Tecmaco, una empresa de servicios

 

La misión principal de Tecmaco es lograr la excelencia en la prestación de servicios de alquiler y en la venta de grúas y equipos con el objetivo de asistir a sus clientes en la obtención de ventajas competitivas que le permitan consolidar y aumentar sus negocios en los mercados donde desarrollan sus actividades. La empresa es representante exclusivo de distintas marcas de equipamiento del mercado internacional como JCB, TADANO, FUWA, SENNEBOGEN, HAMMEL y BAUER.
Además, sus normas y procedimientos están validadas por la certificación ISO 9001, con una fuerte política en materia de seguridad; partiendo de la premisa de que todo accidente es prevenible.
Es por eso que cuentan con un Centro de Operaciones, con 3.000 m² de taller y 1.000 m² de oficinas y bases operativas en el interior del país, que les permiten brindar a sus clientes un servicio de excelencia.

¿Cómo nació Tecmaco?

Gustavo Scian: Se fundó hace 28 años, originariamente como una empresa de alquiler de grúas.   Ocupa alrededor de 250 personas en épocas de trabajo pico, pero hoy sigue siendo familiar. Tecmaco es la primera que desarrolló e inició la renta de grúas como un servicio de pique, no para uno o dos días, sino para las empresas e industrias grandes. No alquilamos simplemente la grúa, sino que damos el servicio de izaje, donde colocamos una refinería y hacemos la ingeniería necesaria.

¿El servicio también incluye al personal que va a realizar el izaje?

G.S.: Exactamente. Tecmaco es, originariamente, una empresa de servicios, no de alquiler de equipos. Damos el servicio como si fuera un puesta a punto. Hoy contamos con una flota de 130 equipos aproximadamente alquilados por todo el país, que van desde grúas de 5 hasta 750 toneladas. Hay equipos para movimientos de materiales a granel, descargas de barcos, de perforación, manipuladores telescópicos y algunos elevadores de gran porte. Además, tenemos la grúa más grande de Argentina de 750 toneladas.

¿En qué tipo de obras participó la empresa?

G.S.: Dentro de lo que son las obras e izajes en general, se instaló el generador eólico más grande del mundo a 4.500 metros de altura en Veladero. Esa obra figura en los Récord Guinness y es histórica. Además, estuvo en construcciones de estadios y aeropuertos del país. En todos estos años de trayectoria, siempre estuvo involucrado en grande obras.

Además del alquiler y el servicio que prestan, ¿tienen equipos a la venta?

G.S.: Sí, tenemos un departamento de ventas que se dedica a la provisión de equipos. Está separado en tres sectores: todo lo que es JCB y equipos especiales que involucran la venta de grúas, manipuladores especiales, la venta y asesoramiento de perforadoras y todos los complementos para las grúas que vendemos. Dentro de esos equipos hay varias marcas mundiales.

¿Tienen representantes en las provincias?

G.S.: Tenemos bases operativas en las ciudades de San Lorenzo, Bahía Blanca, Campana y Torcuato. Después una mini base en San Nicolás y el resto, todo lo que son equipos especiales, se maneja desde acá. Igualmente, siempre está todo centralizado. En lo que respecta a la comercialización de JCB y otros productos, tenemos distribuidores. Tenemos cubierto casi todo el país.

¿En qué momento deciden vender máquinas?

G.S.: La representación de JCB se toma en el año 2005. Pero antes de eso, Tecmaco estaba en la comercialización y ventas de equipos nuevos y usados. A medida que va desarrollándose el mercado de izajes, decidimos incorporar esta parte. La empresa fue pionera en dar ese servicio. Antes si había que hacer un gran movimiento, había que traer una grúa del exterior.

¿Qué equipos usan para brindar ese servicio?

G.S.: El 60% de la flota es de la marca TADANO. Seguimos apostando a ellos porque el costo/beneficio que tiene no puede ser superado por ninguna otra marca de grúas en el mundo. Son grúas sencillas, altamente confiables, de altísima calidad y con un costo normal. Son muy conservadores y simples, y es la primer marca representada por Tecmaco.
A la hora de traer una nueva marca, no tomamos una decisión solamente comercial, sino que primero miramos qué tipo de producto es, qué funciones cumple, y cómo funciona. Todas las representaciones que tenemos tienen un respaldo y garantía. Hay una sinergia muy grande con nuestros representantes.

Hoy los controles son más automatizados…

G.S.: Hoy en día todas las marcas están implementando sistemas de control a remoto. Es muy importante para las empresas saber dónde están sus máquinas, cuál es su uso, cuál es el perímetro de trabajo. Está todo controlado y eso permite un mejor uso de la máquina.

¿Cómo es la inversión de Tecmaco?

G.S.: La empresa reinvierte todas sus utilidades en flota. La inversión es constante. Estamos permanentemente invirtiendo las utilidades en equipos nuevos y en mejorar la flota. Crecimos mucho en ese aspecto.

¿Cuál siente que es la diferencia con otras empresas del rubro?

G.S.: Tecmaco se destaca de otras empresas es su parte comercial y por toda la parte de servicios que tiene por detrás. No compra esto y vende aquello. Sino que nació como empresa de servicio y esa es su esencia. Tenemos a un equipo trabajando detrás de cada servicio prestado. Crecimos mucho con el hijo del fundador (acá hay que poner le nombre). que le aportó mucho desarrollo tecnológico, posicionamiento y crecimiento en todo.

Y cuando hacen los estudios para brindar el servicio de izaje, los profesionales, ¿actúan con la misma empresa que los contrata o realizan consultas con las empresas madres de las máquinas?

G.S.: Estamos capacitados para poder solucionarlo todo, pero han existido consultas para obras puntuales. En esos casos se pasa la consulta a la casa matriz y luego, se suma nuestro aporte. De allí se saca la conclusión final. Los ingenieros hacen su referencia, pero la conclusión y el estudio final lo hacen ellos. En el caso de izajes, con las perforaciones, a veces hay empresas que vienen y te dicen lo que necesitan directamente porque ya vienen con la ingeniería hecha. Pero lo que nosotros hacemos es ir al lugar y hacer una reingeniería. Luego podemos coincidir o no con el cliente. Pero nosotros garantizamos la obra con nuestra ingeniería, porque muchas veces las empresas olvidan detalles. Trabajamos con equipos pesados, hay que verificar todo y hacer un estudio de suelo en el caso de que sea necesario.

Y en el caso de maquinarias,  ¿en qué se diferencia JCB con la competencia?

G.S.: JCB tiene una cosa fundamental y es que continúa siendo una empresa familiar y sigue manteniendo la filosofía original del fundador. No es un grupo financiero que vende máquinas. Ellos no están atrás de lucrar con el servicio, ni la postventa y los repuestos. Están atrás de fabricar los equipos más simples y rentables para el usuario. Buscan que sean más confortables. Entonces no te van a poner ni un gramo de tecnología sólo por marketing o por tener agarrado al usuario a esa tecnología. Por ejemplo no van a hacer una máquina electrónica por el solo hecho de decir tenés que venir al servicio para que te enseñen a usarla. Sino que van a hacer una máquina electrónica si eso repercute en un beneficio muy grande para el usuario.
Los diseños de JCB son sencillos y simples, y a su vez para el que maneja la máquina, son súmamente confortables y de altísima calidad. No por la cantidad de acero que use, sino por la simpleza de diseño y eso hace que tenga otros logros como el mantenimiento fácil.
Entonces, todo eso hace un combo que genera que una vez que probás una máquina JCB después no la cambiás por otra. Si ponemos una JCB al lado de otra mucho más sofisticada, en el balance final rinde más la JCB. Además, la marca está siempre oscilando entre la número dos y tres del mundo en unidades vendidas.
Por otro lado, para dar parámetros, la marca no cotiza en bolsa, ellos siguen teniendo el dominio de sus acciones. Y segundo, casi todas las empresas del rubro, tienen una pata financiera asociada con un banco. Y JCB no la tiene, porque se enfoca en el producto. Y aunque parezca una slogan, resiste cualquier comparación de ponerla a trabajar en igualdad de condiciones, porque es más sencilla, fácil de mantener y eficaz en el funcionamiento y el equilibrio de las máquinas. Lo que estoy diciendo parece un discurso de venta, pero es la realidad. No quiere decir que las otras sean malas.
Cuando habla de equilibrio de la máquina, ¿a qué se refiere específicamente?

G.S.: Te doy un ejemplo. La pala retro es la que tiene el centro de gravedad más bajo del mercado. Pero, sin embargo, es la que tiene el despeje más alto. Eso es estabilidad. Es diseño, simpleza y mejor visibilidad. Y es importante decir que la marca fabrica sus diseños, motores, convertidores y  transmisiones en sus ejes. Es diseño, producción y fabricación de JCB. Sólo compran afuera algunas cosas de gran porte. La estabilidad que tienen sus aparatos no la tienen ningún otro porque tienen un motor más bajo que el resto.

¿Y en qué tipo de motores se especializa?

G.S.: Cuando diseña los motores, lo hace para equipos viales. O sea que tenés un motor más rendidor que el resto, porque está focalizado en eso. Es más pesado, consume menos, sin electrónica y es el que más rinde, en cuanto al equilibrio de la máquina, para uso vial. Lo que sucede en Argentina es que a veces estamos más acostumbrados a la marca y no al producto.

¿JCB fue la inventora de la pala retro?

G.S.: Exacto. Eso fue en el año ´50. Y comienza a comercializarlas en el años ´52/´53. En el mercado mundial es la número uno indiscutible en palas retro ya que tiene casi el 50%. Pero eso no quiere decir que en Argentina sea lo mismo. Hay muchas empresas que por ahí son número uno en muchas regiones, pero en otras no por cierta presencia histórica. JCB pone foco en el diseño para que el usuario tenga mejor desarrollo y sea más confortable. No es un eslogan, es una filosofía de empresa.

Además de venta, alquiler y servicios que prestan, ¿en qué está trabajando Tecmaco?

G.S.: Estamos incursionando en la parte de reciclaje. Tomamos una representación alemana de una trituradora para el tratamiento de residuos en plantas de trituración. Podés triturar desde hormigón hasta madera, lo que sea. Estamos trabajando en ese campo porque sabemos que es una problemática del país y se van a empezar a necesitar este tipo de cosas. Todos los países del mundo tienen esa responsabilidad y Argentina necesita incorporar tecnología para el reciclado.