicen con la periodicidad de tres años establecida en el primer reglamento, pero aun así, gracias al entusiasmo de algunas Comisiones Directivas, ya se realizaron ocho Jornadas, seis en la ciudad de San Juan, una en la ciudad de San Salvador de Jujuy y una en Ciudad de Buenos Aires. Además, se han dictado de cursos de capacitación minera para operarios actuales y futuros de distintos emprendimientos mineros entre los que podemos citar: Alumbrera, Cerro Vanguardia, Cerro Negro, San José, Secretaría de Minería de La Rioja y HVM Mining. También brindamos programas de capacitación de profesores de escuelas Técnicas en la provincia de San Juan, junto a los Ministerios de Educación y Minería. Logramos un convenio con la autoridad minera nacional para asistir al RENAR (Registro Nacional de Armas) en la inspección de polvorines y manejo seguro de explosivos; capacitar a los profesionales extranjeros en las especificaciones técnicas que rigen las distintas faenas en la minería argentina y realizar facilitaciones en las reválidas de títulos universitarios.
Por otro lado, participamos en diferentes foros en defensa de la actividad, en provincias pro mineras y provincias anti mineras, como Mendoza y Chubut; dictamos conferencias en la Cámaras de Representantes del Congreso de la Nación; y emitimos documentos rebatiendo técnicamente las objeciones que llevaron a prohibir diferentes agentes hidro metalúrgicos. Nos pusimos a disposición del sistema judicial en cuanto al asesoramiento sobre cada una de las particularidades de los procesos que se llevan a cabo en una mina.
A su vez, logramos un convenio con la Secretaría de Gestión Ambiental Minera de la provincia de San Juan, para justificar técnicamente ante ANMaC el uso de detonadores electrónicos en la mina Gualcamayo. Organizamos conferencias en tres provincias, junto con la Cámara Argentina de Empresarios Mineros (CAEM) para que dos expertos explicaran la importancia hídrica de los glaciares de escombro. Participamos estrechamente junto a la CAEM en la difusión de la actividad, en el reclamo por normativas razonables, y en la aspiración continuada de hacer coincidir inversiones con potencialidad geológica minera de Argentina.
En San Juan participamos en la revisión de Ley de Cierre de Minas y en Jujuy de la revisión del Proceso de Cierre de Mina Pirquitas. En YCRT, en los años 2017, 2018 y 2019, CADIM elaboró el Plan de corto y mediano Plazo de Mina.
Además, formamos parte de la Comisión Evaluadora de Aptitudes Mineras (COESIM), ocupando la Vicepresidencia. Dicha Comisión será la encargada de evaluar y calificar el personal QP en Argentina y el marco regulatorio que debe aplicarse para la realización de reportes sobre resultados de exploración y explotación de recursos minerales.

-¿Qué visión tienen de la minería en nuestro país?
F.A.: Un tema critico es ver cómo afectará el Corona Virus a la industria a nivel mundial y esto repercutirá en el precio de los metales, lo que seguramente se verá reflejado en yacimientos en operación y en los que están en portafolios de las empresas. Puede ocurrir que minas que están operando tengan que cambiar su producción (si el precio de los metales baja) o lo que sería ideal, yacimientos que están parados arranquen por mejores situaciones económicas.
El litio será estrella hasta que se descubran o hagan más populares otras formas de almacenar energía para todo lo que usamos: celulares, computadoras, autos híbridos/eléctricos, etc. Igual no hay que perder la oportunidad actual, ya que mientras más yacimientos se descubran en el mundo, seguramente bajará el precio del Litio.
Trabajar mucho en el tema de los “anti mineros”, algunos lo son porque ignoran muchas cosas de la realidad, a este grupo hay que transmitirles la verdad y capacitarlos; pero otros, los más complicados, tienen otros intereses, políticos o económicos que hacen que levanten las banderas anti mineras para beneficio propio.

-¿Y en el mundo?
F.A.: En el Mundo hoy tenemos el mismo problema, no sabemos que va a pasar después del Corona Virus, y esto nos debe servir de experiencia, ya que, una vez superado este virus, nos habrá mostrando lo débiles que somos y que puede aparecer cualquier cosa que afecte a toda la población mundial. Debemos aprender de este suceso. Los precios de los metales seguramente estarán cambiando y variando hasta que la industria y la economía, sobre todo de China y Estados Unidos vuelva a estabilizarse.
Pero por sobre todas las cosas, las mineras en Argentina y a nivel mundial deberán seguir aplicando las mejores prácticas de trabajo desarrolladas a través de estos años para que la minería sea cada vez más amigable.

-¿Cuáles son los lineamientos a seguir?
F.A.: Trabajar con responsabilidad social y medio ambiental, con técnicas utilizadas en las mejores operaciones mineras que actualmente existen en Argentina y en los países del primer mundo. Sobre todo siendo transparentes e informando bien a la población.

-¿Cuáles consideran que son los principales problemas que enfrenta el sector?
F.A.: Los famosos “anti mineros” o ecologistas, que ponen argumentos inexistentes, tergiversan la información o mezclar la minería con la política. Desde hace años, muchos políticos que quieren llegar al poder usan a la minería como herramienta para ganar medios periodísticos, minutos de pantalla y la fluctuación del precio de los metales es otro factor de riesgo. En la minería informal en el mundo, como en cualquier industria, siempre hay alguien que no usa las mejores prácticas. Esto hay que denunciarlo y trabajar para que esto no ocurra.

-¿Qué expectativas tienen para el futuro?
F.A.: El Gobierno Nacional ha manifestado la intención de desarrollar la minería, esto es una buena noticia, solo hay que trasladarla a las provincias que todavía ponen trabas, con excusas y libretos mal direccionados. Además, debemos reconocer que nuestra civilización necesita cada vez más de los minerales, como base para las demás industrias, por lo tanto la minería debe continuar, y si queremos una buena minería, debemos hacerla con buenos profesionales, que salgan bien capacitados de las escuelas técnicas y universidades y con buenos operadores, bien entrenados y con buenos sindicatos mineros, etc.

-¿Qué actividades tienen planificadas llevar adelante?
F.A.: Continuar trabajando para que se realice buena minería en nuestro país, siguiendo las mejores prácticas de nuestra profesión, respetando la salud de la gente y el medio ambiente. Lograr que todos los profesionales que trabajan en minería en Argentina estén debidamente matriculados y para esto se necesita apoyo de las empresas, de las autoridades y de los mismos profesionales. Seguir trabajando en herramientas que hagan más confiables los yacimientos mineros, cálculos de recursos y reservas, y de esta forma lograr un mejor control, por parte de las autoridades y profesionales de nuestros yacimientos y que los mismos sirvan para poder desarrollar un valor donde cualquier argentino o empresa de capitales nacionales puedan ir e invertir en algo confiable.