PANORAMA DEL MERCADO DE MAQUINARIA PARA LA CONSTRUCCIÓN

Desde 2003 se aprecia un fuerte aumento de las ventas. La causa: el incremento de sectores, principalmente de commodities minerales, que consumen este tipo de equipo.

* Por Yoshio kawakami

 

 

En los últimos cinco años se vive un alto crecimiento del mercado de máquinas de construcción: cargadoras, excavadoras, motoniveladoras, camiones articulados, retroexcavadoras, minicargadoras, y excavadoras compactas, en toda América Latina. Esta cifra es bastante superior a la expansión económica de los países y del continente latinoamericano. Este hecho se debe al incremento de sectores que consumen equipos, principalmente de commodities minerales, que son los primeros impulsores de este mercado, desde el 2003.
Durante estos años, hubo además una fuerte valorización del petróleo y de otras fuentes de energía, lo que creó, de una forma equilibrada, condiciones de crecimiento económico en varios países de la región. Esta propagación de los beneficios de la globalización generó un escenario inédito en Latinoamérica.
Por ende, el alza económica originó necesidades de insumos para la producción, como la energía y la necesidad de una mejor infraestructura. Las iniciativas de recuperación de ésta se convirtieron en un tema importante para los países, impulsados por el aumento de ingresos y de inversiones del exterior canalizadas hacia América Latina, lo que estableció, en general, una mejora positiva para el mercado de máquinas de construcción.
Esta región continúa con el aumento del Producto Bruto Interno (PBI), en 2008, que presenta cerca del 5%. Esta elevación sorprende a medida que demuestra un desprendimiento significativo con relación a los países desarrollados, cuyo crecimiento se ve afectado por la crisis de crédito que tiene origen en la problemática de la financiación residencial en los Estados Unidos (sub-prime).
El nuevo escenario de 2008 presenta una nueva oportunidad de desarrollo para algunos países de esta región, por la valorización de las commodities agrícolas en el sector de alimentos. El dinámico crecimiento económico del mundo demanda más insumos, lo que podrá ser rápidamente un nuevo vector de elevación, en una época en que otras regiones enfrentan situación semejante, pero como un limitador del mismo aumento.

MERCADO MUNDIAL
Si se consideran los datos de la primera mitad del año, las tendencias del mercado mundial de máquinas de construcción indican una disminución en América del Norte y Europa, mientras Asia sigue creciendo. No obstante, son los países de los mercados emergentes los que señalan índices más elevados de crecimiento, como se aprecia en la siguiente tabla.
América del Norte: – 19%
Europa: – 7%
Asia: + 19%
Mercados Emergentes: + 29%
Estos índices apuntan que, en total, el mercado mundial de máquinas de construcción continúa en alza en 2008, si se compara con igual período de 2007. Es posible que esta situación se mantenga a lo largo del 2008 y entonces podrá concluir como un año más de crecimiento mundial, dependiendo del comportamiento de Asia y de los países de mercados emergentes como los de América Latina.

CRECIMIENTO ECONÓMICO
La economía de Brasil se benefició con la valorización y el aumento global de la demanda de commodities, principalmente de los minerales ferrosos. Esta expansión impulsó a empresas brasileñas del sector de minería y de mejoramiento de metales a posiciones destacadas sin precedente en el escenario mundial. El aumento de la producción generó oportunidades de negocios de máquinas de construcción suministradas para las empresas del sector y para las de prestación de servicios a esos sectores productivos. Esta tendencia continúa en 2008 con nuevas oportunidades dentro del escenario internacional. En un momento de valorización del petróleo, como una de las commodities más solicitadas del mercado mundial, el descubrimiento en la costa brasileña de reserva en capa Pre-Sal, fue la adición más importante de potencial de producción de petróleo en el mundo en lo que va del año.
En el mismo campo de la energía, la posición de Brasil, con el empleo de la caña  de azúcar como fuente energética, parece señalar una situación de privilegio, y en  potencia de ser el mayor productor de esta fuente de energía alternativa sin el compromiso de la cadena productiva de alimentos, hecho éste que limita la posibilidad en otros países. Asimismo, la valorización de las commodities alimenticias benefició a Brasil como importante productor de proteína vegetal a través de la soja y también a Argentina como gran productor de alimentos de origen vegetal y animal. Estos países tienen la oportunidad de continuar el alza económica con un nuevo impulso proporcionado por la cadena alimenticia en el mundo.

EL MERCADO EN ALZA
Este escenario de crecimiento cobra una rápida recuperación de la infraestructura para producción de energía, la recuperación de la red vial para transportes más eficaces, el aumento de la capacidad operativa de los puertos y de los aeropuertos, como también para la atención de las expectativas de la población acerca de la infraestructura urbana en la que convergen la vivienda, la salud y el abastecimiento en general. 
En Brasil la respuesta viene de programas públicos como el Programa de Aceleración del Crecimiento (PAC) que se centra en tres prioridades: energía (petróleo y gas natural); infraestructura social y urbana (habitación y saneamiento); infraestructura logística (carreteras y ferrovías).
Esos programas se desarrollan en parte con la participación del sector privado a través de concesiones y trabajos conjuntos. Se espera que, pese al atraso para comenzar el programa, sus efectos sean positivos entre 2008 y 2010, de acuerdo con el proyecto inicial.
Los factores anteriormente mencionados impulsan el mercado de máquinas de construcción en América Latina; y la performance de las diversas áreas señalan que hay diferencias importantes. Todo indica que los mercados más cercanos o con un mayor grado de dependencia de los Estados Unidos presentan influencias mayores de la situación americana, mientras que Brasil señala estar más distante y blindado hasta la fecha.

MOTORES HÍBRIDOS
Por otra parte, la compañía presentó, recientemente, al mercado la cargadora L220F con un motor híbrido (diesel y electricidad). Es un buen momento para que se empiece a pensar en alternativas que sean viables ambiental y económicamente. Las máquinas movidas con motor híbrido no sólo contribuyen para la reducción de la dependencia de los combustibles fósiles, sino que además son el origen de una economía substancial en los costos de los usuarios y aumentan el rendimiento del equipo.
Con mucha más potencia, mejor rendimiento y con una disminución que alcanza el 10% del consumo de combustible, ofrecerá a los usuarios un reembolso sobre la inversión mucho mayor durante el ciclo de vida de la máquina. Esas ventajas van a contribuir para el éxito y aceptación del concepto híbrido de Volvo.
La tecnología se desarrolló dentro del Grupo Volvo y utiliza la comprobada confiabilidad de la plataforma del motor D12. La cargadora de ruedas es la primera máquina híbrida elegida para la implementación de este plan, ya que tiende a ser empleada en desplazamientos cortos y está constantemente sometida a paradas y arranques, y en estas condiciones los sistemas híbridos son más apropiados.
Aunque una gran parte de la tecnología permanezca confidencial, la base del sistema híbrido es un generador de Ignición Integrado (ISG, por sus siglas en inglés) instalado entre el motor y la transmisión. El ISG está acoplado a una avanzada batería que tiene una capacidad de potencia muchas veces mayor que una convencional de plomo ácido.
En una cargadora de ruedas se usa hasta un 40% del tiempo con el motor en ralentí. Por lo que, el ISG permite desconectar el motor diesel mientras el equipo permanece parado y a continuación reconectarlo casi instantáneamente. Este proceso lo lleva rápidamente hasta su punto ideal de revoluciones de trabajo, y utiliza un gran pico de energía suministrada por la batería de elevada potencia. Estas unidades comenzarán a comercializarse en 2010.

SISTEMA
El ISG también supera la dificultad tradicional del motor diesel de bajo torque a bajas revoluciones, al proporcionar un gran impulso de torque eléctrico de forma automática. El motor eléctrico del ISG brinda un torque de hasta 700 Nm desde el descanso, y proporciona un impulso instantáneo de energía mecánica y de gran magnitud. Eso será muy útil en las retomadas y en la desagregación del material.
La combinación de esos dos atributos significa que el motor diesel permanecerá apagado por largos períodos en vez de estar en ralentí. Significa también que el operador no precisará girar el motor en demasía para lograr un torque suficiente para trabajar, puesto que el torque de pico será proporcionado a bajas revoluciones. En seguida, la batería será recargada automáticamente sin reducir la productividad, con el ISG funcionando como un dínamo/alternador.

LA EMPRESA
La performance de Volvo Construction Equipment en América Latina continúa con un crecimiento elevado, e indica que podrá crecer más allá del 20% en unidades comercializadas para la región en 2008, con base en el período enero/junio comparada con el mismo lapso de 2007.
*2005: 1.263 unidades
*2006: 1.453 unidades
*2007: 2.504 unidades
*2008: 1.548 unidades (enero a junio)
Asimismo, las ventas en dólares en América Latina crecieron un 53% sobre el mismo período del año anterior, con un incremento de ventas de máquinas de mayor envergadura y valor, bien como de repuestos y servicios.
La introducción de la línea de equipos Road Machinery y minicargadoras también son factores que impulsaron las ventas de la compañía en el primer semestre del año.

* Yoshio kawakami es presidente de Volvo Construction Equipment Latin América.