TRATAMIENTOS SUPERFICIALES CON FIBRA DE VIDRIO, ALTO DESEMPEÑO EN MEMBRANAS ALIVIADORAS DE TENSIONES

En Uruguay se han realizado diversos tramos con una novedosa técnica, los tratamientos superficiales reforzados con fibras en la rehabilitación de superficies altamente fisuradas. Esta técnica combina las ventajas de un tratamiento superficial con la resistencia a la tracción de una malla de fibra de vidrio.

* Por el Quím. Santiago Kröger, director de Bitafal Rentals

En la rehabilitación de cualquier tipo de pavimento deteriorado, sea carpeta asfáltica, tratamiento bituminoso u hormigón, una técnica muy usual es el recapado con algún otro material asfáltico. Debido a que es necesario para la resistencia estructural del pavimento que la adherencia del recapado con el pavimento deteriorado sea buena, las tensiones en las juntas o fisuras eventualmente superarán la tolerancia del material nuevo colocado. Al estar esta nueva capa firmemente adherida a la inferior, ocurre un deterioro físico de la misma debido a la propagación de fisuras del pavimento deteriorado o al movimiento de las losas.
Los movimientos horizontales inducidos por temperatura en las juntas o fisuras del pavimento existente llevan a tener esfuerzos de tracción que son un importante componente en la reflexión de fisuras. Además, los movimientos verticales inducidos por la carga del tráfico conducen a tensiones de cizallamiento en la nueva capa, que también contribuyen a la propagación hacia arriba de la fisura.
La solución encontrada a este problema es la aplicación de una capa que tenga la capacidad de resistir el cizallamiento y la tracción antes mencionados para retrasar la reflexión de fisuras. Entre las soluciones existentes actualmente existen una infinidad de técnicas que utilizan, geogrillas, geosintéticos, capas con asfaltos altamente modificados, y tratamientos superficiales entre otras.
Cuando esta capa queda como superficie de rodadura se denomina SAM (Stress Absorbing Membrane) y cuando se coloca entre capas se le llama SAMI (Stress Absorbing Membrane Interlayer).
 

TRATAMIENTOS SUPERFICIALES REFORZADOS CON FIBRAS
Estos tratamientos son una membrana aliviadora de tensiones continua y elaborada en sitio, para utilizarse en capa de rodadura o entre capas de mezcla asfáltica en caliente, mitigando la reflexión de fisuras y los daños por penetración del agua.
Está constituido por cuatro capas, un riego de ligante asfáltico modificado con polímeros, una malla de fibra de vidrio, otro riego de ligante asfáltico modificado con polímeros y la gravilla seleccionada.
El equipo utilizado para aplicar esta tecnología tiene la posibilidad de regar ligante asfáltico, fibra y gravilla en una sola pasada, reduciendo significativamente la necesidad de equipos y personal en la ejecución de este tipo de tratamientos. Por otra parte, debido a que una sola computadora controla todas las variables, la dosificación de cada componente según la velocidad de avance es coordinada exactamente.
Este tipo de técnica se utiliza en pavimentos altamente fisurados para retardar la reflexión de las fisuras y evitar la introducción de agua superficial que acelera el proceso de deterioro del pavimento. Al incluir la fibra es posible dosificar mayor cantidad de asfalto y así proporcionar una superficie de rodamiento de mayor durabilidad.
Por otra parte tiene las ventajas de un tratamiento superficial como restaurar e impermeabilizar la calzada (sellando y reduciendo la oxidación) e incrementar la resistencia al deslizamiento, dando una apariencia uniforme.
En América las primeras pruebas de esta tecnología se realizaron en Estados Unidos hace una década, mientras que las primeras pruebas canadienses fueron en la región de Ontario en el año 2005. En México la técnica fue usada por primera vez en el 2010 con mucho éxito realizándose tres tramos experimentales de forma consecutiva. En Uruguay esta tecnología ingresó en el 2012 y ya se han realizado más de 50.000 m2 de esta técnica como membrana SAM sobre pavimentos con un grado de fisuración muy elevado. Asimismo, se llevaron a cabo relevamientos detallados del estado superficial del pavimento previo a la aplicación del tratamiento reforzado con fibras para hacer un seguimiento de la evolución de los deterioros con el tiempo.
En cuanto a su uso como membrana SAMI, aún no se han ejecutado tramos de prueba para sustituir los complicados geotextiles en los recapados asfálticos, pero probablemente, en los próximos meses, se realice alguna intervención que demuestre las bondades de esta tecnología como muestran diversos estudios internacionales. Cabe señalar que la ventaja adicional que presenta esta técnica es que, en un posterior fresado de la capa, la fibra de vidrio no interfiere en el proceso como sí lo hacen los geotextiles.