“Los resultados positivos en seguridad vial tienen que ver con generar cambios culturales”

Desde que asumió el compromiso como Director Ejecutivo de la ANSV, el Sr. Carlos Pérez siempre resaltó la importancia de posicionar a la problemática de la seguridad vial a nivel nacional. De esa manera, a través de la implementación de distintas herramientas y nuevas visiones, se realizaron diferentes políticas públicas con el fin de reducir la siniestralidad vial. La Licencia Única de Conducir y el Observatorio Vial son claros ejemplos de la línea a seguir.

-¿Cuál es la situación actual de la seguridad vial en el país?

Sr. Carlos Pérez: Los accidentes de tránsito son una de las principales causas de mortalidad a nivel mundial y sobre todo en la población joven. En nuestro país, mueren aproximadamente 5.000 personas al año como consecuencia de los accidentes de tránsito.
Uno de nuestros principales problemas es la falta de conciencia de la población porque la gente conoce las normas, pero elige no cumplirlas. Lo curioso, es que nadie elegiría conscientemente arriesgar su vida para no llegar tarde a una reunión. Pero a veces, la vorágine del día a día no nos permite tomar conciencia sobre la gravedad y los riesgos que estamos asumiendo a la hora de conducir.
Consideramos que la educación y las campañas masivas son claves para que todos asumamos el compromiso y formemos parte de un cambio en la cultura vial. Es muy importante entender que no hay que hacer nada extraordinario: tenemos todo escrito, lo único que tenemos que hacer es cumplirlo. La mejor manera de cuidarnos y convivir en armonía en la vía pública es, precisamente, respetando las normas.

-¿Qué políticas públicas están implementando a fin de reducir la siniestralidad vial?

C.P.: A través de nuestras direcciones implementamos las políticas necesarias para
mejorar la seguridad vial y salvar vidas. Entre ellas, se encuentran:

-La Licencia Nacional de Conducir: con la implementación de la Licencia Única Nacional buscamos facilitar la obtención de la misma. Tenerla no es un derecho adquirido, es un privilegio que debe ganar cada ciudadano, y como todo privilegio trae aparejado obligaciones y responsabilidades.
Antes de la sanción de la Ley de Tránsito y Seguridad Vial N° 26.363, en 2008, había más de 1.800 formatos de licencias diferentes en el país que dependían de cada jurisdicción con sus propios criterios, costos, categorías y sistemas de seguridad. Esto generaba que las personas que deseaban solicitar la licencia o, incluso peor, los inhabilitados para conducir, optaran por dirigirse a aquellas jurisdicciones más benévolas para emitirla. Con la implementación de la Ley de Tránsito y Seguridad Vial, se creó en 2010 la Licencia Nacional de Conducir (LNC): una licencia única, para todo el país.
Hoy ya está implementada en un 85,63% en todo el territorio argentino y continuaremos abriendo nuevos Centros de Emisión de Licencia Nacional en el próximo mes.
A su vez, este año se agregó una categoría para sacar la licencia de conducir para cuatriciclos con un curso teórico y práctico específico que hace hincapié en las particularidades de manejo y en las complejidades propias de este tipo de vehículo, tanto para doblar, como para subir terrenos empinados.

-El Observatorio Vial: creamos el Sistema Electrónico de Datos de Seguridad Vial para obtener la mayor cantidad de información desagregada, que nos permita comprender por qué sucedió ese accidente vial (¿había niebla?, ¿llovía?, ¿había manchas de aceite?, ¿la ruta estaba en mal estado?, ¿faltó señalización?, etc.) para luego trabajar en la solución para que no se repita.
En la actualidad de las 20 provincias que firmaron convenio con la ANSV para implementar este sistema, 9 ya lo están utilizando. A su vez, 16 provincias firmaron un convenio de trabajo para la creación de Observatorios Provinciales.

-La Red Federal de Asistencia a Víctimas y Familiares de Víctimas de Siniestros Viales: creamos esta oficina para brindar asesoramiento a víctimas y familiares de víctimas de siniestros viales en cuatro áreas: orientación primaria jurídica, contención psicológica, asistencia social y asistencia en rehabilitación post- hospitalaria física y cognitiva. Además, ofrece capacitaciones externas a primeros intervinientes en accidentes de tránsito de todo el país.
Su principal objetivo es poder brindar una pronta respuesta a la sociedad civil en la temática y ofrecer un espacio de contención y asesoramiento para las víctimas de siniestros viales.

-Los operativos de control: el rol de la ANSV es, en principio, coordinar las Fuerzas Federales y Provinciales.
Hoy a partir de los datos que arroja el observatorio tenemos la herramienta para determinar dónde y cuándo es más efectivo el trabajo de los controles. Tenemos que sancionar y concientizar permanentemente.
Si el observatorio nos dice, por ejemplo, que en los últimos 3 años han sucedido, en determinado tramo de una ruta, siniestros con víctimas fatales, ahí tenemos que potenciar el control. Así, durante el Operativo Verano 2018, se controlaron 961.541 vehículos. Por su parte, los radares estadísticos, tanto fijos como móviles, detectaron 16.586 excesos de velocidad y en total se labraron 5.564 actas de infracción.
Como ratificó el Presidente en su discurso de inicio a las sesiones ordinarias del Congreso, “la vida es lo más importante que tenemos y nos estamos matando en las rutas. Por eso, necesitamos continuar concientizando y controlando como una medida de protección y prevención para el ciudadano y así lograr que todos viajen seguros a sus destinos”.

-El Estado en tu Barrio (EETB): este programa acerca los servicios del Estado a quienes más lo necesitan. Es impulsado por Jefatura de Gabinete de Nación en conjunto con entes y ministerios, y en coordinación con los gobiernos provinciales y municipales.
Tiene como objetivo brindar la mejor atención al ciudadano para que pueda resolver sus trámites de manera ágil y eficiente, en un mismo lugar. Realiza un importante número de operativos semanales, y de manera simultánea, en todo el país.
Desde la ANSV nos sumamos el 20 de febrero pasado y aportamos dos camiones aula / taller para la realización de charlas de educación vial y actividades lúdicas y recreativas, como una pista vial inflable con circuito de kartings y diferentes simuladores de efectos para concientizar sobre seguridad vial.A la fecha, acompañamos a EETB en las ciudades de Berazategui (barrios
Plátanos y Marítimo), Merlo, Pilar, Ezeiza y La Matanza (barrio Golf) de la provincia de Buenos Aires, y en Salta (barrio Palermo 1), del interior del país. Además, participamos en los operativos de Perico (Jujuy) y Merlo (Buenos Aires).

-¿Cuál fue el plan de prevención implementado que arrojó mayores resultados positivos?

C.P.: Los resultados positivos en seguridad vial tienen que ver con generar cambios culturales. Además, no se miden en el corto plazo, sino en el mediano y largo. Gracias al diagnóstico que se hizo en el 2016 pudimos armar un plan estratégico al 2026. Este plan tiene objetivos ambiciosos en reducir los índices de muertes, en aumentar el uso del cinturón, de los cascos y otras

medidas de seguridad.

-¿En qué considera que fallaron los planes anteriores?

C.P.: Hay una frase famosa que dice “si lo puedes medir, lo puedes mejorar”. Antes, la Agencia no tenía metas, objetivos medibles. Eso cambia con el plan estratégico 2026.

-¿Cuáles son los logros que alcanzaron a partir de la creación del Observatorio Vial?

C.P.: El Observatorio Vial se creó con la Agencia. El principal logro de los últimos años es el desarrollo del Sistema Electrónico de Datos, que nos permite contar con información desagregada para poder trascender las cifras, y comprender mejor por qué suceden los distintos siniestros viales.
Con esta información, podemos aplicar las medidas necesarias para eliminar los puntos de mayor accidentología, instalar señalética donde haga falta (semáforos en cruces, etc.), indicarle a Vialidad Nacional si existen problemas en las vías que ocasionen siniestros, etc.

-¿Qué tipo de estadísticas manejan

C.P.: Se realizó un estudio observacional enfocado a determinar cómo se comportan los argentinos, y otro estudio sociocultural sobre qué percepción tienen los argentinos en materia de Seguridad Vial. El primero de los estudios se realizó a lo largo y ancho del país entre conductores y ocupantes de vehículos y motos. Durante la observación, que se llevó adelante en 2016, se relevaron datos de 82.545 vehículos y 37.885 motos. En total, el estudio involucra a 175.395 personas.

Según el estudio: 8 de cada 10 conductores de vehículos son hombres. Las mujeres manejan menos pero se cuidan más: cerca del 60% utiliza el cinturón de seguridad y menos del 50% en el caso de los hombres. Además, las mujeres influyen positivamente en el uso del cinturón de todos los integrantes del vehículo

Sólo el 43,6% de los vehículos observados en Argentina circula con todos sus ocupantes protegidos con cinturón de seguridad. Mientras que en los conductores el porcentaje de uso es del 50,2%, en copilotos es del 42,9% y en ocupantes traseros desciende a 23,1%. Comparando las regiones geográficas del territorio nacional, el Noroeste presenta las tasas de uso más bajas (35,8%), mientras que Cuyo– con Mendoza (67,5%) a la cabeza – las más elevadas (60,8%). A nivel nacional, el uso de cinturón de seguridad se encuentra significativamente por debajo de la que exhiben la mayor parte de los países de la región.

Sobre la seguridad infantil en los vehículos: en Argentina 7 de cada 10 menores de edad (0 a 17 años) circulan desprotegidos, porque no utilizan ningún elemento de seguridad o porque utilizan uno incorrecto. Las regiones de NEA y NOA son las que presentan los niveles de desprotección más críticos.

Acerca del uso de luces diurnas en los vehículos: solo 4 de cada 10 las utilizan en forma reglamentaria. Comparando las regiones geográficas, Cuyo es la que más las utiliza (69,1%) y el NEA el que menos, con un 35,1%. El uso de luces diurnas se encuentra relacionado con el uso del cinturón del conductor: un 58,5% de los que lo utilizan llevan prendidas las luces diurnas mientras que un 66,1% de los conductores que no usan cinturón, no utilizan las luces.

En cuanto a las motos, la mayoría de los usuarios (66,2%) son jóvenes de entre 18 y 35 años. Con respecto al uso del casco, 4 de cada 10 conductores no lo utilizan. El no uso del casco aumenta a 6 de cada 10 cuando se trata de 1 acompañante, y a 8 de cada 10 en el resto de acompañantes. A nivel geográfico, NEA y NOA presentan las tasas de uso de casco más bajas del territorio nacional mientras que Cuyo las más elevadas. En cuanto a los menores de edad (0 a 17 años) observados en motos, 7 de cada 10 circulan sin casco. Esta proporción asciende en NOA y en la región Pampeana, donde se observa mayor circulación de menores en este tipo de vehículos. Si comparamos Argentina con el resto de los países de la región, el uso del casco se encuentra significativamente por debajo de la media regional.

El segundo estudio detectó además, que para 9 de cada 10 argentinos la Seguridad Vial es un tema muy preocupante: al 51% de los consultados les preocupa “mucho” y a un 37% les preocupa “bastante”. La siniestralidad vial ocupa el segundo lugar (26%), luego de los robos (67%), entre las situaciones que se perciben como más probables de sufrir al salir a la calle. Consultados acerca de cómo manejan los argentinos, 7 de cada 10 opinan que manejan mal o muy mal debido al incumplimiento de las normas y conducción imprudente. Coincide con que el riesgo de sufrir un incidente vial es elevado, tanto en las rutas (71% se siente poco o nada seguro al transitarlas) como en las calles (78%).

-¿Cuáles son los puntos más importantes que comprende el Plan de Movilidad Segura?

C.P.: La Movilidad Segura representa una nueva visión y política sobre la Seguridad Vial, impulsados por el Ministerio de Transporte de La Nación.
La creación del Ministerio de Transporte fue un hito muy importante porque reúne en una misma mesa a los

 

diferentes organismos que de manera directa o indirecta ayudan a mejorar la seguridad vial: la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV), la Comisión Nacional de Regulación del Transporte (CNRT), Vialidad Nacional y la Subsecretaría de Transporte.
En estos años de gestión venimos trabajando en un plan de infraestructura vial integral nunca antes implementado. Estamos construyendo autopistas, rutas seguras y mejorando todo tipo de transportes para descomprimir las rutas (trenes con mayor frecuencia y destinos, más vuelos de cabotaje, incorporación de líneas de bajo costo, etc.).

-¿Considera que la implementación de drones para el control de rutas sería efectivo?

C.P.: Ya hemos comenzado con la implementación de drones en el marco del Operativo Verano 2018. En la zona veraniega de La Frontera en Pinamar, se montó un operativo especial con apoyo de agentes para el control de cuatriciclos. El objetivo es utilizar esta herramienta tecnológica con fines preventivos para garantizar que los que circulan en cuatriciclos utilicen el casco, que sean mayores de edad y que no se comentan excesos que pongan en peligro la vida de los conductores.

 

-¿Cuál es el estado de la Licencia Única de Conducir? ¿Se logró avanzar en todo el país?

C.P.: Hoy la licencia está implementada en un 85,63% en todo el territorio argentino y continuaremos abriendo nuevos Centros de Emisión de Licencias Nacional en el próximo mes. Este año, se agregó una categoría para sacar la licencia de conducir para cuatriciclos con un curso teórico y práctico específico que hace hincapié en las particularidades de manejo y en las complejidades propias de este tipo de vehículo.
A pesar de los esfuerzos realizados, aún conviven licencias igualmente oficiales que no cumplen con la unificación del formato y medidas de seguridad que se promueven desde el Estado Nacional, donde los procesos para su otorgamiento varían notablemente de jurisdicción en jurisdicción, en relación a los criterios de evaluación de aptitudes, conocimientos y capacitación a los fines de habilitar conductores. Esto, además, en un contexto donde se carece de una única base de datos sólida e integrada de infracciones y antecedentes. Esto lleva aparejado dificultades en el control y la fiscalización, y se traduce en procesos pobres, sin una política integral de control que contemple la formación de los conductores bajo este aspecto.
Es por esto, que la ANSV se propone que por cada LNC que se otorgue, se haya consultado previamente un único registro sólido y seguro, con datos de calidad y que abarquen al país en su totalidad. También, que la justicia pueda contar con un medio de consulta de antecedentes de tránsito, capaz de cooperar con ella y con el resto del Estado Nacional. Asimismo, es de suma i

mportancia la implementación del Sistema Nacional de Infracciones (SINAI). El mismo crea un modelo único de acta de infracción, y dispone los procedimientos de emisión, entrega, carga y digitalización, así como el seguimiento de las mismas hasta el efectivo juzgamiento, condena, absolución o pago voluntario. De esta forma, damos el paso fundacional del Sistema Nacional de Puntaje (scoring).

-¿Cómo es la relación con las provincias?¿Lograron acercarse a todas o siguen teniendo dificultades con algunas?

C.P.: La relación es muy buena. El mes pasado se realizó en la provincia de Santa Fe la 80º Asamblea del Consejo Federal de Seguridad Vial. Trabajamos las principales preocupaciones en la materia para encontrar soluciones y planificar políticas que permitan bajar la cantidad de accidentes de tránsito en todo el territorio argentino. Para nosotros es primordial poder transmitir el desafío principal que tenemos como país, que es reducir la tasa de siniestralidad en todo el territorio nacional mediante la promoción, coordinación, control y seguimiento de las políticas de seguridad vial nacionales e internacionales.

-El año pasado nos nombraba a Formosa y a La Rioja como dos provincias modelos que habían aplicado medidas concretas sobre ciertas problemáticas, ¿Podemos nombrar a alguna otra esta vez?

C.P.: Mendoza y Santa Fe vienen trabajando muy bien y con mucho compromiso en materia de seguridad vial.
Mendoza, el año pasado, sacó su propia legislación que permite mejorar los controles y regularizar el tránsito. Además, posee los índices más altos en el uso del cinturón de seguridad en relación a la media regional y nacional: 7 de cada 10 vehículos tienen a todos sus

pasajeros protegidos. Además, hay una nueva campaña del Gobierno de que dice “No pasa nada, hasta que pasa”.

-¿Cuáles son los proyectos a corto y mediano plazo?

C.P.: En el corto plazo, continuamos ampliando la cobertura de la Licencia Nacional de Conducir para cubrir la totalidad del país. Seguimos avanzando con los observatorios viales en las diferentes provincias, ya que es muy importante tener estadísticas y datos específicos de cada región para aplicar, de la mejor manera, las políticas necesarias. Además, creamos la Red Federal de Asistencia a la Víctima y Familiares de Víctimas de Siniestros Viales que tiene como principal objetivo brindar una pronta respuesta a la sociedad civil en la temática y ofrecer un espacio de contención y asesoramiento para las víctimas de siniestros viales. La misma se desarrollará en cuatro áreas: orientación primaria jurídica, contención psicológica, asistencia social y asistencia en rehabilitación post-hospitalaria física y cognitiva. Además, ofrece capacitaciones externas a primeros intervinientes en accidentes de tránsito de todo el país.

Contamos con el apoyo de nuestro Presidente y esto para nosotros cobra una real importancia porque es la primera vez que un mandatario habla de la seguridad vial en su discurso de inicio a las sesiones ordinarias del Congreso.
En el largo plazo, continuamos enfocándonos en la educación y las campañas masivas. Pero cada persona debe asumir un compromiso personal, y ser protagonista del cambio en la cultura vial. Es muy importante entender que no hay que hacer nada extraordinario, tenemos todo escrito, lo único que tenemos que hacer es cumplirlo. La mejor manera de cuidarnos y convivir en armonía en la vía pública es, precisamente, respetando las normas.

Datos importantes
La Licencia Nacional de Conducir (LNC) ya está implementada en un 85.63% de todo el territorio argentino.
De las 20 provincias que firmaron el convenio con la ASNV para implementar el sistema del Obsevatorio Vial, 9 ya lo están utilizando.
Durante el Operativo Verano 2018, se controlaron 961.541 vehículos. Por su parte, los radares estadísticos, tanto fijos como móviles, detectaron 16.586 excesos de velocidad y en total se labraron 5.564 actas de infracción.