UN PROYECTO HIDROELÉCTRICO DE ENVERGADURA

La represa de Los Caracoles, en la provincia de San Juan, representa la obra hidroeléctrica en ejecución más importante de la Argentina. El objetivo del proyecto es mejorar la regulación del río San Juan, principal recurso hídrico de la provincia para consumo y riego. Su funcionamiento permitirá ampliar la superficie bajo riego en 15.000 hectáreas y aportará al mercado eléctrico mayorista 715 GWh de energía con una potencia de 132 MW.

* Por el Ing. Carlos Rivero

La provincia de San Juan, localizada en la zona semidesértica del oeste argentino, tiene su principal actividad económica en el oasis cordillerano del valle de Tulum, el cual es alimentado por las aguas del río San Juan. Éste nace en las elevadas cumbres de la cordillera de Los Andes, discurre entre montañas y aporta a su paso los caudales resultantes de la fusión de las nieves caídas en su cuenca superior. Este aporte hídrico es el motor que hace caminar la economía del valle, cuya principal producción agrícola, pero no la única, es la vinculada a la industria vitivinícola.
La construcción de una serie de embalses sobre el río garantizará ese objetivo principal asociado con otros propósitos múltiples como lo son el control de crecidas y la producción de energía.

REACTIVACIÓN
En ese sentido, sobre el río San Juan se construyó la presa de embalse Quebrada de Ullum y en 1998 se inició la construcción del proyecto hidroeléctrico Los Caracoles que, por la compleja situación económica que vivió el país en diciembre de 2001, derivó en una paralización de las obras.
Sin embargo, el 3 de septiembre de 2003, la provincia de San Juan firmó con la UTE Techint – Panedile, el contrato para continuar y concluir las obras del proyecto, donde el concesionario operador es la empresa estatal Energía Provincial Sociedad del Estado (EPSE).
El aprovechamiento hidroeléctrico Caracoles se ubica aguas arriba de la ciudad de San Juan, en el kilómetro 53 de la ruta provincial 12 y se prevé su finalización para fines de marzo de 2009. El área de influencia directa del proyecto comprende los valles de Ullúm – Zonda y Tulúm, que abarca los departamentos de Ullúm, Zonda, Chimbas, Rivadavia, Rawson, Santa Lucía, Pocito, Sarmiento, Albardón, Angaco, San Martín, Caucete, 9 de Julio y 25 de Mayo. La construcción de esta obra generó 1.600 puestos de trabajo durante su construcción, sin embargo, se registró un déficit de personal técnico.

EL PROYECTO
Caracoles tiene como principal objetivo la generación de energía. La Central producirá 715 gigavatios/hora (Gwh) por año, lo que representará un incremento sustancial de la oferta para satisfacer el consumo energético actual de San Juan. Como objetivo complementario permitirá el aumento de la superficie bajo cultivo en la provincia de San Juan en unas 15.000 hectáreas. En su etapa de producción, Caracoles utilizará dos turbinas y dos generadores para producir entre el 40 y el 50% del total de energía que hoy consume San Juan. Además, el embalse tendrá un volumen máximo de 565 hectómetros cúbicos que permitirá contar con una gran reserva de agua. La construcción de la presa tendrá, además, un impacto sobre el desarrollo turístico regional, tanto por las actividades de recreación vinculadas con la represa como por el mejoramiento de la infraestructura energética.
Las principales obras del proyecto incluyen, en primer lugar, la presa de materiales sueltos recubiertos con una cara de hormigón, con un volumen de rellenos compactados cercano a los diez millones de metros cúbicos, 136 metros de altura y 620 de coronamiento. En la construcción se utilizaron 8.000 toneladas de acero, 8.700.000 horas-hombre de trabajo, y 93.000 toneladas de cemento.
En segundo lugar, se encuentra la central hidroeléctrica, que estará equipada con dos turbinas Francis de 62,6 megavatios (Mw) de potencia nominal, de origen ruso, al igual que los generadores. La central hidroeléctrica se alimentará desde el embalse a través de una galería de aducción de 1.526 metros de longitud, excavada en el macizo rocoso y revestida en hormigón armado, que se conectará con las turbinas mediante una tubería forzada de acero con su chimenea de equilibrio. Asimismo, aprovechará un salto neto de 150 metros con un caudal nominal de 90 metros cúbicos por segundo. En tanto, en un futuro, se planea la realización de otro aprovechamiento hidroeléctrico compensador a emplazarse a 19 kilómetros aguas debajo de Caracoles, en el actual azud de Punta Negra.
Por otra parte, está el aliviadero de crecidas, en dos túneles excavados en roca y luego revestidos en hormigón armado con una capacidad de evacuación de 3.200 metros cúbicos por segundo. Por último, existirá una línea de alta tensión en 132 kV y de 49 kilómetros que une la central de Los Caracoles con la estación de maniobras Punta de Rieles, en la ciudad de San Juan, el punto terminal.

VENTA DE ENERGÍA
La tarifa considerada para el análisis a fines de 2008 fue de de 25 dólares/MWh. Para obtener este valor se tuvo como referencia el costo marginal actual de energía y el precio, según datos proporcionados por la Compañía Administradora del Mercado Mayorista Eléctrico Sociedad Anónima (CAMMESA). El Incremento de la tarifa se consideró a una tasa del 3% anual hasta el 2013 (tiempo de recuperación a valores internacionales), estabilizándose en un 2% de incremento anual a partir del 2014. Si se considera una producción anual máxima en aproximadamente 715 GWh, el ingreso bruto estimado será de 18 millones de dólares anuales (sin descontar los costos de comercialización, operación y mantenimiento).
El proyecto está enmarcado dentro del Mecanismo para un Desarrollo Limpio (MDL) de acuerdo con lo establecido en el protocolo de Kyoto, por lo cual los beneficios económicos consideran la futura venta de certificados de reducción de emisiones, comúnmente conocidos como bonos verdes.

IMPACTO AMBIENTAL
El proyecto cumple con todos los requerimientos de impacto ambiental de la provincia de San Juan, cuya autoridad de aplicación es la Subsecretaría de Medio Ambiente. Además, cuenta con la declaración de impacto ambiental otorgado por la resolución 109-SSPA-98, la autorización para la realización de los trabajos de desvío del río y el plan de manejo ambiental aprobado por Resolución 097-DPA-2000 de la Dirección de Gestión Ambiental.
La traza de la línea de alta tensión en 132 kV, que vinculará la central hidroeléctrica con la estación de maniobras Punta de Rieles, cuenta con la declaración de impacto ambiental aprobada el 9 de mayo de 2006. Por otra parte, se tomaron todas las medidas de seguridad necesarias, dadas las condiciones sísmicas de la provincia.

PUESTA EN MARCHA
Luego de muchos años del inicio de la obra, finalmente el 10 de octubre de 2008, la presidente de la Nación, Cristina Fernández, ordenó el cierre de compuertas y puesta en marcha del programa de operación de llenado del dique Los Caracoles.
La jefa de Estado calificó al proyecto como “impresionante” y lo definió como “la obra hidroeléctrica más importante de Argentina de la últimas décadas después de Yacyretá”.

 

* El Ing. Carlos Rivero pertenece a la UTE conformada por las empresas Techint y Panedile.