SMART CITIES: OPORTUNIDADES Y RETOS

*Por Pilar Conesa
A través de este término se define el nuevo paradigma de cambio de modelo para desarrollar ciudades sostenibles desde el punto de vista medioambiental y económico, mejorando la calidad de vida.

SMART CITIES: OPORTUNIDADES Y RETOS

En las últimas décadas, las ciudades han pasado a desarrollar un papel fundamental en el desarrollo socioeconómico al concentrarse la población y la actividad económica en los núcleos urbanos. En países en crecimiento, con mucha población, se está produciendo masivamente el fenómeno de la migración de las zonas rurales a las urbanas.
Entre 1950 y 2011, la población urbana aumentó casi cinco veces. En 2007, ya llegó al 50% respecto a la rural y, según las previsiones de Naciones Unidas, en 2050 entre el 70% y 75% de la población mundial vivirá en ciudades. Esta concentración de personas en los núcleos urbanos está dando a las ciudades mayor peso político y económico. No obstante, allí se consume más de dos tercios de la energía mundial y representa el 70% de las emisiones globales de CO2.
La convergencia de los efectos de la urbanización y del cambio climático pueden causar impactos negativos sin precedentes en la calidad de vida y en la estabilidad económica y social, como apunta ONU-Habitat en su informe: Las ciudades y el cambio climático. Si mantenemos el actual modelo de consumo, según un reciente informe publicado por la ONU, en 2030 las necesidades de la sociedad habrán crecido exponencialmente: el mundo necesitará un 50% más de comida, 45% más de energía y 30% más de agua.
Los recursos naturales son finitos: se calcula que las reservas de energía no renovables (carbón, petróleo, gas y uranio) se agotarán entre 2060 y 2070, teniendo en cuenta el incremento de consumo y población. Por otra parte, la crisis económica está exigiendo una gestión más eficiente para mantener el nivel de vida de la sociedad del bienestar.
Ante esta situación, la eficiencia y sostenibilidad se convierten en los principales desafíos a los que se enfrentan las ciudades en la actualidad. Retos a los que se orienta la estrategia de Smart City.

CONCEPTO

SMART CITIES: OPORTUNIDADES Y RETOS

El concepto de Smart City ha emergido con fuerza en los dos últimos años. De esta forma se han aglutinado en un sólo término las estrategias que se han venido desarrollando desde hace años bajo las estrategias de Ciudades Digitales e Innovadoras, y de Desarrollo sostenible.
El detonante de esta explosión han sido los avances tecnológicos en materiales y en la sensorización de todo lo que acontece en la ciudad.
La tecnología permite disponer de información en tiempo real de todos los servicios de la ciudad, denominada Internet of Things (IoT), or Machine To Machine (M2M). Esta información accesible a todos los actores (administración, empresas y ciudadanos) facilita una gestión eficiente de los servicios, y una visión transversal de lo que acontece en la ciudad. La tecnología es una herramienta necesaria, pero para conseguir fuertes beneficios de eficiencia, es necesario cambios en los modelos de gestión:  visión integral de los servicios de la ciudad, gestión de servicios macromunicipal para municipios pequeños y colaboración público-privada.
Todo ello plantea una necesidad imperiosa de cambio de modelo y de hábitos de consumo y movilidad, produciendo energía localmente, innovando y utilizando tecnologías y nuevos materiales que faciliten una ciudad más sostenible y humana. Jeremy Rifkin, presentó en el Smart City World Congress 2011, celebrado en Barcelona (España), su concepto de la Tercera Revolución Industrial: la fusión de las tecnologías de internet con las energías renovables. En el futuro, las viviendas, oficinas y fábricas, producirán su propia energía verde y compartirán unas con otras una “Internet energética”, del mismo modo en que ahora creamos y compartimos información en línea. Para Rifkin, la Tercera Revolución Industrial es la oportunidad de cambio de modelo antes que se agoten los recursos naturales.
Se denominan  aceleradores Smart a aquellos elementos que favorecen el desarrollo de las Smart Cities y actúan de forma transversal a los ámbitos verticales. Básicamente existen cuatro:

. La innovación y la tecnología
Aplicar tecnología de forma innovadora para poder obtener información en tiempo real de todo lo que acontece en la ciudad, y poder tanto gestionar de forma eficiente, como mantener informado al ciudadano. El uso masivo de smartphones facilita la visualización de toda la información de forma amigable y operativa.
Por ejemplo, en el ámbito de movilidad: información integral de todos los medios de transporte, información en tiempo real del tránsito de la ciudad, sensorización de las plazas de parking en la via pública, pago por teléfono, e integración servicios bicicleta urbana, entre otros.
. Las personas
El nivel de uso de las tecnologías así como las vías de participación de la ciudadanía permiten desarrollar una sociedad smart activa y participativa, elemento clave de las ciudades inteligentes: las personas que viven la ciudad día a día.
. El tejido económico
El marco de empresas, universidades, emprendedores, e innovadores es básico para facilitar el desarrollo de proyectos de ciudades inteligentes.
. La ciudad colaborativa, co-city
La ciudad inteligente requiere que los distintos actores de la ciudad: gobierno local, empresas, universidades, emprendedores, ciudadanía colaboren de forma abierta y creativa para acelerar el desarrollo y la implantación de servicios smart.

La hoja de ruta de cada ciudad será distinta en función de sus necesidades y prioridades, pero requiere una visión transversal e integral, pivotando siempre sobre las personas y la calidad de vida.
El desarrollo de las Smart Cities es un reto que debe abordarse desde el ámbito de la colaboración: público-privado y de la sociedad. Las Smart Cities no podrán desarrollarse sólo desde el ámbito público o privado, sino que requieren la colaboración de los dos actores para realizar las inversiones que permitan el retorno en términos medioambientales y económicos.

OPORTUNIDAD DE DESARROLLO ECONÓMICO

SMART CITIES: OPORTUNIDADES Y RETOS

Las Smart Cities son una necesidad para el futro de la sociedad, pero también son una oportunidad de desarrollo económico alrededor de todos los productos y servicios nuevos que aparecen. Hay varias estimaciones del volumen de negocio que se puede generar, pero en todos los casos se mueven grandes cifras. CISCO sitúa en 1,2 billones de dólares el negocio de Smart Cities en los próximos 10 años. Según un informe de IDC, se estima en más de 57.000 millones de euros el negocio IT en el 2014.
Es una oportunidad que las empresas no pueden desaprovechar. No solo está en juego el futuro de nuestras ciudades, sino desarrollar un tejido empresarial y de centros tecnológicos, pionero e innovador.

 

RETOS

SMART CITIES: OPORTUNIDADES Y RETOS

El desarrollo de las Smart Cities plantean un conjunto de retos que conviene tener en cuenta para mitigar los riesgos:

. Elaborar la estrategia de ciudad.
Se requiere disponer de una estrategia integral de ciudad, a medio y largo plazo. La explosión que ha tenido el concepto Smart Cities no ha de llevar a realizar acciones para estar a la “moda”, sino que están alineadas con la estrategia y las prioridades de ciudad. Se requiere disponer de una estrategia que identifique las oportunidades para obtener quick wins, a la vez que se establece una estrategia de largo recorrido.
. Impulsar la colaboración público privada.
El desarrollo de la estrategia necesitará la colaboración público privada con socios fuertes, liderando el ecosistema de actores innovadores para lograr el éxito.
. Potenciar la visión integral.
Smart City afecta a todas las áreas de la ciudad. Es necesario disponer de una infraestructura común que permita conectar la información de los distintos sistemas para poder cruzar la información y convertirla en conocimiento para la toma de decisiones.
. Promover la inteligencia colectiva y la co-creación.
Términos como Social Innovation y crowdsourcing forman parte de la esencia del concepto de Smart City. Social innovation hace referencia al proceso de creación, implantación y difusión de nuevas prácticas que inciden en la sociedad. Por su parte, Crowdsourcing es un modelo de producción y resolución de problemas en el que se trabaja con un grupo abierto de profesionales independientes, que hacen aportaciones libres, generalmente un entorno web, a un determinado proyecto o problema.
. Aprender de las experiencias realizadas.
Hay que aprender de las experiencias previas en otras ciudades. Se están dando muchos proyectos simultáneos que aportan visiones y experiencias distintas, pero que también tienen muchas lecciones compartidas.

El Smart Cities World Congress que se celebra anualmente en Noviembre en Barcelona es una inmejorable oportunidad para compartir conocimiento y experiencias con las iniciativas más innnovadoras a nivel mundial.

* Pilar Conesa es CEO de Anteverti y directora del Smart City World Congress.