SE CELEBRO UN NUEVO DIA DE LA SEGURIDAD VIAL

Como todos los años, la Asociación Argentina de Carreteras (AAC), conmemoró el pasado 10 de junio, el Día de la Seguridad en el Tránsito, con una jornada orientada principalmente a la infraestructura y la seguridad vial.

Diversos especialistas de organismos públicos y privados participaron de la jornada y expusieron la importancia de la infraestructura en el estudio de la accidentalidad en rutas y vías del país.
El evento comenzó con las palabras del Lic. Miguel Ángel Salvia, presidente de la AAC; del Lic. Pablo Rojas, director de Estadísticas del Observatorio Vial de la Agencia Nacional de Seguridad Vial (ANSV); y del Ing. Fernando Abrate, gerente de Planeamiento, Investigación y Control de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV).
El Lic. Rojas señaló la importancia de contar con estadísticas que posibiliten crear acciones en seguridad vial. Al respecto hizo mención que la ANSV integra el International Traffic Safety Data & Analysis Group (IRTAD), «adoptando los procedimientos y metodologías de tomas de datos garantizan la confiabilidad de las estadísticas generadas». Integrar el IRTAD en términos estadísticos exige: individualizar los siniestros, la trazabilidad de datos, el análisis de flujos, las auditorias de proceso, que la información sea relevada in situ al momento inmediato al evento siniestral, el seguimiento muestral de los heridos leves y graves, un trabajo interinstitucional con el sistema de salud y otros actores públicos, y el intercambio de datos entre otros.
«Este sistema de recolección de datos está siendo implementado en todas las provincias que tienen acuerdo con la ANSV», manifestó Rojas.
Asimismo, dio a conocer las cifras más destacadas de los últimos años donde se registró una baja de 5.759 fallecidos en el año 2008, a menos de 5.000 en el 2012. Remarcando que la franja etaria de victimas fatales son de 15 a 24 años, seguidos por los de 25 a 34 años.
Al finalizar sostuvo que todas las acciones «encierran un compromiso y desafío a todas las autoridades y a la sociedad en general».

LA SEGURIDAD VIAL COMO PRIORIDAD
Por su parte, el Ing. Fernando Abrate, habló sobre la mejora continua de la infraestructura en función de la seguridad vial. Indicó que en la visión estratégica de la DNV, «toda obra que modifique la infraestructura es considerada desde un enfoque de la seguridad vial. A los planes de obras de autopistas y autovías se agregaron obras específicas de seguridad vial», como ser readecuación de intersecciones, cambios de trazas, iluminación, rotondas y acceso a localidades, entre otras.
«Con el objetivo de mejorar la movilidad y disminuir la cantidad de accidentes frontales se han construido desde el 2003 hasta la fecha 1.690 km y se hayan en construcción 700 Km. Además se ha efectuado el mantenimiento y ampliación de capacidad de las carreteras existentes», dijo.
Abrate también describió las obras puntuales de seguridad Vial. «Desde el 2009 se han invertido 1.335 millones de pesos y estas obras se basan fundamentalmente en readecuación de intersecciones, cambios de trazas, iluminación, ciclovías, rotondas, postes S.O.S. Y mejoramiento de accesos a localidades», expresó. Y aclaró que a esta cifra «hay que sumarle 800 millones de pesos en obras O.N.U. (obras nuevas) contempladas en los corredores viales».
En cuanto al mantenimiento, mencionó el Sistema CReMA, que se han evaluado y supervisado desde el 2003 a la fecha más de 150 mallas que involucran: «más de 200.000 metros de barandas flexibles, proyectos de mejoras en travesías urbanas y pasos urbanos y refuerzo del señalamiento vertical y horizontal».
Contó que mediante el uso de las Planillas SIAT, «se obtuvieron indicadores del nivel de servicio de seguridad vial y a partir de ellos se han identificado lugares peligrosos, dando esto lugar a la priorización de las obras puntuales de seguridad vial y los tramos experimentales que tienen un monto global aproximado de 1.500 millones de pesos. Además, se ha hallado el perfil accidentológico necesario para la toma de decisiones estratégicas».

RESPONSABILIDAD
El próximo disertante fue el Ing. Mario Leiderman, director de Relaciones Internacionales de la AAC, quien se refirió a las iniciativas para mejorar la seguridad en las carreteras. Basó su exposición en cómo reducir el número de pérdida de vidas humanas y heridos graves desde el punto de vista de la infraestructura. «Las carreteras deben proyectarse y diseñarse teniendo en cuenta las características de conducción de los usuarios», especificó.
Una de las interrogantes planteadas por el ingeniero fue: ¿Cómo podemos aumentar la seguridad de nuestras actuales carreteras?. A la cual detalló: «Mejorando el mantenimiento de la red vial, ensanchando aquellas calzadas con anchos inadecuadas, aumentando los radios de muchas curvas horizontales, pavimentando banquinas, transformando los caminos en «indulgentes» o «perdonables», y duplicando calzadas», entre otras.
Sobre cómo se podrían materializar todas esas acciones definió que «con un programa sustentable en el tiempo, con información y datos estadísticos confiables, con presupuestos específicos, con el criterio de que el camino es también un factor importante en la producción del accidente y con la responsabilidad que le corresponde asumir al Estado».

INGENIERÍA DEL TRÁNSITO
Otro de los oradores fue el Ing. Oscar Fariña, vicepresidente de la Sociedad Argentina de Ingeniería de Tránsito (SAIT), su charla se centró en la ingeniería de transporte en la seguridad vial urbana.
Al iniciar su charla dejó en claro que «es imprescindible realizar un relevamiento permanente de la vía pública para determinar los problemas de tránsito y seguridad, de forma tal de llevar a cabo una auditoría efectiva en la materia».
Dentro de las acciones para mejorar la infraestructura vial resaltó aquellas denominadas de Bajo Coste, es decir «que sin requerir mayores esfuerzos económicos se pueden obtener muy buenos resultados». Ilustró con fotografías diversas calles y avenidas de la Ciudad y el Gran Buenos Aires para demostrar como utilizar correctamente la señalización horizontal y vertical para mejorar la seguridad vial. También mostró cómo la mala ubicación y uso de carteles viales atenta contra el objetivo buscado.
Asimismo, alegó la importancia de determinar la señalización luminosa adecuada para cada intersección, mostrando la tendencia vigente en cuanto al aprovechamiento energético en semáforos y otros tipos de luminarias.
«Es posible encarar numerosas acciones de bajo costo en el ámbito urbano para mejorar la seguridad vial, aún en las zonas congestionadas de mayor nivel de demanda vehicular. También el señalamiento vial es un aspecto que debe ser tenido especialmente en cuenta cuando se analizan mejoras en la seguridad vial urbana», concluyó.

SISTEMAS DE GESTIÓN
El representante del Centro Tecnológico de Transporte, Tránsito y Seguridad Vial de la Universidad Tecnológica Nacional, Ing. Juan E. Rodríguez Perrotat, expuso sobre el Sistema de Gestión de la Seguridad Vial (SGSV) en instituciones públicas y privadas, Norma ISO 39.001.
Comenzó su exposición citando que el SGSV «es una herramienta para ayudar a las organizaciones a reducir, y finalmente eliminar, la incidencia y el riesgo de muerte y graves lesiones relacionadas con siniestros de tránsito».
Brindó detalles de los componentes de la Norma, las etapas de implementación de un SGSV, el contexto institucional requerido, y los factores de resultado, objetivos y planificación.
Afirmó que para establecer exitosamente un SGSV se requiere, «liderazgo en la conducción y compromiso de todos los actores del proceso de gestión».

PROYECTOS VIALES
Por su parte el Ing. Rodolfo Goñi, de la Cámara de Consultoras de Ingeniería, habló sobre: «Los Proyectos Viales y la Seguridad Vial: Situación actual y tendencias».
Su disertación se basó en los conceptos básicos a tener en cuenta en el planeamiento y proyecto de obras, considerando la seguridad vial como uno de los factores fundamentales, y analizó cada uno de los factores que influyen decididamente a la seguridad vial.
Precisó que «los conductores no son infalibles, cometen errores, muchos de los cuales son inducidos por defectos de las características visibles del camino. Es responsabilidad de los proyectistas diseñar teniendo en cuenta el comportamiento del conductor normal, y no para que el conductor se comporte como el proyectista quiere.»
La última ponencia estuvo a cargo del Arq. Eduardo Lavecchia de la AAC, quien se refirió a la infraestructura vial protectora. Mediante la proyección de imágenes dio a conocer ejemplos de uso de elementos que hacen a la llamada «Infraestructura Vial Protectora» y su correcta aplicación.
Estableció una serie de consideraciones a tener en cuenta para una implementación correcta, como por ejemplo: se justifica su presencia, si operan correctamente; debe seleccionarse y probar, para conocer su capacidad de respuesta; planificar convenientemente su distribución; saber mantenerlos operativos; analizar política, económica y socialmente, la implementación de dispositivos, para asegurar su eficacia.

Manual de Señalamiento Horizontal
El Arq. Lavecchia, tuvo a su cargo la presentación del Manual. Este ejemplar de 175 páginas, surge como fruto de la asistencia y colaboración de numerosos expertos del área, bajo la coordinación de la Asociación Argentina de Carreteras. (Para mayor información ver nota de página 79)