“EL ESTADO DEBE INVOLUCRARSE MÁS CON EL SISTEMA FERROVIARIO”

Gastón Cossettini, especialista en ferrocarriles, afirmó que este medio de transporte contribuye positivamente a la economía, al medio ambiente y al uso eficiente de la energía en el país.

La construcción del tren bala, las medidas que debe llevar a cabo el Gobierno Nacional para mejorar el transporte ferroviario, y la importancia de una integración multimodal fueron algunos de los temas abordados por el experto Gastón Cossettini.

¿Cuál es la situación actual de los trenes de servicios de pasajeros en la región metropolitana de Buenos Aires?
El contexto es crítico. Todos los días ocurren hechos que así lo corroboran. Durante las dos últimas décadas se hizo poco para su mejora. Hay que tener presente que la última incorporación tecnológica de importancia, fue la electrificación del ferrocarril Roca, realizada a mediados de los años 80. Hoy las decisiones que se toman, a mi juicio, son de emparche en cuanto a la incorporación de mejoras innovadoras, a excepción de la compra de material rodante a China, para la línea San Martín. Lo que es de lamentar, en esta decisión, es que no se instrumentó una importante participación de la industria nacional en la provisión, ni se creó los instrumentos necesarios de transferencia tecnológica y de financiamiento.
Por otra parte, en cuanto a los trenes de pasajeros interurbanos, creo que no se deberían instrumentar servicios que no tengan sustentabilidad en el tiempo, con un adecuado nivel de prestación. Es negativo crear expectativas en los usuarios que luego no pueden ser sostenidas en cuanto a calidad y en economía.
¿Y los ferrocarriles de carga?
Existen dos situaciones. Por un lado, los concesionarios esperan que por decreto se ratifiquen las renegociaciones que se han hecho y que cubran todas las instancias legislativas pertinentes. Pero, para el bien del transporte ferroviario de cargas, se hace necesario terminar con dicha negociación.
El otro aspecto a considerar, es la situación del Ferrocarril Belgrano Cargas, que requiere de una urgente inyección de financiamiento para mejorar sensiblemente su gestión y así servir a economías regionales que lo necesitan vitalmente, por la lejanía de dichas producciones, tanto de los mercados nacionales, como los externos. Creo que el Gobierno se sensibilizó en tal sentido.

COMPETITIVIDAD
¿Cuáles son los puertos actuales que cuentan con acceso ferroviario?
Hay puertos que tienen accesos ferroviarios, tanto en el litoral fluvial como marítimo del país. No obstante, lo que se debe tener en cuenta es la eficiencia de dichos pasos, en cuanto a playas disponibles, períodos en los cuales un tren completo se descarga y se vuelve a despachar su salida. Sobre este tema conviene puntualizar que es necesario observar con mucha atención la situación particular de cada puerto, dado que no es condición suficiente que el tren tenga vías de acceso, sino también que la operación en el recinto portuario sea eficiente para ambos, ya que un vagón o locomotora parados sin justificación, es perjudicial para la explotación.
¿Qué importancia tiene el uso del ferrocarril para el transporte de carga, la logística y el comercio exterior?
Medida en términos absolutos, su participación es de relativa importancia. No obstante, si se mide en términos de tarifas en relación al precio FOB de los productos de exportación, su significación crece en relación al modo competitivo. Tampoco se debe olvidar la contribución que este medio de transporte hace al consumo energético, ya que el mismo, por unidad de carga transportada, es cuatro veces menor que el camión.
¿Cuál es el volumen actual y que porcentaje se transporta por el sistema ferroviario?
El año pasado, el ferrocarril de cargas transportó casi 25 millones de toneladas. Este año, por el conflicto del campo, difícilmente se llegue a esa cifra.
Respecto a la participación en el total del tráfico, hay que ser cuidadosos en la comparación. Primero, corresponde decir que las estadísticas son muy inciertas, con lo cual toda aseveración es relativa. Además, si se comparan las cifras de cada modo con respecto al total que se transporta, se podría decir que el tren tiene una contribución del orden del 8%; se incluye lo que se traslada por camión en los trayectos de corta distancia en los cuales el ferrocarril no puede competir. En cambio, si la comparación se hiciera exclusivamente en tráficos competitivos de tipo masivo, el tren se ubicaría en el orden del 18% en toneladas por kilómetro movilizadas.

MAYOR COMPROMISO
Actualmente, existe un déficit muy grande en el sistema de transporte en general. Para el caso del ferrocarril, ¿que medidas debería tomar el Gobierno para mejorar esta situación?
El Estado debería involucrarse muy activamente con el modo ferroviario por su contribución positiva a la economía, al medio ambiente y al uso eficiente de la energía. En tanto, en la región metropolitana, deben hacerse esfuerzos permanentes en mejorar los servicios, para que los usuarios estén conformes y de esta manera contribuir a que el movimiento de personas se haga mejor, en términos económicos, sociales y medio ambientales.
En los ferrocarriles de carga, debería implicarse en el desarrollo de infraestructuras, ya que son inversiones muy significativas, que las concesiones no pueden afrontar solas. También, le correspondería alentar a que la industria nacional vuelva a tener el rol que tuvo décadas atrás, cuando llegó a fabricar rieles, vagones, locomotoras y subconjuntos, con una alta participación e integración nacional, tanto para la provisión local como para la exportación.
¿Cuál es su opinión sobre la construcción del tren bala?
El proyecto del tren de alta velocidad tiene una significación especial, por el salto tecnológico que significa y sería estupendo tenerlo en el país. No obstante, la oportunidad de su instalación debe ser medida en términos comparativos con otros servicios ferroviarios que se prestan a nivel nacional, particularmente en servicios de pasajeros. Por ende, conviene alentar prioritariamente todos los proyectos que impliquen inclusión social y mejora sustancial en las prestaciones de uso cotidiano de la gente y en su necesidad de desplazamientos hacia el domicilio, el trabajo, el estudio, etc.

INTEGRACIÓN
¿Hay proyectos presentes o futuros para la mejora del sistema ferroviario?
A mi juicio, lo más urgente es la rehabilitación profunda del ferrocarril Belgrano Cargas por el servicio que podría prestar a un reordenamiento territorial. Asimismo, la región metropolitana debe ser prioritaria en los planes oficiales, al igual que la mejora de la infraestructura ferroviaria de los grandes corredores de cargas y los accesos a los puertos de exportación. 
¿No se debería hacer un proyecto conjunto entre los diversos medios de transporte para mejorar el traslado de las mercaderías?
Los planes de transporte deben ser armónicos en su concepción, valorizar las ventajas de cada modo y de su contribución a la economía del país. Es utópico pensar en quitarle al camión carga que el ferrocarril no pueda llevar. Por el contrario, deben establecerse planes multimodales, que contribuyan a la integración de ambos modos. Para ello, es necesario pensar en alentar la construcción de playas donde ambos medios se integren, para mejor servir al país.

 

“EL ESTADO DEBE INVOLUCRARSE MÁS CON EL SISTEMA FERROVIARIO”

Gastón Cossettini, especialista en ferrocarriles, afirmó que este medio de transporte contribuye positivamente a la economía, al medio ambiente y al uso eficiente de la energía en el país.

 

 

La construcción del tren bala, las medidas que debe llevar a cabo el Gobierno Nacional para mejorar el transporte ferroviario, y la importancia de una integración multimodal fueron algunos de los temas abordados por el experto Gastón Cossettini.
¿Cuál es la situación actual de
los trenes de servicios de pasajeros en la región metropolitana de Buenos Aires?
El contexto es crítico. Todos los días ocurren hechos que así lo corroboran. Durante las dos últimas décadas se hizo poco para su mejora. Hay que tener presente que la última incorporación tecnológica de importancia, fue la electrificación del ferrocarril Roca, realizada a mediados de los años 80. Hoy las decisiones que se toman, a mi juicio, son de emparche en cuanto a la incorporación de mejoras innovadoras, a excepción de la compra de material rodante a China, para la línea San Martín. Lo que es de lamentar, en esta decisión, es que no se instrumentó una importante participación de la industria nacional en la provisión, ni se creó los instrumentos necesarios de transferencia tecnológica y de financiamiento.
Por otra parte, en cuanto a los trenes de pasajeros interurbanos, creo que no se deberían instrumentar servicios que no tengan sustentabilidad en el tiempo, con un adecuado nivel de prestación. Es negativo crear expectativas en los usuarios que luego no pueden ser sostenidas en cuanto a calidad y en economía.
¿Y los ferrocarriles de carga?
Existen dos situaciones. Por un lado, los concesionarios esperan que por decreto se ratifiquen las renegociaciones que se han hecho y que cubran todas las instancias legislativas pertinentes. Pero, para el bien del transporte ferroviario de cargas, se hace necesario terminar con dicha negociación.
El otro aspecto a considerar, es la situación del Ferrocarril Belgrano Cargas, que requiere de una urgente inyección de financiamiento para mejorar sensiblemente su gestión y así servir a economías regionales que lo necesitan vitalmente, por la lejanía de dichas producciones, tanto de los mercados nacionales, como los externos. Creo que el Gobierno se sensibilizó en tal sentido.

COMPETITIVIDAD
¿Cuáles son los puertos actuales que cuentan con acceso ferroviario?
Hay puertos que tienen accesos ferroviarios, tanto en el litoral fluvial como marítimo del país. No obstante, lo que se debe tener en cuenta es la eficiencia de dichos pasos, en cuanto a playas disponibles, períodos en los cuales un tren completo se descarga y se vuelve a despachar su salida. Sobre este tema conviene puntualizar que es necesario observar con mucha atención la situación particular de cada puerto, dado que no es condición suficiente que el tren tenga vías de acceso, sino también que la operación en el recinto portuario sea eficiente para ambos, ya que un vagón o locomotora parados sin justificación, es perjudicial para la explotación.
¿Qué importancia tiene el uso del ferrocarril para el transporte de carga, la logística y el comercio exterior?
Medida en términos absolutos, su participación es de relativa importancia. No obstante, si se mide en términos de tarifas en relación al precio FOB de los productos de exportación, su significación crece en relación al modo competitivo. Tampoco se debe olvidar la contribución que este medio de transporte hace al consumo energético, ya que el mismo, por unidad de carga transportada, es cuatro veces menor que el camión.
¿Cuál es el volumen actual y que porcentaje se transporta por el sistema ferroviario?
El año pasado, el ferrocarril de cargas transportó casi 25 millones de toneladas. Este año, por el conflicto del campo, difícilmente se llegue a esa cifra.
Respecto a la participación en el total del tráfico, hay que ser cuidadosos en la comparación. Primero, corresponde decir que las estadísticas son muy inciertas, con lo cual toda aseveración es relativa. Además, si se comparan las cifras de cada modo con respecto al total que se transporta, se podría decir que el tren tiene una contribución del orden del 8%; se incluye lo que se traslada por camión en los trayectos de corta distancia en los cuales el ferrocarril no puede competir. En cambio, si la comparación se hiciera exclusivamente en tráficos competitivos de tipo masivo, el tren se ubicaría en el orden del 18% en toneladas por kilómetro movilizadas.

MAYOR COMPROMISO
Actualmente, existe un déficit muy grande en el sistema de transporte en general. Para el caso del ferrocarril, ¿que medidas debería tomar el Gobierno para mejorar esta situación?
El Estado debería involucrarse muy activamente con el modo ferroviario por su contribución positiva a la economía, al medio ambiente y al uso eficiente de la energía. En tanto, en la región metropolitana, deben hacerse esfuerzos permanentes en mejorar los servicios, para que los usuarios estén conformes y de esta manera contribuir a que el movimiento de personas se haga mejor, en términos económicos, sociales y medio ambientales.
En los ferrocarriles de carga, debería implicarse en el desarrollo de infraestructuras, ya que son inversiones muy significativas, que las concesiones no pueden afrontar solas. También, le correspondería alentar a que la industria nacional vuelva a tener el rol que tuvo décadas atrás, cuando llegó a fabricar rieles, vagones, locomotoras y subconjuntos, con una alta participación e integración nacional, tanto para la provisión local como para la exportación.
¿Cuál es su opinión sobre la construcción del tren bala?
El proyecto del tren de alta velocidad tiene una significación especial, por el salto tecnológico que significa y sería estupendo tenerlo en el país. No obstante, la oportunidad de su instalación debe ser medida en términos comparativos con otros servicios ferroviarios que se prestan a nivel nacional, particularmente en servicios de pasajeros. Por ende, conviene alentar prioritariamente todos los proyectos que impliquen inclusión social y mejora sustancial en las prestaciones de uso cotidiano de la gente y en su necesidad de desplazamientos hacia el domicilio, el trabajo, el estudio, etc.

INTEGRACIÓN
¿Hay proyectos presentes o futuros para la mejora del sistema ferroviario?
A mi juicio, lo más urgente es la rehabilitación profunda del ferrocarril Belgrano Cargas por el servicio que podría prestar a un reordenamiento territorial. Asimismo, la región metropolitana debe ser prioritaria en los planes oficiales, al igual que la mejora de la infraestructura ferroviaria de los grandes corredores de cargas y los accesos a los puertos de exportación. 
¿No se debería hacer un proyecto conjunto entre los diversos medios de transporte para mejorar el traslado de las mercaderías?
Los planes de transporte deben ser armónicos en su concepción, valorizar las ventajas de cada modo y de su contribución a la economía del país. Es utópico pensar en quitarle al camión carga que el ferrocarril no pueda llevar. Por el contrario, deben establecerse planes multimodales, que contribuyan a la integración de ambos modos. Para ello, es necesario pensar en alentar la construcción de playas donde ambos medios se integren, para mejor servir al país.