Caminos Rurales App, un sistema georreferenciado de alertas

La aplicación permite conocer el estado de los caminos rurales, en tiempo real, con cobertura en todo el territorio del país. Los usuarios son todas las personas que transitan por los caminos rurales: productores, transportistas, contratistas, entre otros y las alertas son cargadas por ellos mismos. Además, su uso es libre y gratuito.

“Un click para trasladarnos mejor”, es el slogan de esta novedad desarrollada por FADA (Fundación Agropecuaria para el Desarrollo de Argentina) y apoyada desde el inicio por el Ministerio de Agricultura de Córdoba y el Ministerio de Agroindustria de Buenos Aires.

Se trata de una aplicación que se sustenta en el espíritu colaborativo; ya que cualquiera puede subir una alerta avisando el estado de un camino como también chequear on line por dónde le conviene ir, gracias a la información que han aportado otros usuarios.
La aplicación cuenta con la posibilidad de gestionar usuarios especiales para quienes se encargan de los caminos rurales, como es en el caso de Córdoba los Consorcios Camineros. En la provincia de Buenos Aires dicha actividad la realizan sus partidos; mientras que existen provincias donde el mantenimiento está a cargo, por ejemplo, de Vialidad Provincial.
Estos usuarios se generan a través del contacto de la entidad al mail caminosruralesapp@fundacionfada.org y permiten dar respuesta ante una alerta cargada en su zona geográfica, indicando si se arregló el camino o si no está en las condiciones que indica la alerta, entre otros. La idea es que estos usuarios puedan informar a quienes transitan los caminos de su jurisdicción y demostrar las acciones que llevan a cabo allí.

INFORME VIAL
La App surgió a partir de una investigación de FADA acerca de la situación de la red Vial en Argentina. Dicho estudio arrojó datos impactantes del estado del Sistema Vial Argentino (SVA). En un país donde más del 90% de la producción se traslada por vía terrestre, sólo el 12% de la red está pavimentada. Sólo en la pampa húmeda hay cerca de 270.000 km de caminos de tierra, que impactan en más de 330.000 establecimientos agropecuarios.
Aunque hay más de 500.000 km de caminos rurales en Argentina, FADA detectó una falta de información tanto en tiempo real como sistematizada acerca del estado de los caminos. Al no poder garantizar un óptimo tránsito por ellos, se provoca una pérdida de competitividad y caída en el ingreso de los productores. Según la Asociación Argentina de Carreteras, las pérdidas por esta problemática ascienden a 519 millones de dólares por año.
Los caminos, hoy prestan un servicio deficitario para los usuarios, en donde la baja conservación y la erosión, tanto hídrica como eólica, debilitan día a día su estado. Los caminos en promedio pierden 10cm de altura por año, transformándose en canales.

FACTORES DE LA PROBLEMÁTICA DE LOS CAMINOS RURALES:
-Naturaleza de los suelos: sumamente dinámica, característica de sus propios componentes, afectados por la transformación productiva, la pendiente del suelo, la carga transportada, las precipitaciones y la proximidad de las napas. Sumado a lo anterior, el cambio climático, genera mayor inestabilidad; con lo cual es preciso desarrollar medidas que minimicen el impacto de tales fenómenos y aumenten la resiliencia de los caminos y la absorción de agua en los campos.
-Instituciones/Organización: sus fortalezas o debilidades impactan directamente sobra la infraestructura. La falta planificación en el mantenimiento y las mejoras de los caminos, es un aspecto débil de los sistemas, y responde entre otros factores, a la falta de un plan director. En la actualidad, los caminos terciarios carecen de un diagnóstico certero sobre su estado. Por otro lado, las acciones que se toman entre los diferentes actores, pocas veces son coordinadas. Respecto a los socios, se visualiza, en general, falta de renovación y participación, como así también herramientas tecnológicas que potencien la interacción entre usuarios y decisores.
-Financiamiento: del análisis, surge que el sistema está subfinanciado, esto se entiende que es un factor central a la hora de mejorar el actual sistema, en donde se visualiza que de manera general no se destinan todos los recursos recaudados a las obras de mejora y mantenimiento, y lo recaudado de manera específica no alcanza. Las cuales incluso serían insuficientes en regiones donde es necesario realizar una traza nueva.

ESTADÍSTICAS EN TIEMPO REAL
A sólo cuatro meses de su lanzamiento, la App de los Caminos Rurales ya arroja datos reveladores sobre el estado de la red vial a partir de los propios avisos de los usuarios.
La aplicación registra alertas en 14 de las 23 provincias argentinas, aunque la mayor cantidad se registran en la pampa húmeda.
El 95% de las alertas se concentran en las provincias de Buenos Aires, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos. Buenos Aires lidera el ranking con el 47% de las alertas, mientras que le siguen Córdoba con el 25%, Santa Fe con el 17% y Entre Ríos con el 6%. En los cuatro casos, las alertas negativas se concentran en las zonas más afectadas por los excesos hídricos durante el último año.
El 35% de las alertas generadas reportan caminos cortados, el 29% caminos en estado “malo”, el 13% “regular” y el 23% “bueno”. Es decir, el 64% de las alertas reportan caminos con problemas, mientras que el 36% restante informan caminos regulares y buenos.
Al cargar una alerta, se selecciona el estado del camino y además se puede introducir una descripción de la situación que se observa. La mayoría decide describir su estado, en algunos casos exponer las causas y dar algún indicio de la ubicación. ¿Las palabras más usadas? Agua, pozos, mal, camino, bueno, cortadas, intransitable, roto, laguna, baches, arroyo, tramo, pasar, angosto, entre otras.
Ampliando el informe trimestral de la App de caminos, FADA constata que Buenos Aires presenta una generación de alertas en casi todo el territorio provincial. La mayor presencia de reportes negativos se encuentran en el centro oeste y el centro este de la provincia. Tanto en Santa Fe como en Entre Ríos, las alertas se han creado principalmente en el sur de las provincias, donde están las regiones más productivas.
En la provincia de Córdoba, las alertas se concentran en el centro y sur. Las apreciaciones negativas se concentran en el este y sur de la provincia.
El estado de los caminos repercute tanto en productores y transportistas como en el consumidor, ya que está ligado al precio de los productos. Y en relación al sector productivo, las consecuencias son directas, ya sea por la imposibilidad de acceder y transportar la mercadería o ganado, la dificultad para entrar las máquinas a los campos para sembrar o cosechar, entre múltiples ejemplos. Y además el impacto social, ya que la gente no puede ir a comprar la comida al pueblo o los chicos no pueden ir a la escuela.

DISTINTOS FINES Y USOS
Entre los objetivos, la aplicación busca dar visibilidad a la problemática, informar caminos alternativos, generar una base de información sobre los caminos rurales con el fin de focalizar las soluciones y utilizar los fondos de manera efectiva, entre otros. También permite evaluar el desempeño de los distintos encargados del mantenimiento de los caminos.
Actualmente, FADA sirve de moderador en relación a las alertas cargadas. Las mismas duran 45 días activas aproximadamente, hasta que se corrobore que la situación se mantiene como indica la alerta (siendo esta corroboración hecha ya sea por quienes mantienen los caminos, otros usuarios, etc.).
Atendiendo a las múltiples sugerencias, se han realizado modificaciones para que la App sea cada vez más eficiente. Está disponible tanto para Android como para iOS. Y a partir de la última actualización también es posible modificar el alerta, en caso de que se haya vuelto a pasar por el lugar y que ya haya sido arreglado. La App es de uso libre y gratuito y ya tiene 1500 usuarios, quienes han creado más de 600 alertas. Las mismas pueden cargarse en el lugar donde uno está o en otros lugares.

Más info:
www.caminosrurales.com.ar
Caminosruralesapp en las redes sociales.