Revolución de la industria automotriz

La industria automovilística y del transporte está atravesando el período más disruptivo en su historia desde la creación de la línea de ensamble en 1908. La reducción en la dependencia de combustibles fósiles está impulsando la mayor adopción de Vehículos Eléctricos vista hasta el momento. Además, el abaratamiento de los chipsets, sensores y componentes de software permiten la producción de Vehículos Autónomos y Vehículos Conectados, entrando en una nueva era de la industria automotriz.
Con respecto al tema, Marcelo Duerto, director ejecutivo de Accenture comentó, “la adopción de este tipo de vehículos es una cuestión de tiempo y adaptación de la industria, los consumidores ya tienen experiencias similares con otros dispositivos y buscan obtenerlas en nuevos ámbitos”. “Los participantes clave de la industria automovilística deben investigar cómo los afectará y modificar sus modelos de negocios según se requiera”, concluyó.
La adopción de Vehículos Autónomos está aún en sus etapas iniciales. Mientras se comienzan a producir modelos con ayuda inteligente al conductor. Los modelos con una mayor automatización o completamente automatizados todavía están en etapas de prueba. Algunas industrias serán afectadas inmediatamente por el impacto de la adopción de Vehículos Autónomos:

1. Ventas y service: en un futuro, sus modelos de negocio van a evolucionar hacia la diferenciación y la variedad de opciones basadas en la elección del consumidor.
2. Logística y cadena de suministro: el impacto en esta industria está marcado por 3 características relacionadas con el transporte por camión: menor complejidad en la navegación; experiencias de consumo personalizadas; servicios personalizados.
3. Seguros automotores: con la adopción de los vehículos autónomos se espera una pérdida de 26 billones de dólares en los beneficios de las compañías aseguradoras para 2035. Al mismo tiempo, se presenta la oportunidad de ofrecer nuevos servicios, como riesgo por ciberataque; fallas de software o hardware; riesgo de la infraestructura; riesgo de operación de la flota.

Estos participantes clave de la industria automotriz y el transporte deben comenzar a investigar sus posibilidades, para asegurarse una estrategia ante el surgimiento de oportunidades y amenazas por la adopción de Vehículos Autónomos.

Otro elemento clave en esta industria es la demanda y, la misma está creciendo, especialmente entre los jóvenes. Una investigación de 2017 sobre la aceptación de estos vehículos revela que el segmento entre 18 y 29 años es el más receptivo. Esta tendencia se debe a tres factores en particular:

1. Expectativas de los consumidores: están acostumbrados a experiencias personalizadas, especialmente cuando interactúan con tecnologías digitales. Los conductores esperan que los vehículos les ofrezcan un diseño intuitivo, interactivo y experiencias automatizadas, similares a las de sus smartphones. Sin embargo, no prefieren las experiencias automatizadas a todo costo, no buscan comprometer la seguridad.
2. Avances en tecnología: las tecnologías están evolucionando rápidamente: la “Infraestructura Inteligente” está incrementando su precisión y seguridad, además de reducir costos.
3. Carpooling: tendencia en ascenso que transforma los mercados de transporte tradicionales, especialmente para los taxis.