Primera excavadora impulsada por hidrógeno

La empresa JCB desarrolló la primera excavadora de hidrógeno de la industria de la construcción, y continúa liderando el desarollo del sector de tecnologías con cero y bajas emisiones de carbono.
La excavadora 220X de 20 toneladas impulsada por una celda de combustible de hidrógeno, ha sido sometida a rigurosas pruebas en el campo de pruebas de la cantera durante más de 12 meses. Este emocionante desarrollo convierte a JCB en la primera compañía de equipos de construcción en el mundo en presentar un prototipo funcional de una excavadora que funciona con hidrógeno.
Su presidente, Lord Bamford, dijo: “El desarrollo de la primera excavadora de hidrógeno es muy emocionante a en este proceso de construir un futuro con cero carbono. En los próximos meses, continuaremos desarrollando y refinando esta tecnología con pruebas avanzadas de nuestra máquina prototipo y continuaremos estando en la vanguardia de las tecnologías diseñadas para construir un futuro sin carbono ”.
El hijo de Lord Bamford, Jo Bamford, pasó 14 años en la empresa antes de mudarse al sector del hidrógeno, fundando «Ryse Hydrogen». Jo agregó: «Realmente creo que el hidrógeno es la mejor oportunidad para construir una industria líder en el mundo que cree empleos, reduzca las emisiones y sea la envidia del mundo».
La energía para la excavadora prototipo de JCB se genera haciendo reaccionar hidrógeno con oxígeno en una celda de combustible para crear la energía necesaria para hacer funcionar los motores eléctricos. La única emisión del escape es el agua.

El desarrollo se produce después de que la compañía hizo historia el año pasado al lanzar la primera miniexcavadora totalmente eléctrica de la industria de la construcción, la 19C-1E. También ha extendido la tecnología eléctrica a su innovadora gama de carretillas telescópicas Teletruk con el lanzamiento de un modelo eléctrico, el JCB 30-19E.
A través de la innovación constante y las mejoras de diseño, JCB también ha liderado el camino de la tecnología diesel limpia para cumplir con las regulaciones de emisiones de la Etapa V de la UE y casi ha erradicado las emisiones más dañinas de su última gama de motores diesel. El óxido nitroso (NOx) disminuyó un 97%, las partículas de hollín disminuyeron un 98% y las emisiones de dióxido de carbono (CO2) disminuyeron casi a la mitad.