ASEGURADORES DE CAUCIONES CUMPLIÓ 40 AÑOS

El vicepresidente de la compañía, Antonio de Vedia, brindó un panorama de la trayectoria de la entidad.
Aseguradores de Cauciones fue una de las protagonistas en  lograr la institucionalización del ramo   caución. En el momento de su creación, el rubro sólo contaba con siete años de antigüedad y su ingreso posibilitó la aprobación del decreto 411/69. Con  esta norma, el Estado aceptó  los seguros de caución para sus contrataciones.

 

 

¿Que significa para la entidad llegar a los 40 años de vida?
Para nosotros es muy importante cumplir tantos años de trabajo. A lo largo de este tiempo se enfrentaron desafíos que no fueron fáciles de superar, sobre todo por las crisis cíclicas de nuestra economía.
No obstante, estas cuatro décadas coinciden, en gran medida, con el desarrollo del negocio. La compañía se inició e impulsó el ramo caución, que hasta ese momento  había tenido un desarrollo limitado. Por esto, nos agrada ser partícipes de esta creación y creemos que forma parte de un interesante objetivo empresarial y en particular de las firmas constructoras de obras públicas, ya que éstas son las que más se benefician con el rubro que desarrollamos.
Por otro lado, cabe destacar que después de 40 años, se transitó por distintas etapas, entre ellas un recambio generacional.
¿Desde el mercado asegurador qué simbolizó este rubro?
Fue el crecimiento de un ramo que funcionó muy bien. No solamente es reconocido dentro del país sino también a nivel internacional y está considerado como profesional y serio. Además, hubo un progreso de nuestra actividad dentro del seguro que fue interesante y muy útil. 

ROL DESTACADO
¿Cuál fue el papel de su compañía en el ascenso del ramo?
Aproximadamente siete años antes de la aparición de nuestra empresa, el ramo ya existía. No obstante, faltaba algo fundamental y era que el Estado, principal beneficiario de nuestras garantías, aceptara la caución de manera generalizada. Es decir, que se incorporara en los pliegos y contratos la posibilidad de garantizar las obligaciones a los contratistas, mediante el seguro de caución. Era una alternativa a otro tipo de garantía existente como el aval bancario, entre otros.
Entonces, uno de los primeros pasos que dio la compañía fue promover lo que después fue el decreto 411/69. El mismo determinó ciertas convenciones bajo las cuales el Estado aceptaba el seguro de caución. Se realizaron las pólizas y el mercado empezó a desarrollarse. Con lo cual, si bien nuestra empresa no fue originaria, tuvo un rol destacado en lograr que el ramo se asentara institucionalmente. 
¿Cuáles fueron los elementos innovadores que brindó Cauciones?
Ofreció un instrumento de garantía mucho más económico, eficiente y accesible para un universo mayor de empresas. Con anterioridad este tipo de procedimientos se manejaban por la vía bancaria y por lo tanto, los clientes estaban sujetos a mayores restricciones. Por ende , el desarrollo de este ramo significó un gran apoyo para las firmas, ya sean grandes, medianas o pequeñas. En definitiva, es un beneficio para que crezcan y puedan cerrar mayores negocios. Desde ese punto de vista, creemos fue un aporte interesante.

PARTICULARIDADES
¿Cuáles fueron las obras más emblemáticas en las que participaron?
El inicio de la compañía coincidió con una época de importantes obras promovidas por el Estado, sobre todo en el área de energía. Algunas de ellas fueron las represas de Chocón, Salto Grande, Yacyretá y el puente Zárate Brazo Largo. Por ejemplo, una ejecución emblemática que se llevó a cabo en la década del’80 fue el gasoducto Loma La Lata.
Las participaciones se realizaron desde diferentes ópticas, a veces en co-seguros y otras en conjunto con otras firmas.
En este último período, tenemos importantes garantías, aunque no estén inmersas las empresas viales. Intervenimos en obras de energía que se realizaron recientemente, como líneas de alta tensión, centrales y gasoductos. Además, Cauciones puede ofrecer un gran respaldo debido a los valores que posee. Entre éstos se encuentran los reaseguradores internacionales.
¿Cuáles son estos reaseguradores?
Principalmente, con Swiss Re y Munchener, que son los principales  a nivel mundial. Contar con la confianza y el apoyo de éstos fue lo que permitió que participemos en emprendimientos de gran trascendencia. 
¿Que volumen opera el mercado de caución?
 El volumen del mercado está cerca de los 500 millones de pesos de prima, y poseemos una  participación del 12% del mercado. La mayor parte se concentra en seis o siete compañías y el resto está distribuido entre las empresas de seguros generales.
¿Realizan otro tipo de seguros?
Acompañamos también a nuestros clientes en Seguros de Ingeniería. Los que realizamos no pertenecen a grandes obras sino que son construcciones como el Plan  FEDERAL de Viviendas y aquellas que tengan relación directa con la responsabilidad social.

SUSTENTO
¿Cuál es el objetivo a futuro?
Es importante dedicar el aporte a obras emblemáticas, lo que no significa que no busquemos brindarle apoyo a empresas más pequeñas. De hecho, contamos con múltiples oficinas en el interior. Son 12 ubicadas en distintas regiones del país y brindan servicio a empresas constructoras medianas  y pymes.
¿Poseen oficinas en el exterior?
No, lo que tenemos es un servicio de garantías en combinación con compañías colegas en otros países. Gestionamos con empresas internacionales donde nuestros clientes producirán. Es un servicio útil, ya que impulsa y ayuda a que las firmas  exporten y trabajen en el exterior. Por lo general, la industria de la construcción cuenta con un gran sustento, más allá de las complicaciones que genera la situación económica del país en algunas ocasiones.
¿Cuál fue la clave para tener permanencia en el mercado?
Lo más relevante fue mantener un gran nombre y una buena imagen. Ésta fue la base, para después realizar los recambios. Actualmente, es una firma de segunda generación familiar, lo que implica un esquema distinto, quizás más profesional en determinadas circunstancias y evidentemente la estructura con la que se inicia es diversa.

 

40º Aniversario
En el mes de octubre, Cauciones, celebró sus primeras cuatro décadas con un cocktail que se realizó en El Zanjón de Granados ubicado en el barrio de San Telmo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.
Las 700 personas que asistieron se reunieron para conmemorar los 40 años de Aseguradores de Cauciones, una de las primeras firmas especializadas en el ramo caución. Entre los presentes estuvieron los clientes, los fundadores de la empresa y los antiguos directores. José de Vedia, presidente de la aseguradora, remarcó la trayectoria y las relaciones de largo plazo que tiene Cauciones con toda su comunidad de negocios, y reconoció el trabajo conjunto con todos ellos. Además, agradeció a los más de 750 productores que confían en el cumplimiento y solvencia de la entidad.