INNOTRANS: UNA FERIA DE PRIMERA CLASE

La ciudad alemana de Berlín, será sede de la exposición internacional para la tecnología del transporte, InnoTrans 2008. La exposición de ferrocarriles más grande del mundo, InnoTrans, abrirá sus puertas del 23 al 26 de septiembre de 2008 en la ciudad de Berlín, Alemania.

 

 

Los organizadores aplicaron un concepto único dentro del rubro y convertirán la feria en una estación de tren al aire libre donde los expositores presentarán al público visitante una gama de productos como adelanto de las futuras tendencias, novedades e innovaciones a nivel mundial.
Una gran cantidad de firmas provenientes de los países ferroviarios tradicionales de Europa, al igual que asistentes de otros continentes ya confirmaron su presencia. Cerca del 90% del espacio está reservado. Asimismo, países como Dubai, India y Vietnam, manifestaron gran interés en la posibilidad de enviar delegaciones de alto nivel.
InnoTrans 2006 convocó a 16.000 expositores y más de 64.000 visitantes. Allí hubo una sección dedicada al transporte público relacionado a temas de servicios y sistemas inteligentes. Este apartado también se verá este año, lo que permitirá que la muestra abarque un espectro más amplio en los medios de transporte.

PRESENTACIÓN DE PRODUCTOS
Nuevo tren bala
En el marco de la muestra se exhibirá el primero de una nueva generación de trenes de alta velocidad que llegó a la ciudad de Southampton, Inglaterra.
Está programado que esta formación comience a brindar servicios en diciembre de 2009, tres años antes de los Juegos Olímpicos que se realizarán en Londres en 2012.
Las máquinas están compuestas por dos coches con energía de tren bala y cuatro más que ofrecerán de salón, construidos por la empresa japonesa Hitachi.
Este tren tiene una velocidad máxima de 225 kilómetros por hora, y viajará desde la estación St. Pancras, en Londres, hasta la localidad olímpica en Stratford, en apenas siete minutos.
Por otra parte, esta compañía japonesa está desarrollando un total de 29 trenes clase 395 para la operadora ferroviaria británica Southeastern.

Renovación completa
Con el objetivo de que la flota de trenes ICE 1 pueda seguir funcionando 15 años más, la firma alemana Deutsche Bahn´s está invirtiendo alrededor de 180 millones de euros en su remodelación.
Se trata del proyecto de actualización ferroviaria más grande hasta la actualidad: antes de que finalice el 2008 un total de 118 acoplados de energía y 708 coches de centro, serán totalmente refaccionados. Asimismo, los asientos, el revestimiento de madera, las instalaciones sanitarias y el interior del vagón, serán desmantelados. Los componentes serán comprobados, limpiados, reacondicionados o sustituidos completamente, según sea necesario.
El programa de modernización abarcará 42.000 asientos, 40.000 metros cuadrados de alfombrado, más de 5.000 tablas, 11.000 persianas, 42.000 exhibidores electrónicos y 1.300 paneles de información para el viajero.
Desde la empresa aseguraron que la implementación del programa de remodelación de los ICE 1 será mucho menos costoso que un reemplazo completo de la flota.
Cabe mencionar que estas nuevas unidades serán exhibidas en la muestra.

Accidentes subterráneos
Por otra parte se presentará el centro de entrenamiento Inter-Cantonal Fire Department Training Centre (IFA) de Suiza, que busca ofrecer a los usuarios las máximas condiciones de seguridad en túneles. Para este fin desarrollará nuevos accesos a estas estructuras para garantizar una labor rápida y efectiva por parte de organizaciones de rescate, para asistir con mayor velocidad a los damnificados de accidentes ocurridos en instalaciones subterráneas de transporte, como ser túneles, garages o estaciones de tren.
Como el personal de rescate debe practicar las nuevas modalidades, en las ciudades de Balsthal y Lungern, en Suiza, se están construyendo instalaciones para el entrenamiento. A la vez, se dicta un programa único para responder a emergencias en sitios subterráneos.
Durante los primeros dos años, la prioridad será brindar servicios de capacitación en Suiza, pero en el mediano plazo la idea es recibir unidades de rescate de toda Europa.
Las dos instalaciones de entrenamiento costarán cerca de 21 millones de euros y serán financiadas por la Confederación Suiza.