Las nuevas soluciones de Big Data revolucionan la gestión del transporte

Tan importante como contar con este combustible es disponer de un sistema de análisis que permita administrar y explotar de manera inteligente y óptima todos los datos de todo tipo, provenientes de cualquier fuente, generados por personas o aparatos, en cualquier lugar y a toda hora; condiciones que hacen que sean instantáneos y efímeros. Nacen, circulan y mueren en segundos.

El Big Data es la tecnología que nace como respuesta a esta necesidad de realizar una explotación útil de toda esta información. Se utiliza ya en todos los sectores y representa un factor competitivo determinante. Así está ocurriendo, y se espera que vaya a más, en el área del transporte, al que puede facilitar la mejora de la eficiencia y del servicio prestado a los clientes, y la posibilidad de generar nuevos ingresos o modelos operativos.

Indra ya cuenta con experiencia en el uso de Big Data en el ámbito del transporte y lidera actualmente el proyecto de I+D+i Transforming Transport, una de las referencias más vanguardistas que demuestra cómo cantidades masivas de datos, generados por el sector del transporte y la logística, pueden ser explotadas de manera innovadora, para mejorar la gestión de la movilidad y el servicio prestado a los usuarios.

Bajo este proyecto, financiado por la Comisión Europea, se van a poner en marcha diferentes pilotos para distintas áreas del transporte. Entre ellos, dos destinados a carreteras inteligentes, cuyo objetivo es validar el uso de los datos para mejorar la gestión de la capacidad de las rutas y autopistas, disminuir los accidentes, optimizar los recursos disponibles, reducir los costos operacionales y mitigar las posibles congestiones.

En estos dos pilotos, que se llevarán a cabo en corredores viales de Málaga y Portugal, se profundizará en los patrones de movilidad y en los criterios de elección de los usuarios para desarrollar herramientas destinadas a hacer predicciones a corto plazo de la evolución esperada del tráfico. Es decir, se podrá prever el flujo esperado de vehículos en un momento específico y tomar decisiones, en función de esa estimación, para mejorar la fluidez de esa vía o carretera determinada durante ese período definido.

Estas experiencias corroboran cómo una plataforma puede ser capaz de capturar la información disponible en las redes, procesarla con agilidad, aplicarle la inteligencia suficiente y explotarla de tal manera que permita identificar la acción necesaria para mejorar el proceso de un negocio o lograr un beneficio para los usuarios.