“Tenemos más de 1400 km de autopistas en ejecución”

 

El Ing. Javier Iguacel mencionó los hitos que actualmente se encuentran en ejecución y los que aún quedan por iniciar. Asimismo, destacó la importancia del sistema de Participación Público Privado (PPP) para la realización de las obras y los altos parámetros de calidad que manejan actualmente.

Plan de obras 2018
-¿Cuáles son las obras que tienen previstas culminar para fines de 2018?
Ing. Javier Iguacel: Tenemos planificado inaugurar más de 25 hitos en 17 provincias, e iniciar un total superior a 15 obras en más de 15 regiones. Actualmente, contamos con un número mayor a 1.400 kilómetros de autopistas en ejecución. Se estima alcanzar los 1.700 o 1.800 para finales de este año, y culminar 350 de carreteras. Asimismo, concluimos varios en la Ruta Nacional 5 y en las próximas semanas finalizaremos el by pass de Luján. El objetivo es lograrlo antes del inicio de Semana Santa para que aquellas personas que transitan por la zona tengan la posibilidad de hacerlo de manera libre y no se demoren. Al mismo tiempo, está previsto culminar la Ruta Nacional 14 en Misiones; inaugurar el cruce de Caballero con San Pedro; ultimar la Ruta Nacional 16 entre Resistencia y Makallé; diversos tramos de la Ruta Nacional 8 hasta Solís y San Antonio de Areco, el trayecto de Capitán Sarmiento-Arrecifes y la variante de Arrecifes; el recorrido de la Ruta Nacional 7, desde el acceso de San Andrés de Giles hasta Carmen de Areco; y de la Ruta Nacional 11 que se extiende desde Tatané hacia Formosa. Por otro lado, en Mendoza, implementaremos 266 kilómetros nuevos que permitirán ahorrar tiempo para transitar de San Rafael a Malargüe. De ese modo, se ahorrarán 160 kilómetros. Además, otras de las obras incluidas en este plan del 2018 son: la variante a Pergamino y algunos ramales de la Ruta Nacional 35 en Córdoba. A su vez, en La Pampa, se llevará a cabo la repavimentación de esa carretera; también finalizamos la Autopista 50 y la Ruta Nacional 23 está prevista terminarla entre este año y el primer trimestre de 2019. La misma unirá el mar con la cordillera. Planeamos, asimismo, tener lista la variante Rafaela en la Ruta Nacional 34. Por supuesto que, además de los hitos, estrenamos obras menores, aunque no por ello menos importantes, como el puente sobre el Río Caraparí, en Salta, y otro sobre el Río Medina, en Tucumán.

-Vialidad acaba de publicar las nuevas configuraciones de cargas, pero ¿En qué estado se encuentra el control de las mismas en las rutas?
J.I.: En ese caso, no se trata únicamente del control de peso de los camiones, sino también de examinar la calidad de las rutas. Nosotros, hoy contamos con un equipo completamente nuevo, disponemos del área Investigación y Desarrollo, encargada de marcar el modo en que se mide la carretera. Contamos con parámetros de calidad muy altos, que superan los de diversos países de la región. Y ya se puede observar el trabajo que estamos llevando a cabo en las calzadas con el asfalto modificado. Asimismo, utilizamos una pintura que debe ser reflexiva. En cuanto a la inspección de cargas, poseemos 70 balanzas fijas activas a lo largo del país.

-¿Las balanzas funcionan las 24 horas?
J.I.: Algunas sí, pero estamos buscando que todas lo hagan. Además, tenemos previsto implementar 65 balanzas móviles, es decir, duplicar la cantidad que poseemos hoy. Las mismas se colocan en distintas rutas, donde el camión puede circular hasta 80 kilómetros por hora, y se le mide la carga. Asimismo, utilizaremos cámaras y diferentes elementos que nos permitan realizar la multa, ya que hoy estamos posibilitados de hacerla, porque somos el referente en las carreteras.

-¿Se implementará un Centro de Control Regional para el control de las balanzas?
J.I.: Todas se rigen bajo una misma norma. Actualmente, existen divisiones regionales, cada una con su respectivo gerente. Para controlar las balanzas, se lleva a cabo un trabajo en conjunto, tanto en la Provincia como en la Nación. De ese modo, se intenta evitar la ruptura de las rutas provinciales también, ya que en más de una oportunidad, se la coloca en una zona determinada y los vehículos circulan por otra carretera. Estamos planificando la ubicación de las móviles, las cuales vamos a ir rotando de lugar. Existirá un centro de control en cada zona, y estará centralizado en Vialidad Nacional.

EL CASO DE LA PICASA
-¿Qué soluciones tienen prevista para restablecer la Ruta Nacional 7 a la altura de La Picasa?
J.I.: Las obras hidráulicas deben llevarse a cabo. De lo contrario, las rutas se verán afectadas. Prueba de ello son las condiciones en las que se encuentra La Picasa. La provincia de Santa Fe no bombeaba la suficiente cantidad de agua para que la laguna desagote. Hoy, comenzó a hacerlo y está planificada una obra importante para esa cuenca. A través del sistema de Participación Público Privada (PPP), prevemos una nueva variante de 28 kilómetros, ubicada en una zona que no sufrirá inundaciones. Actualmente, estamos analizando el motivo por el cual el nivel del agua de La Picasa se está reduciendo. Al mismo tiempo, examinaremos el estado de la calzada una vez finalizado el descenso, y si es viable para el tránsito. En caso de encontrarse en condiciones, posiblemente se podrá habilitar, aunque no por tiempo indefinido, ya que esa laguna continuará desbordándose debido a las grandes recurrencias de precipitaciones.

EL SISTEMA PPP
-¿Existen obras que ya se estén llevando a cabo bajo el sistema PPP?
J.I.: El 2018 es un gran año para las PPP. Nosotros lo dividimos en tres etapas; se trata de 16 proyectos de los cuales son 1.600 kilómetros de autopistas, y otros de ruta segura. Ya licitamos el primer periodo en febrero, que constaba de seis corredores; el de la Ruta Nacional 3, 5, 7, 9, 205 y la Ricchieri. Entre el 20 y el 21 de abril daremos apertura a las ofertas, y a partir de ese entonces, contaremos con un mes y medio para adjudicarlas. A mediados de año, las empresas deberán tomar posesión de la obra, lo cual significará instalar el obrador e iniciarla a partir de entre los 15 y 20 días. Las compañías deberán ser muy eficaces, ya que cobrarán por hito cada seis meses; esto corresponde a un cierto porcentaje de avance de la obra. En caso de no alcanzar esa proporción, no recibirán el dinero durante el periodo de tiempo mencionado anteriormente. Pero confiamos en que cuentan con las capacidades para lograrlo. Existen muchas entidades interesadas; lo hemos observado a través del panel de preguntas y respuestas que elaboramos para el cual estimábamos la participación de 40 empresas, y el número ascendió a 300, incluso, muchas provenientes de Italia, España, Francia, Corea, Japón, Alemania, Estados Unidos, y Arabia. Es un sistema atractivo porque tiene un repago que funciona. Las obras se pagan a través del fideicomiso con el impuesto a los combustibles, y el mantenimiento se paga con el peaje. Por eso, la obra está 100% garantizada.

-¿Las empresas se encargan de modificar el proyecto?
J.I.: Nosotros elaboramos un ante proyecto y las empresas deben otorgarnos un proyecto ejecutivo, aunque, lógicamente, necesita la aprobación de Vialidad Nacional. De todos modos, cuentan con la posibilidad de proponer nuevas tecnologías. Recientemente, nos sugirieron puentes más avanzados provenientes de Europa, que reducen considerablemente los costos y son mucho más seguros. Por tal razón, fueron aceptados.

-¿Por cuántos años se extienden estas concesiones?
J.I.: Algunas varían en 10, 15 a 20 años, depende del proyecto. Los primeros cuatro son abocados a la construcción de la obra. Luego se prosigue con el mantenimiento.

-¿Se llevarán a cabo más obras a través de PPP?
J.I.: Desarrollaremos el proyecto PPP a lo largo del año. Hasta el momento, realizamos la primera licitación. Concluimos 850 kilómetros aproximadamente y otros tantos de ruta segura. En mayo licitaremos la segunda etapa, y en octubre la tercera.

-¿Y las empresas extranjeras interesadas en este sistema deben asociarse con una entidad local?
J.I.: No es obligación asociarse con una empresa argentina. Posiblemente, la mayoría esté interesada en hacerlo porque necesita familiarizarse con la gente, los gremios y las rutas, y las constructoras locales ya cuentan con esa experiencia. Muchas de las grandes compañías extranjeras planifican trabajar en UTE (Unión Transitoria de Empresas). Cabe destacar que, ante cualquiera de las dos opciones, el empleo local está garantizado. Creemos que las PPP van a brindarle trabajo a más de 50.000 personas.

-¿Van a perdurar durante cuatro años estos empleos?
J.I.: Sí, incluso durante periodos más prolongados, ya que será necesario el mantenimiento de las rutas.

 

-¿Y está contemplada la incorporación de nuevas tecnologías?
J.I.: Sí, en el caso de las carreteras, nosotros las construimos con asfalto modificado, no con hormigón. De ese modo, se reduce el spray y poseen una mayor durabilidad y eficiencia. Con respecto a los peajes, tenemos como objetivo implementar la modalidad “Free Flow”, que consiste en la ausencia de las cabinas, y que nuestras rutas puedan contar con la mayor tecnología posible. El objetivo es modernizar las autopistas. Cabe destacar que ninguna de las calzadas que estamos realizando atraviesa el centro de una ciudad porque sabemos que el 80% de los accidentes fatales se producen dentro de ese tramo urbano. Por lo cual, llevamos a cabo variantes por las ciudades, y los peajes van a estar en cada una de ellas. De ese modo, cualquier persona accede a la posibilidad de acortar sus tiempos abonando, o extenderlos y cruzar la ciudad de manera gratuita.

OBRAS DETERMINANTES
-Acaban de anunciar la licitación del Cristo Redentor…
J.I.: Sí, ya se confirmaron el inicio de dos obras clave para la provincia de Mendoza. Se trata de dos autopistas que aliviarán la carga de tránsito y harán más segura la conectividad. Las obras son: Autopista a San Juan, por Ruta Nacional 40 y la variante Palmira, que unirá ese distrito con la Ruta Nacional 40, para que el tránsito pesado que va hacia Chile no tenga que pasar por el Gran Mendoza. Seguramente, antes de fin de año los trabajos ya estén en marcha.

-¿Ustedes se encuentran trabajando sobre la obra del Paso de Agua Negra?
J.I.: Sí. De todos modos, ese proyecto fue creado en EBITAN (Entidad Binacional Túnel de Agua Negra). Nosotros actuamos de visores de la obra. También forman parte diversas entidades. Sin embargo, aún se requiere de financiamiento; su avance es menor a la del Cristo Redentor.

-¿Existe algún proyecto enfocado a cubrir la falta de acceso a los puertos de Bahía Blanca?
J.I.: Recientemente comenzamos las tareas en la Autopista 33. Esta se extiende desde Bahía Blanca hasta Tornquist, y forma parte de la red de acceso que estamos gestionando en esa ciudad. La misma fue licitada durante la segunda etapa, en mayo, y abarca la autopista que se inicia en Coronel Dorrego y se expande hasta Médanos. Asimismo, Centenario

se convertirá en carretera en la Ruta Nacional 229 desde Bahía Blanca hasta Punta Alta, y se habilitarán los accesos a los puertos de Galván e Ingeniero White. De esa manera, quedará modificada la fisonomía de la región y se generará una mayor cantidad de industria. Tal es el caso del Ministerio de Transporte, que licitará por PPP las vías del tren de Añelo a Bahía Blanca para permitir el traslado del potasio, y de la arena a Vaca Muerta.

 

-¿Van a circular bitrenes en esa ruta?
J.I.: Sí, pero todavía no está autorizado ese corredor.

-¿Cuánto tiempo demorará la construcción de la obra en la Autopista 33?
J.I.: Un periodo de cuatro años, porque son más de 220 kilómetros de autopista.

– Con respecto a Tec Plata, se realizó una inversión muy significativa, pero no es práctico ni redituable, ¿Se va a realizar algo al respecto?
J.I.: Sí. Se trata de una inversión de 500 millones de dólares que no puede ser utilizada. Por ese motivo, recientemente, comenzamos la gestión sobre la autopista Ricardo Balbín, que es la continuación del tramo Buenos Aires – La Plata, cuyo trayecto comienza en Ensenada y se extiende hasta Tec Plata, zona denominada la Ruta del Petróleo. Una vez concluida esa primera etapa, se expandirá hasta la Ruta Nacional 11, lo que permitirá conectar a esta última con la Autopista Buenos Aires – La Plata. Así, se logrará descongestionar la Ruta Nacional 2 hacia Dolores.