“Todo lo que se hizo en otro país, se puede aplicar en la Argentina”

El Ing. Daniel Russomanno, presidente de ITS Argentina, dialogó con Vial y expresó la síntesis del XI Congreso de ITS llevado a cabo en el marco del XVII Congreso Argentino de Vialidad y Tránsito.

¿Cómo se desarrolló el Congreso de ITS?

Ing. Daniel Russomanno: Fueron unas presentaciones muy buenas. No nos falló ningún orador de los que estaban planificados y tuvimos muy buena asistencia de distintos profesionales. Se tocaron diversos temas con nuevos conceptos y realmente estamos muy contentos con el resultado.

¿Cuáles fueron esas nuevas temáticas que se trataron?

D.R: Se habló mucho de los conceptos de Big Datta (grandes datos) e infomovilidad (información al usuario). En cómo se puede ayudar al pasajero para que haga transporte intermodal. También se trató un concepto de autopista de quinta generación que lo trajeron desde Francia, un proceso de normalización de ITS en todo Iberoamérica y después, se compartieron muchas experiencias tanto locales y extranjeras; urbanas e interurbanas. Además, tuvimos presentaciones de transporte de Corea, Australia, Austria, Italia, Francia, México. Por último, presentamos el manual de ITS y de Operación de Redes por Carretera.

¿Cómo fue la elección de los trabajos ganadores de ITS?

D.R.: Respetamos algunos criterios para la elección: cómo había sido escrito, su investigación y desarrollo, y si había datos concretos sobre esa experiencia. La elección se basó en que sea un proyecto innovador, un desarrollo local, que hayan trabajado en una aplicación y que haya una muestra donde se vean resultados. Y ambos trabajos que premiamos fueron así, uno de conteo vehicular, y el otro de reconocimiento de placa de patentes.

Volviendo al tema de la movilidad intermodal, ¿Qué herramientas ayudan a mejorarla?

D.R.: Básicamente el uso de información, la utilización de datos, el estado de cada modo de transporte y la información al usuario. Las herramientas son diversas: cartelería y mensajería variable en las estaciones, información de cuándo llega el próximo transporte, cuánto es el tiempo de viaje, el billetaje electrónico, el uso de la tecnología para el pago con teléfonos inteligentes, las videocámaras, los sensores de dónde están los vehículos, datos de volúmenes de tránsito, etc. Estas herramientas conforman un sistema integral y sistémico.

A partir del intercambio de experiencias que realizaron con los expertos del exterior, ¿Qué se puede aplicar en la Argentina?

D.R.: Todo lo que se hizo en otro país, se puede aplicar en la Argentina tranquilamente. Tenemos la capacidad del talento humano y las empresas que lo pueden realizar. Y la relación costo/beneficio es muy grande. Hay que tomar la decisión de qué es lo que se quiere hacer y cómo se va a hacer. Determinar los objetivos, que tienen que ser específicos, medibles, alcanzables, ambiciosos, medidos en el tiempo, y sus alcances es muy importante.

¿Cuál es la vanguardia de ITS en el mundo?

D.R.: A nosotros nos falta mucho. Ellos ahora están hablando el tema del vehículo conectado, comunicación vehículo-infraestructura y el uso de las redes sociales. En Argentina tenemos algunas soluciones puntuales, pero no hay una integración y articulación de las distintas jurisdicciones.
En el mundo, básicamente se habla de todo lo que es comunicación, detección de automóviles y todo lo que es enfocado a mejorar el medio ambiente, la movilidad y la seguridad vial.

¿Cuáles son los próximos objetivos de ITS Argentina?

D.R.: La Asociación siempre tiene como objetivo promocionar la utilización de los sistemas inteligentes de transporte, pero su objetivo concreto y primordial es mejorar la seguridad vial, el medio ambiente y la movilidad. Todo siempre enfocado en el usuario, buscando su bienestar y mejorando su calidad de vida. ITS no es una marca, es una tecnología que en todo el mundo lo tienen en cuenta.