“Los talleres de verificación técnica no son un negocio son una necesidad”

Gabriel Kassis, presidente de la Cámara Argentina de Talleres de Revisión de Autotransporte Interjurisdiccional (CATRAI), en compañía de Maximilano Gándara, tesorero de la entidad, reflexionaron con Vial respecto a la necesidad de implementar a la brevedad la Verificación Técnica Vehicular en todas las jurisdicciones, como avance positivo para mejorar la seguridad vial.

Gabriel Kassis, presidente de la Cámara Argentina de Talleres de Revisión de Autotransporte Interjurisdiccional.

Maximiliano Gándara, tesorero de CATRAI.

Ante discursos contradictorios y campañas publicitarias que proponen la renovación del parque automotor se enfrenta la dura realidad de muchos

transportistas: la modernización no es accesible para todos. Lo que podría parecer un dato menor se convierte en un problema de Seguridad Vial: numerosos vehículos circulan aún cuando su estado no es óptimo y demandan una serie de cuidados que resultan excesivos. En una encrucijada entre la burocracia de los entes regionales de control, CATRAI propone, desde la experiencia y largos años de trabajo, soluciones efectivas y duraderas, para cuya implementación sólo es necesaria la toma de conciencia y una férrea decisión política.
¿Cómo fue la evolución de la Cámara en estos 18 años?
Gabriel Kassis (GK): La CATRAI, que fue constituida formalmente en septiembre de 1994, actualmente trabaja para los 109 talleres de jurisdicción nacional habilitados para realizar la revisión técnica en vehículos interjurisdiccionales de carga, de pasajeros y particulares.
Desde los inicios comenzamos a realizar actividades en pos de encaminar y homologar ciertos parámetros (que no eran iguales para todos los talleres) y a trabajar para que la verificación técnica obligatoria fuera una sola. En un principio surgieron desprolijidades, pero con el tiempo se obtuvo un procedimiento homogéneo y se consiguió que los talleres respondan con los mismos estándares. Algo importante que se logró es la comunicación entre los talleres, lo cual facilitó la detección de algunos vehículos que estaban rechazados en algún Centro  y acudían a otro  para ver si podían pasar la inspección. En los comienzos  la informática no estaba agiornada para esto, pero actualmente estamos en red.
Otro factor importante es que se mantiene un sistema libre de precios, es decir, ningún taller tiene al cliente cautivo sino que éste tiene la facilidad de elegir a cuál quiere ir, ya sea por la atención, el precio o la ubicación y sin tener la obligación de retornar al mismo.
Además podemos decir con satisfacción que la mente de los trabajadores de los talleres y de los transportistas fue evolucionando con el tiempo. Hoy encontramos muchas menos fallas y tenemos la tranquilidad de que aquellos vehículos que están rechazados por determinadas anomalías no les es fácil volver a cualquier taller para ser aprobados.
¿Cuántos socios tienen actualmente y cuáles son los beneficios que percibe un taller por estar asociado?
GK: Socios tenemos cerca de 80. No obstante, la política de CATRAI fue siempre dar respuesta a todos los talleres, estén asociados o no, y lo que hemos conseguido con esta política es que, en la actualidad, el 85% de los talleres estén asociados a la cámara. Tenemos representación en el NOA, el NEA, la zona centro del país, en Ciudad de Buenos Aires y Área Metropolitana, en Cuyo, en la Patagonia, en Ushuaia y Río Grande; abarcamos todo el país.
Obviamente existen algunos beneficios adicionales para los socios, hay algunas situaciones especiales en que se dirigen a la Cámara para que se los ayude.
¿Hay alguna provincia que no tenga centros de revisión técnica?
GK: Solo falta La Rioja, estamos tentando a alguno de los talleres nacionales que están cerca pero hay que tener en cuenta que la inversión es importante y es una plaza chica. Pero tenemos la seguridad de que este año La Rioja tendrá su taller de verificación para ocuparse de todos los vehículos de la provincia.

REALIDAD DE LA VERIFICACIÓN TÉCNICA VEHICULAR

¿Cuál es el estado del parque automotor de camiones en cuanto a revisiones?
GK: El parque ha tenido una modificación respecto de la antigüedad de los vehículos, sin embargo hoy en día sigue siendo difícil para el transportista cambiar la unidad. Si bien hay anuncios de créditos, no todos están en condiciones de tomarlos. El parque ha mejorado pero todavía hay alguna asignatura pendiente. De todas formas, es justo decir que el transportista que circula en forma interjurisdiccional tiene la verificación cumpliendo con la ley.  En la vía pública existe la fiscalización y es dura: quien no tiene la verificación técnica, como la licencia habilitante o el seguro del vehículo es sancionado.
El principal problema ocurre con los vehículos particulares: la ley Nº 24.449 de 1995, que reforzó la resolución de la Secretaría de Transporte Nº 417 de 1992 (que, a su vez, dio origen a la creación de los talleres de verificación técnica), en su artículo Nº 34 habla de la Revisión Técnica Obligatoria. Esto fue modificado y mejorado en el 2008 con la ley Nº 26.363 donde además marca que los talleres nacionales, hasta tanto cada jurisdicción no tenga su propio sistema, deberán realizar la verificación. Así, obliga a los talleres de la red a realizar la verificación técnica de los vehículos intrajurisdiccionales, sean estos de carga, pasajeros o particulares. En algunas provincias no están observando lo que la ley dice, entonces desde CATRAI se trabaja para que las autoridades consideren a los talleres nacionales existentes, en lugar de realizar licitaciones internacionales, cuando en Argentina tenemos los mejores técnicos y podemos cubrir toda la demanda actual.
¿Los micros escolares, por ejemplo, en qué categoría se encuentran? Es lamentable observar la antigüedad que presentan esos vehículos, considerando que en la mayoría de los casos transportan niños
GK: El transporte escolar interjurisdiccional tiene la misma regulación que un vehículo de larga distancia. Sin embargo, la mayoría de los trasportes  escolares que observamos sólo se manejan dentro de la misma jurisdicción por lo que no se rigen con nuestra verificación técnica. En el caso de la Ciudad de Buenos Aires, la revisión se realiza en SACTA y funciona con los parámetros que ellos  determinan.

EN LA PRÁCTICA

¿En relación con las necesidades de la revisión técnica, cuál es el estado del avance tecnológico?
GK: En lo que se refiere a equipamiento tenemos las expectativas cubiertas, de todas maneras, la Cámara sigue estudiando formas de mejorar.
Actualmente estamos on line con todos los talleres y con las autoridades que pueden ver en tiempo real lo que pasa en cada instalación.
Un desafío que tenemos es que no sólo esté la información en tiempo real sino también las imágenes de la revisión vehicular. El sistema ya está todo instalado y pensamos que en no más de 90 días podríamos tenerlo  en línea.
Es una propuesta que realizamos hace varios años. Con esta implementación transparentaríamos  al máximo nuestra actividad, que es nuestro principal interés.
¿Ustedes tienen algún tipo de auditoría?
GK: Desde el primer día la Universidad Técnica Nacional (UTN) es quien realiza las auditorías, a través de la Consultora Ejecutiva Nacional de Transporte (CENT) por convenio con la Secretaría de Transporte de la Nación. Hoy están ejerciendo una auditoria muy profesional.
Nosotros, al igual que los talleres de revisión técnica en su totalidad, ayudamos a ser controlados, no tenemos inconvenientes.
Algo muy importante para destacar es que este sistema es único en el mundo, con ingenieros mecánicos matriculados y de gran profesionalismo.
Una de las problemáticas comunes en todas las áreas es la falta de profesionales capacitado. ¿Sucede lo mismo en este rubro?
GK: Tenemos los mejores profesionales  del país y competimos con cualquiera del mundo. Lo que está faltando son las nuevas camadas, pero eso dependerá de los estudiantes que egresen  de las  universidades.
Por otra parte, en CATRAI se realizan capacitaciones, se invita a los ingenieros que quieran asistir e incluso estamos recorriendo todo el país como Cámara, colaborando con las autoridades.
¿Cuáles son los motivos más frecuentes por los cuales un vehículo no supera la Verificación técnica?
Maximiliano Gándara (MG): Los más frecuentes son los problemas relacionados con la dirección y los frenos.

SEGURIDAD VIAL

¿Cuándo se encuentra una anomalía, cómo es el procedimiento, existe un plazo para realizar los arreglos correspondientes y presentarse nuevamente para la verificación?
MG: No tienen plazo. Cuando se observa una falla se les entrega un informe detallado con la gravedad de la falla, y con él, el transportista tiene 30 días para circular. “Circular” significa movilizarse del taller de Revisión hacia el taller donde se realizará la reparación, pero no puede ejercer su actividad comercial.
Por ejemplo, si el vehículo es rechazado por la gravedad de la falla técnica (puede ser la falta total de frenos) el taller tiene la obligación de no dejarlo ir, excepto con un remolque y hasta que no se repare,  no puede transitar por la vía pública.
¿Esto se respeta?
MG: Para controlar eso sería necesario que se regularice el funcionamiento de los talleres de reparación, dando cumplimiento al artículo 35 de la ley y evitando no sólo que cualquiera repare sino además, controlando desde nuestros Centros cualquier tipo de modificaciones en cuanto a la configuración de fábrica del vehículo, tal como lo indica la ley.
¿Trabajan en cooperación con otros organismos?
GK: CATRAI depende de la Subsecretaría de Transporte Automotor, cuyas autoridades actuales han dado muestras de su preocupación para que los vehículos funcionen en el estado que deben funcionar y para que se realicen las verificaciones, y están constantemente pendiente del tema de la seguridad vial. Hace muchos años asistimos a los Congresos del Consejo Federal de Seguridad Vial y somos asesores de diferentes organismos, es decir que participamos activamente de la vida de la seguridad vial nacional.
¿Cómo es la relación con Vialidad Nacional?
GK: CATRAI tiene relación con la Agencia Nacional de Seguridad Vial, con la Secretaría de Transporte, la Comisión Nacional de Tránsito y Seguridad Vial, pero con Vialidad Nacional no tenemos un vínculo. Sería importante relacionarnos con ellos.
Nosotros siempre hemos tenido un perfil bajo y el tema de la comunicación es importante para que otros organismos se enteren  lo que estamos haciendo y que todas las autoridades del país se den cuenta que no están frente a un negocio de verificación técnica, ésta es una necesidad para disminuir los altos índices de pérdida de vidas humanas en accidentes de tránsito que se originan por fallas mecánicas. La revisión técnica no  es lo único, pero es una parte importante para reducir las más de 8.000 vidas por año que se pierden en siniestros, que en muchos casos, podrían ser evitables.

LA PROBLEMÁTICA DEL TRANSPORTE

¿Cuáles son los principales inconvenientes que se observan tanto en el transporte de cargas como de pasajeros?
GK: Nos costó muchos años llegar a un estándar interesante en cuanto a la calidad de revisión. Cuando todo esto recién empezó, todos los ciudadanos argentinos que entraron en la revisión técnica, invirtieron su dinero y tuvieron que esperar un largo tiempo (hasta tres años) hasta que los vehículos empezaron a entrar en sus talleres. La gente que se inició en la revisión técnica, por lo general, venía de otra actividad y esto lo hicieron como algo más, pero la realidad es que este proyecto tardó mucho tiempo en empezar a funcionar.
Actualmente la mayor problemática que se observa es que se incorporen a la red actual talleres en forma indiscriminada. Esto tendría como consecuencia, en primer lugar, la decepción de los que llevan 20 años en el rubro y creyeron en esto y siguen invirtiendo, cambiando maquinarias, mudando el taller a un lugar más amplio y haciendo renovaciones. Eso sería contraproducente y contaría con nuestra oposición. Para la demanda actual los talleres existentes alcanzan, por eso queremos tomar las jurisdicciones  provinciales, tal como nos autoriza la normativa vigente. Pasó, por ejemplo, en la provincia de Santa Fe, donde las autoridades pensaron en llamar a licitación, y desde la Cámara trabajamos para que incorporaran los talleres nacionales de la red, porque eran suficientes para tomar el parque automotor de la provincia, y de hecho, es lo que se está haciendo. Contando con la infraestructura e idoneidad necesarias.
En cuanto a la problemática del transporte, sería importante ver de qué manera se puede implementar su renovación. Esto se observa permanentemente en los transportistas, algunos vienen con camionetas o camiones de 1960 que, si bien están en condiciones de seguir circulando, los condiciona en cuanto a las distancias a recorrer y en el mantenimiento para cuidar su vehículo, las cuales no serían tan costosas si la unidad fuera más moderna.
Otro problema es que hace muy poco y luego de 18 años, se puso en funcionamiento el artículo Nº 35 de la ley, que habla de los talleres de reparación. En la Revisión Técnica hay una restricción: no se puede desarmar ninguna pieza para ver en qué condiciones está. Entonces, al no poder revisar las partes, es menester  respetar el artículo Nº35 que dice, a grandes rasgos, que los talleres de reparación tendrán que estar registrados y deberán tener un profesional que se haga cargo de los trabajos realizados. Esto implica que el vehículo, no sólo  esté en condiciones de circular aprobando la Revisión Técnica Obligatoria, sino que los arreglos a los que fuera  sometido fueron hechos en un taller con una persona idónea a cargo. Hasta hoy no ocurre, bregamos para que suceda. Lo mismo pasa con las modificaciones que los transportistas efectúan en sus vehículos: la ley marca que la estructura con la que los vehículos salen de la fábrica no pueda ser modificada. Este también es un tema que, como Cámara, nos preocupa.

PROYECCIONES

¿Qué esperan para el 2013?
GK: El deseo de CATRAI es la revisión técnica para todas las unidades de todo el país: carga, pasajeros y particulares, sin importar la jurisdicción. Esto es urgente: hay muchos siniestros por fallas que podrían preverse y sin embargo todavía tenemos algunos gobernantes que no toman en serio la seguridad vial. Esa es una asignatura pendiente.
Otro desafío es despertar a las autoridades de la Ciudad de Buenos Aires para recordarles que hace 20 años que tienen siete talleres de revisión técnica nacional que están capacitados para realizar la verificación técnica de los vehículos de la Capital. En este sentido estamos algo molestos, pues en el reciente llamado a licitación nacional e innecesariamente internacional, imponen una serie de requisitos fuera de toda lógica, descalificando y discriminando a aquellos que hace 20 años realizan la revisión, incluso a vehículos de la Ciudad. Segura y lamentablemente, esto dará motivos para impugnar tal situación.
Como corolario y agradeciendo a Vial el fijarse en nosotros, es importante que la ciudadanía comprenda que más allá de pretender vivir del ejercicio de una actividad lícita y noble como la revisión técnica obligatoria, nuestro sector está convencido del aporte hacia la comunidad toda, en defensa de nuestra tan declamada y tantas veces olvidada Seguridad Vial.

ANIVERSARIO

Durante la jornada CATRAI entregó varias distinciones, entre ellas al secretario de Transporte de la Nación, Alejandro Ramos; al subsecretario de Transporte Automotor, Edgardo Colombini; al jefe de Gabinete de la SSTA, Daniel Domínguez; y al asesor de la SSTA, Jorge Sauan, como muestra de agradecimiento por el esfuerzo y dedicación en pos de la seguridad vial.

En 2012 se cumplieron 20 años de la creación de la Resolución Nº 417 de la Secretaría de Transporte que dio origen a los talleres de revisión técnica.
EN ese marco CATRAI realizó un festejo con la presencia de casi 250 personas entre las que se destacaron autoridades de la Secretaría y Subsecretaría de Transporte Automotor (SSTA), entre invitados y colegas.